Cambiemos ganó cinco diputados y UNA el senador de la minoría



Carlos CaserioEl rotundo triunfo que obtuvo Cambiemos repercutió en la distribución de bancas en el Congreso de la Nación. La alianza macrista-radical ganó cinco bancas de diputados nacionales (50,23%) y las dos de senadores (50,64%) que le corresponde a la primera minoría.
Los diputados electos son los radicales Mario Negri y Olga Rista, los macristas Javier Pretto y Nicolás Massot y la lilista Leonor Martínez Villada. Los senadores, la macrista Laura Rodríguez Machado y el juecista Ernesto Martínez. Esta cosecha superó las expectativas de los aliados, que habían discutido hasta el cuarto lugar de candidatos a diputados cuando se negociaron las listas. Confirma, además, el error que cometió Luis Juez cuando decidió traicionar a Mauricio Macri bajándose de la primera candidatura a senador nacional para intentar (y fracasar, luego) el triunfo en la elección de intendente de Córdoba.
La última vez que una lista de candidatos a diputados nacionales ganó cinco bancas en Córdoba fue en 2001, cuando lo logró Unión por Córdoba, con la lista que encabezó Juan Schiaretti.
Para la Unión Cívica Radical, el resultado significa retener las dos bancas ganadas en 2011. Peor negocio hizo la UCR en el tramo de senadores nacionales, porque no pudo renovar la banca ganada en 2009. El acuerdo de la UCR con el PRO, aprobado en Gualeguaychú, debía garantizar a los radicales las mismas bancas que renovaban. En Córdoba se cumplió, entonces, parcialmente: sí en diputados, no en senadores.
Los macristas incorporan dos diputados nacionales y la Coalición Cívica-ARI de Córdoba regresa con una legisladora al Congreso que había abandonado hace cuatro años. Además, obtuvieron una senadora nacional, a través de una ex ucedeísta.
El juecismo perdió sus dos bancas ganadas en 2011, pero logró sostener el senador nacional, lo que le garantiza mantener el aparato político que anida allí.
El peronismo cordobés vuelve al Senado de la mano de Carlos Caserio (20,94%), quien derrotó por un margen ajustado al kirchnerista Fabián Francioni (17,85%).
Los dos diputados nacionales que coloca Unión por Córdoba para el período 2015-2019 son Carlos Massei y Adriana Nazario (20,95%), aunque si es cierto que el primero va al futuro gabinete de Juan Schiaretti, podría acceder al Congreso el democristiano Juan Brügge.
En el peronismo habrá otras novedades, ya que de los diputados nacionales elegidos en 2013 renunciarán Juan Schiaretti, para asumir la gobernación, y Caserio, para mudarse al Senado. El primer suplente es Martín Llaryora, que renunciará también para ser vicegobernador, por lo que los que se quedarán con las vacantes serán Eugenia Brezzo y Agustín Calleri.
El Frente para la Victoria consiguió dos bancas, para Gabriela Estévez y Juan Pereyra (17,68%), lo que provocará, además, novedades en el equipo de Diputados kirchnerista. Martín Gill, elegido en 2013, renunciará para asumir como intendente de Villa María, y los suplentes que le siguen son, justamente, Estévez y Pereyra, quienes naturalmente preferirán el mandato completo ganado ahora. Así, el lugar quedará para Andrés Guzmán.
Los izquierdistas del FIT (3,23%)se quedaron con las ganas de llegar a la Cámara de Diputados. Después de denunciar falsamente que perdieron en 2013 una banca por fraude, ahora vieron muy de lejos la definición del noveno lugar.
Con estos números de los 18 diputados nacionales por Córdoba, a partir del 10 de diciembre, cinco serán radicales, cinco de Unión por Córdoba, cuatro del Frente para la Victoria, tres del PRO y una de la Coalición Cívica-ARI.