Aguad renoció que debilitó su campaña para beneficiar a Macri



aguadOscar Aguad reconoció ayer que hubo una “estrategia” para no incomodar a los votantes de Juan Schiaretti en la elección de gobernador, porque muchos de ellos tenían como segunda opción para las presidenciales, luego de José Manuel de la Sota, a Mauricio Macri.
En declaraciones a la agencia DyN, el candidato de la alianza Juntos por Córdoba (UCR, PRO y juecismo) sorprendió al admitir aquello por lo que había sido cuestionado por los principales referentes de su partido en una reunión realizada en su estudio, en plena campaña.
En aquel encuentro, varios dirigentes de la UCR le señalaron a Aguad que era necesario subir los decibeles de los cuestionamientos contra el gobernador José Manuel de la Sota y el candidato oficialista Juan Schiaretti. Aguad les contestó que, precisamente, que muchos de los votantes del peronismo terminarían inclinándose por Macri, y que él debía cuidar eso.
Luego de la elección, Aguad, con la ayuda de Luis Juez, acusó a Ramón Mestre de no haber puesto todo su esfuerzo en la ciudad de Córdoba durante la campaña, pese a que el triunfo en este distrito fue claro.
Sin embargo, ahora el radical más macrista confiesa que él tampoco hizo todo lo que podía por su propia campaña, privilegiando el interés de Macri.
“Puede haber un gran aumento en el caudal de votos en Córdoba porque la segunda opción del voto de de La Sota es Macri”, aseguró a DyN Aguad, y agregó: “Esto ya pasó en la elección que fui candidato, armamos una estrategia porque había votantes de (Juan) Schiaretti que eran votantes de Macri”.
Tras las PASO los principales asesores del jefe de Gobierno porteño y candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, se impusieron como objetivo para llegar con fuerzas a las elecciones de octubre “ir por todos los votantes que no hayan votado al postulante del oficialismo, Daniel Scioli”.
Aunque la prioridad principal es fidelizar los 1.269.924 votos que cosecharon sus socios electorales Ernesto Sanz y Elisa Carrió y revertir el desempeño realizado en el norte del país, Cambiemos va por el botín electoral que representa Córdoba y los 1.403.908 de votos que logró dentro de frente UNA su gobernador, José Manuel de La Sota.
Desde Cambiemos confían incrementar dos puntos en la elección general si afinan la campaña, sobre todo, en el interior de Córdoba. “Vamos a trabajar eso, todo es cuestión de buen trabajo electoral, De La Sota ya no es candidato, y Massa (aliado en UNA) en Córdoba no tiene una buena intención de voto”, advirtió Aguad.
Dirigentes del PRO, en particular, manifestaron a DyN su “conformidad” con la elección hecha, y adelantaron que de cara a octubre la campaña tendrá una “línea similar, aunque ahora se agrega la etapa de propuestas específicas por provincias y por región”.
De acuerdo a las encuestas que manejan en el equipo de campaña de Macri, “el 40 por ciento de los votantes” del gobernador cordobés “elige como segunda opción a Macri, y el 30 por ciento a Scioli”, y destacan el “potencial muy grande” que tiene Cambiemos y que podría llegar a superar los “35 puntos” en la provincia.
El objetivo de “ir por todos los votantes que no hayan votado a Scioli” incluye San Luis, y es la explicación de los elogios públicos de Macri hacia los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá: este último cosechó en las PASO 462.304 votos, y ya se designó al actual senador y vicejefe de Gobierno porteño electo, Diego Santilli, “acercar posiciones”.
Además, para el macrismo la región del NOA -al igual que la provincia de Buenos Aires- es clave si Macri quiere forzar una segunda vuelta electoral: ahí debe achicar una diferencia con Scioli de 1.395.152 votos.