Provincias presentan deterioro de la situación fiscal

pila de monedasBuenos Aires y Santa Fe pasaron de superávit primario en 2014 a déficit, mientras que en Córdoba y Mendoza el resultado positivo se achicó. Son ejemplos claros del deterioro de la situación fiscal de las provincias este año. Un trabajo de los economistas Marcelo Capello y Marcos Grion del Ieral, indica que el año electoral se filtra en la evolución del gasto primario que sube a un ritmo interanual de 48,6 % en Buenos Aires, de 43,1% en Mendoza y de 38% en Córdoba y Santa Fe.
El año podría cerrar con un incremento del déficit primario, producto de un gasto que crece entre uno y dos puntos porcentuales por encima de los ingresos. Por el lado del déficit financiero, prácticamente se duplicaría y equivaldría a 0,5% del PIB, aunque podría verse reducido en poco más de $3.000 millones si se confirma, hacia finales de año, un nuevo Aporte del Tesoro Nacional para la cancelación de servicios de la deuda provincial, bajo el Programa Federal de Desendeudamiento.
Para el consolidado de provincias, se estima que el 2015 arrojará un déficit primario de 6,9 mil millones de pesos (el rojo fue de 1,5 mil millones en 2014), con un resultado financiero (incluye intereses) negativo en 21,4 mil millones de pesos (el déficit del año pasado fue de 11,2 mil millones)
La Capital Federal fue el distrito con mejor desempeño fiscal en lo que va de 2015, siendo el único que subió nominalmente su resultado fiscal en el período, que así creció en un 9,3%. Le sigue Córdoba, que experimentó una disminución en su superávit primario nominal (-5,9%). Las tres provincias restantes han sufrido mermas relativamente grandes en sus saldos fiscales, llegando en el caso de Santa Fe y Buenos Aires a cerrar con déficit los primeros meses del año, en contraposición al superávit en igual período de 2014.
Mendoza es la que más subió sus ingresos totales, con un crecimiento interanual de 34,6%, mientras que CABA y Buenos Aires resultaron las de menor crecimiento, con 21,2 y 22,7 por ciento, respectivamente. En cuanto a los Ingresos tributarios, la mayor suba fue para Mendoza (34,1%) y la menor a CABA (21,6%). La participación de impuestos nacionales subió en esos dos distritos y se mantuvo relativamente constante en Córdoba y Santa Fe, y bajó en Buenos Aires.
Mendoza es la con mejor desempeño en materia de ingresos tributarios, mientras que CABA ha tenido una evolución por debajo de la inflación registrada en el primer trimestre. Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires registraron tasas de alza similares.
En los ingresos tributarios propios, Buenos Aires lidera el grupo con una suba del 36,8% (similar es para Córdoba y Santa Fe), y CABA es la que presenta el más bajo, 21,1%. Mendoza se encuentra más rezagada (27,9%).
La dinámica de las erogaciones es el principal factor explicativo de los saldos fiscales. En el rubro de gasto primario, su crecimiento interanual es mayor al de los ingresos totales para todas; la brecha mayor es en Buenos Aires y la menor, para Capital.
En lo que va de este año hay altas tasas de crecimiento en el gasto en capital. El más importante es el de Buenos Aires, con el 150,2% interanual seguida por Santa Fe (117,9%); Córdoba (81,4%) y Mendoza, 78,3%. La Capital es la excepción, se mantuvo estable en términos corrientes, apenas creciendo un nominal 1,9%.
El 2014 cerró con un leve déficit primario, producto de una buena performance en el crecimiento de los ingresos tributarios, así como de las transferencias realizadas de Nación a las provincias. Esta racha podría verse interrumpida este año –dice el informe- con un alza menor de los ingresos, en particular de las transferencias, un gasto en personal que sube a mayor ritmo que los ingresos y uno en capital que trepa a altas tasas, debido sobre todo a la presencia de un año electoral.