Macri: “Los cordobeses son una masa”

slidePrevisible. Mauricio Macri se deshizo en elogios destinados a los cordobeses. En el segundo distrito electoral, Cambiemos obtuvo una performance por arriba de la proyectada: 53,4 por ciento de los votos del total provincial, frente al 20,4 por ciento de otro profeta del cambio, Sergio Massa. “Los cordobeses son una masa”, aseguró el fundador del partido porteño, en tono juguetón. Está claro que jugará fuerte para exprimir lo más que pueda a esa porción del electorado de rutilante perfil opositor.
“Córdoba marcó un rumbo. Fue el primer lugar que nos escuchó, cuando nadie soñaba con que el cambio era posible”, continuó Macri en la conferencia de prensa brindada en la mañana de ayer. En concreto, la votación en suelo local mostró una vez más que no es tierra fértil para las promesas del kirchnerismo o sus derivadas.
Con esa afirmación de base, el referente de Cambiemos no desconoce que será el bastión que le permitió un crecimiento por arriba de la media, si se lo compara con otros puntos del país amables con el macrismo, el que puede reportarle otra ventaja significativa. Otra vez, queda vacante el botín de sufragios sin titular de cara al balotaje del 22 de noviembre. “Los votos que nos faltan, fueron a Macri”, repiten dirigentes masistas, también delasotistas.
Si lo que logró retener Massa de la cosecha del gobernador en las primarias abiertas tiene un fuerte componente PJ o prima el antioficialista, es probable que la respuesta se obtenga el día fijado para la segunda vuelta. Figuras de Cambiemos se muestran enfáticos y aseguran que Macri crecerá aún más en Córdoba. El ADN díscolo del cordobés con respecto al poder central es un punto a favor que puede derivar en una inclinación hacia Macri. Un pronunciamiento del referente del PJ local afín a su electorado, constituiría el combo perfecto para la coalición opositora.
Es por eso que en la jornada de ayer los llamados telefónicos entre dirigentes de Cambiemos y UNA, sobre todo en plano local, fueron la constante. En el plano público, Macri se encargaba de enviar las señales pertinentes al electorado y a los presuntos custodios del bastión electoral.
El diálogo provincia-Nación fue el eje retomado en esta nueva etapa de campaña. “Córdoba tiene que ser uno de los grandes motores sino el motor de la Argentina. Para potenciarla, buscaré una perfecta relación entre Nación y Córdoba y conformaré un buen equipo con el gobernador electo Juan Schiaretti”, expresó Macri al tiempo que añadió que “se vienen épocas de consenso”. Como hiciera antes del cierre de campaña, el ex presidente de Boca hizo un llamado a todos aquellos que votaron a Massa u otros postulantes opositores, incluso a quienes adhierieron al actual gobernador bonaerense.
Claro que del menú, los ciudadanos que se inclinaron hacia el tigrense son el objeto de conquista de Cambiemos. “Siento que piensan lo mismo que los que estamos acá. También apostaron por un cambio con matices en términos de quién lo llevaba a cabo”, dijo al respecto Macri.

Estrategia
Córdoba, como ocurriese en la campaña de cara a las generales del domingo pasado, no perderá protagonismo en la agenda del candidato presidencial de Cambiemos. A la luz de las buenas cosechas de la coalición integrada por el PRO, la UCR y la CC-ARI en otros bastiones centrales como Santa Fe, Mendoza y Buenos Aires la atención de diversificará.
De todas formas, operadores macristas adelantaron que está prevista una baja de Macri para el transcurso de esta semana con fecha a confirmar. Admiten, que aguardan el posicionamiento del PJ cordobés para planificar la dirección que le imprimirán al nuevo desembarco.