Nación adeuda unos $15 mil M por la Caja



p16-1Si todavía rigiera el acuerdo con la Nación para el financiamiento de la Caja de Jubilaciones provincial, el Gobierno central estaría adeudando unos $15 mil millones. La cuota actualizada –dejó de transferirse en 2010- es de unos $220 millones mensuales. Este año el rojo del sistema –por efecto del diferimento de las subas a los activos- será de $430 millones, muy similar al de 2014. La diferencia es que habrá pagos de alrededor de $100 millones de bonos.
El gobernador electo Juan Schiaretti adelantó que a medidados del año próximo eliminará el diferimento. La medida le permite “ahorrar” a la Caja unos $3 mil millones anuales y su efectividad depende de los niveles de inflación.
Los datos económico-financieros fueron presentado por el secretario de Previsión de Córdoba, Osvaldo Giordano, quien por séptimo período repasó el balance de la Caja y, además, hizo hincapié en cómo se logró la transformación del organismo.
Planteó que, en épocas donde el escenario está dominado por la discusión sobre el tamaño del Estado, sería necesario rever el eje y señalar que ese aspecto es “superficial, ya que a nivel mundial lo que se ve es otra cosa: es un Estado que funciona o no”.
A criterio de Giordano, la tarea realizada en la Caja –más allá del aspecto económico-financiero- constituye una experiencia sobre cómo construir un Estado de calidad. Repasó que cuando su equipo asumió la situación era compleja, con 25 mil expedientes acumulados, la mitad con un año de espera, con cuestionamientos y denuncias penales sobre la falta de transparencia en los balances y con mucho mal humor de la gente por errores en la liquidación.
La clave –afirmó- fue ver el tema en su integralidad ; tanto en el otorgar jubilaciones como en el recaudar. Insistió en que la gestión previsional arranca en el cobrar los aportes, por lo que ordenaron la recaudación de los aproximadamente 180 mil aportantes que existen en la Provincia. Hoy el 80% de la historia laboral de cada uno está cargada y se puede chequear online.
A partir de la digitalización hoy, por ejemplo, se puede hacer de manera inmediata el cálculo de haberes en función de los últimos 48 meses de aportes; también se acortaron los plazos de otorgamiento de beneficios (una jubilación sale en unos dos meses y una pensión, en un mes).
“Vamos avanzando hacia la idea de que no haya que venir nunca a la Caja; de que el lugar se transforme en un espacio de asesoramiento y ayuda”, agregó.
En su exposición Giordano insistió en que por las tasas de envejecimiento de la población, el de los ancianos es el grupo que más creció y que más va a crecer hacia adelante: “Esa etapa de la vida exige una acción más directa del Estado, de políticas públicas adaptadas. Claramente es un desafío enorme para el Estado, que debe incorporar prácticas de gestión más modernas”.

La brecha sigue
La diferencia entre el haber medio que paga la Caja y el que perciben los jubilados nacionales continúa ubicada en tres veces. Comparando el salario que perciben los empleados públicos en actividad de Córdoba, un jubilado tiene un haber medio que equivale al 95% de la remuneración (el aporte es del 18%). El haber promedio que paga Anses equivale al 47% de un activo privado.
Respecto de los aportantes por beneficios, la Caja tiene dos. Entre aportes y contribuciones recibe el 40% del salario de cada activo, por lo que la brecha con el gasto es de $430 millones. El rojo, dijo Giordano, equivale al 10% del de hace una década.
Para el funcionario, el principal problema de la Caja se origina en la suspensión unilateral de las transferencias de fondos desde Anses: por las leyes que disponen derivar impuestos a la Anses la Provincia dejó de recibir unos $ 8 mil millones el año pasado.