El peronismo cordobés se “massificó” en el Orfeo

slideilustra mario pereyra y kammerhat (1)Por Marcos Duarte
[email protected]

Unión por Córdoba exhibió su estructura ante la plana mayor del massismo. Si bien el evento estaba planificado hace tiempo, el testimonio de lealtad resultó muy oportuno. En esta semana crecieron los rumores sobre contactos de dirigentes de primera línea del oficialismo cordobés con referentes del sciolismo.
“No tenemos ninguna enemistad con Scioli, pero durante todos estos años Córdoba fue duramente discriminada por el gobierno nacional y no lo vimos nunca a Daniel al lado nuestro defendiendo los intereses de la Provincia, por eso el peronismo cordobés va apoyar a Sergio Massa” declaró Carlos Caserio, horas antes del acto. La intención de los referentes del peronismo cordobés fue aprovechar la realización del acto para despejar todas las dudas sobre su posicionamiento de cara a octubre. “El peronismo de Córdoba, con Juan Schiaretti incluido, ha dejado claro que va a acompañar a José Manuel de la Sota en estas decisiones nacionales y el camino que él emprendió”, aseguró el candidato a senador nacional en torno a esta cuestión.
massa en cordobaLa presencia de Alejandra Vigo en una reunión convocada por Karina Rabolini fue difundida por el FPV en un intento por mostrar fisuras en la organicidad del oficialismo local. “Creo que todas las declaraciones fueron una confusión, que ya están absolutamente aclaradas por Alejandra; ella es una dirigente nuestra, y no tengo dudas que va a estar detrás de las decisiones del peronismo”, sostuvo Caserio en diálogo con Cadena 3 en referencia a este hecho.
Pero la repercusión que tuvo la presencia de la esposa del gobernador electo exigía un gesto fuerte para diluir las dudas. La presencia de Juan Schiaretti en el escenario acompañando a Sergio Massa, Gustavo Saenz, Roberto Lavagna y José Manuel de la Sota fue la fórmula elegida por los estrategas de UNA para conjurar lo que Caserio definió como operaciones del kirchnerismo.
Este tramo de la campaña de Sergio Massa tendrá como principales espadas al gobernador de Córdoba y el ex ministro de Economía. El tigrense anunció que serán los hombres fuertes de su gobierno en el caso de ser elegido como sucesor de Cristina Kirchner. A esta troika se sumó el gobernador electo de nuestra provincia en su calidad de anfitrión.
El discurso de De la Sota también dio cuenta de la necesidad de demostrar la unidad del peronismo cordobés. El gobernador construyó su alocución haciendo permanente referencia a la futura gestión de su sucesor y socio político. “Queremos que Juan tenga un gobierno nacional que le devuelva lo que nos robaron durante estos años” dijo en el afán de comprometer a Schiaretti en su tajante diferenciación con el kirchnerismo.
A su turno, Massa aprovechó el centro del cordobés e hizo propio el análisis. “Juan contá conmigo para que Córdoba recupere lo que este gobierno le ha robado” sostuvo el candidato presidencial de UNA. Seguidamente, relató una seguidilla de medidas que forman parte de la plataforma elaborada por sus equipos técnicos y que están inspiradas en la gestión de gobierno provincial de Unión por Córdoba.
La frutilla del postre en lo que a imágenes simbólicas se trata la aportó la propia Alejandra Vigo. En las horas previas al acto del Orfeo se había encargado de aclarar que su presencia en el evento organizado por Karina Rabolini no tenía carácter político y que simplemente se trató de una reunión protocolar. Su presencia en la primera fila de invitados durante la tarde de ayer flanqueada por Martín Llaryora buscó dar por concluida la polémica suscitada por sus declaraciones.
Consolidar la transfusión de caudal electoral que acompañó a De la Sota en las primarias abiertas de agosto hacia la candidatura de Massa es la prioridad uno de los dirigentes de UNA. Por su parte, el peronismo cordobés quiere prolongar su seguidilla de triunfos provinciales. Saben que Córdoba es un distrito en el que sus competidores pondrán todos sus recursos y la carrera a la Casa Rosada entrará en su tramo más intenso. La demostración de la noche de ayer fue un round más en esa disputa.