A Córdoba, un sistema previsional propio le cuesta $ 8700 millones

Ese es el desequilibrio estructural de la Caja. Una proyección al 2050, eliminando el diferimento, apunta un déficit de 46% de las erogaciones.

Por Gabriela Origlia

p14-1El “costo” de que Córdoba tenga un sistema previsional diferente al de la Nación es  de $8.700 millones; ese es el “desequilibrio” estructural de la Caja de Jubilaciones, la diferencia entre los aportes y contribuciones que se hubieran recaudado aplicando las alícuotas de Anses y el gasto en jubilaciones y pensiones sin la aplicación del diferimento.

Durante este año, para hacer frente a esa diferencia Córdoba aplicó el diferimento de 180 días en el pago de los aumentos a los activos a los pasivos, lo que aportó $2.876 millones; la mayor contribución que pagan los estatales cordobeses sumó $3.160 millones y el Tesoro aportó –por la misma razón- $2.678 millones.

Este año el rojo de la Caja fue de $207 millones (1,1% del gasto total), menor al proyectado porque no hay pago de Bono navideño. Sin la aplicación del diferimento en la movilidad, el rojo hubiera alcanzado los $3.100 millones.



La proyección para las próximas décadas marca una ampliación de la brecha entre ingresos y egresos como consecuencia del envejecimiento poblacional: la relación activo/pasivo pasará de 1,96 en 2014 a 1,3 en 2050. Así el rojo previsional saltará de cinco por ciento del total de gasto a 46% en el mismo período.

Matías Belliard, responsable de la proyección actuarial de la Caja hasta el 2050, explicó que la esperanza de vida para ese año es de 86 años para mujeres y 80 para varones, a lo que agregada la tasa de fecundidad, se estima que la población pasará de 3,5 millones a 4,7 millones, con una tasa de crecimiento anual medio del 0,8%.

Hasta 2050 los adultos mayores pasarán a ser 30 de cada cien habitantes (hoy son 20); mientras que los jóvenes caerán de 37 a 20 sobre cien en ese período. Habrá más gente activa de la que hacerse cargo, aunque la incógnita es si habrá trabajo y cuánto será en blanco.

Para la base del cálculo se estimó que la tasa anual de crecimiento en el empleo público provincial total hasta 2050 será de uno por ciento (entre 2010 y 2014 fue de 1,6%), la mejora del PBG se proyectó en 3% anual promedio; se eliminó el diferimento y se mantiene el haber inicial.

La evaluación del stock de aportantes marca una proyección del uno por ciento anual hasta 2050. El año pasado se agotó el efecto transitorio de la suba de la edad de jubilaciones del 2002. Para el 2050 se espera unos 200 mil beneficiarios de jubilaciones y pensiones (los activos crecen al uno por ciento anual y los pasivos, al dos).

El haber medio sobre el salario medio creció al inicio de la suba de la edad jubilatoria, después cede y vuelve a subir tendiendo la tasa de sustitución al ciento por ciento.

En este contexto y con estas proyecciones, sin diferimento y con inflación decreciente, se vuelve a la suba del rojo que evolucionaría –en términos constantes- de $674 millones en 2014 a $21.939 millones.

Belliard planteó como posibles soluciones la homogeneización de parámetros  entre los distintos sectores de la Caja; el arreglo del conflicto institucional con la Nación también es importante para que el Tesoro provincial pueda contar con recursos para soportar el gasto previsional, así como una “adecuación temprana” del régimen para que sea sustentable.

“Los problemas están, van a venir. Ya hay un rojo del cinco por ciento que aumentará. Hay una fiebre leve y hay que seguirlo mirando para que no empeore”, indicó el experto.

 

Simulación

Laura García, directora de Estudios de la Caja, planteó que si Córdoba tuviera las alícuotas de aportes y contribuciones que rigen en la Nación, el desequilibrio estructural sería de $8.700 millones. Ese es el “costo” del sistema provincial.

A modo de ejemplo, se tomó la remuneración de un maestro de grado con 10 años de antigüedad, el costo salarial en Córdoba es de $12.965 mientras que en Santa Fe suma $11.641.

Para pagar los 7,3 puntos porcentuales más de aportes personales que los empleados que se rigen por Anses, los agentes aportaron el 31%; los jubilados, 33% (por el diferimento) y el Estado provincial, 36%.



Dejar respuesta