Massa desembarca para retribuir aval de De la Sota



ilustra massa lleva msas a de la sotaSergio Massa tiene claro que debe hacer su parte para que la cosecha de votos que logró José Manuel de la Sota se mantenga dentro de UNA. En función de esta meta es que hoy tendrá agenda cordobesa con la dirigencia justicialista local
El peronismo cordobés fue la vedette de la política argentina luego de las PASO ya que todos los candidatos presidenciales ambicionan una porción de sus electores. Las operaciones políticas desde todos los espacios que pugnan por la presidencia obligaron a los principales líderes de Unión por Córdoba a expresar nítidamente su posición. En particular, el sciolismo tuvo repetidos intentos de acercamiento con el objeto de mejorar su performance provincial.
Juan Schiaretti dejó en claro que tendrá un rol institucional como gobernador electo y que la actividad político partidaria queda en manos de su antecesor. De la Sota, por su parte, materializó su perfil opositor al gobierno nacional en una presentación judicial ante la Corte Suprema por los fondos que reclama la administración provincial.
Una vez concretadas las muestras de lealtad por quien fuera su competidor en las PASO, Sergio Massa desembarca en nuestra provincia buscando incrementar su posicionamiento personal a fin de facilitar la tarea de la estructura de Unión por Córdoba. El tigrense sabe que los apoyos partidarios son necesarios pero no suficientes para sumar el caudal electoral que obtuvo el gobernador a su candidatura.
En primer lugar encabezará, junto a De la Sota, un plenario en el Centro de Convenciones del Hotel Quórum donde anunciarán la fusión de sus respectivos equipos técnicos en un solo think tank del espacio UNA. Este hecho busca simbolizar la unidad la coalición y mostrarla apta para gobernar el país. Tanto el massismo como el delasotismo consideran que las personalidades, en especial en el rubro económico, que integran UNA constituyen una de las principales fortalezas que tiene para exhibir.
Luego, el tigrense tendrá un encuentro con intendentes y jefes territoriales del interior provincial. Este conclave es considerado clave por los estrategas de UNA ya que conocen de la potencia electoral que tiene el peronismo fuera de la capital. Además, pretenden inmunizar la maquinaria electoral de Unión por Córdoba ante lo que pronostican como una fuerte ofensiva del Frente para la Victoria.
Además, los operadores del massismo saben que los votantes del interior cordobés son ambicionados por el macrismo por su impronta opositora al kirchnerismo y la red de intendentes peronistas es un factor clave para neutralizar este efecto.
Por último, el raid de Massa tendrá su capítulo capitalino. El candidato presidencial devolverá gentilezas a De la Sota oficializando su apoyo al postulante de Unión por Córdoba al Palacio 6 de julio. El acuerdo del tigrense con Olga Riutort está virtualmente roto desde hace tiempo pero el ensamble de la concejala con Luis Juez terminó de sepultarlo.
Por otra parte, el líder del Frente Renovador sabe que las elecciones del 13 de setiembre acapararán la atención nacional. La pugna por la intendencia de Córdoba es uno de los hechos políticos más trascendentes previo a la primera vuelta prevista para octubre.
De esta manera, el acompañamiento a Dómina tiene un doble propósito. En primer lugar busca testimoniar su lealtad sin fisuras con el delasotismo que trata fortalecer su posición en Córdoba capital. Por otra parte, un buen resultado del peronismo cordobés en el distrito más esquivo le brindaría una buena plataforma para encarar su propia campaña.
Con este desembarco, Sergio Massa inicia lo que seguramente será una sucesión de visitas a Córdoba. El resultado de las PASO en nuestra provincia fueron una buena noticia, pero contener la mayor parte de los votantes delasotistas le implicará un esfuerzo que excede el alineamiento del aparato partidario.