Scioli verifica adhesión de conversos



Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

ilustra scioli pescando slideSe acerca el tiempo de cosecha electoral y Daniel Scioli se apresta a aterrizar nuevamente en Córdoba para comprobar la labor de sus alfiles en un territorio hostil para el kirchnerismo. El gobernador bonaerense llegará a Córdoba a fines de esta semana para verificar la calidad de los contratos de adhesión que él mismo y sus embajadores se encargaron de rubricar en los últimos días.
Mientras la campaña presidencial recuperaba su ritmo, figuras importantes de la política cordobesa -y otras no tanto- comenzaron a desfilar por las oficinas porteñas del Banco Provincia para demostrar su devoción al candidato que más mide en las encuestas. Otros directamente fueron recibidos personalmente por Scioli durante su estadía en Córdoba.
En su empresa por perforar el blindaje de UPC y lograr la simpatía del peronismo herido, el sciolismo puede atribuirse la incorporación de nuevas estructuras en Córdoba. El denominador común de la mayoría de los conversos es su génesis justicialista y su distancia con el kirchnerismo.
Una constante que la columna del peronismo clásico que sostiene la aspiración de Scioli se encarga en resaltar. La voz cantante de esta convocatoria la tiene a nivel nacional el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien no tiene ningún prurito “nac & pop” la hora de anticipar un cambio de rumbo en la política económica en caso de que el FpV retenga la Casa Rosada.
Fue precisamente el joven caudillo salteño, de buena llegada con Scioli, quien se encargó de gestionar personalmente la incorporación de Olga Riutort y su espacio a las huestes de Villa La Ñata. Clausurada su referencia nacional con Sergio Massa y con la necesidad de sobrevivir a su debacle electoral en las municipales, el olguismo tomó el camino del sciolismo, proyectando una reincorporación al peronismo vía una puerta nacional.
Esa es la tesis que sacan a relucir dirigentes de matriz peronista como Martín Gill, que abrazan la expectativa de un peronismo cordobés unido una vez que pasen las elecciones.
La otra figura de peso que logró sumar el sciolismo fue Carlos Alesandri. Identificado como un hombre de delasotismo, el dirigente de Calamuchita sorprendió al peronismo provincial con su traspaso (ver página 6). Su decisión motivó la reacción de José Manuel de la Sota, que junto a Juan Schiaretti, volvieron a ratificar su voluntad de acompañar a Massa el 25 de octubre, luego de repasar firmemente su voluntad a la dirigencia y a miembros gabinete.
Emeterio Farías también se vio tentado por el color naranja. El ex titular de la Agencia Córdoba Deporte se sumó al sciolismo sin escalas. Por otro lado aún se aguarda la explícita inclinación de Tomás Méndez, quien después de las elecciones municipales se reunió en dos oportunidades con el candidato presidencial.
Scioli podría desembarcar el jueves próximo a la UNC, donde un sínodo de rectores presidido por Francisco Tamarit le daría la bienvenida. Aun no está confirmada su presencia. Pero hay sectores de la academia que, a pesar de algunas diferencias de última hora, buscarán refrendar su vínculo con el oficialismo nacional luego de los tres períodos de crecimiento (tanto presupuestario como de unidades académicas) del sistema educativo.
El otro episodio que está en ciernes es la celebración del Día de la Lealtad en Embalse el jueves 15. Como una muestra de su nueva devoción, Alesandri ofreció su terruño para conmemorar el 70 aniversario del 17 de Octubre bajo el escenario del complejo hotelero de dicha localidad.
La participación de Scioli ya está confirmada. Y las sierras se convertirán en el epicentro del peronismo nacional, que espera el arribo de varios de gobernadores. La tesis de una liga de mandatarios justicialistas acompañando al presidenciable K para contrarrestar la injerencia de La Cámpora en caso de ganar las elecciones parece tomar color.
Mientras se espera la llegada de Scioli, son varias las comitivas que recibe en sus despachos de la sede porteña del Banco Provincia y otras tantas las que atienden sus alfiles personalmente en Córdoba.
En la tarde de hoy se espera que un contingente de dirigentes e intendentes radicales mantenga una entrevista con José “Pepe” Scioli y Julián Domínguez en Carlos Paz, en sintonía con el encuentro que mantuvieron los dirigentes de Forja el viernes pasado con Scioli. Además el hermano del gobernador estará en la Facultad de Ciencias Económicas donde disertará sobre su propuesta económica (ver página 4).
Scioli está muy atento a su desempeño en Córdoba. Las PASO le marcaron un piso electoral bajo, pero la apuesta es superar los 20 puntos. Para ello necesita que todos los nuevos contratos de adhesión tejidos de agosto a esta parte gocen de plena eficacia.