La anatomía del ensamble menos pensado

Por Marcos Duarte
[email protected]

0 ilustra yo me quiero casar riutort y juezEl acuerdo entre el senador nacional y la concejala del bloque Eva Duarte produjo un movimiento sísmico en el escenario político capitalino. La idea fue trabajada por los referentes de ambos espacios con absoluto sigilo.
El plan se trazó en función de superar las limitaciones electorales que tenían ambos dirigentes en el escenario planteado y al mismo tiempo producir un golpe de efecto que atrajera la atención mediática y política.
La arquitectura de la coalición tiene detalles particulares. En primer lugar no se trata de una coalición en términos formales. Estrictamente, el Frente Cívico no participa de las elecciones ya que no se inscribió como integrante de una alianza ni lleva candidatos propios como partido.
En realidad, Luis Juez es un candidato extrapartidario aupado por el entramado electoral construido por Olga Riutort. La líder de la Fuerza de la Gente inscribió su alianza integrada por el Vecinalismo Independiente, Unión Celeste y Blanca y el partido Es Posible bajo el nombre de fantasía “Compromiso por la Ciudad”. El ex intendente fue incorporado posteriormente encabezando la nómina de candidatos.
A cambio de abdicar de su postulación al palacio 6 de Julio, Riutort exigió una posición hegemónica en la lista de concejales. De los primeros 16 ediles, 14 responden a la concejala y solo dos revistan en el sector de Juez (en cuarto y decimocuarto lugar). De esta manera, una eventual gestión municipal encabezada por el senador dependerá absolutamente de mantener el entendimiento con quien sería su vice.
Esta especie de cogobierno bicefálico fue blanqueado por el propio Juez en la conferencia de prensa efectuada ayer en el hotel Holiday Inn. “Los problemas de Córdoba son tan graves que hacen faltan dos intendentes, no uno. Por eso estamos juntos. Es mejor ser útil que importante” sostuvo el aspirante municipal. A su manera, transparenta que, en caso de triunfar, Olga Riutort cumplirá el rol de tutora durante su mandato.
El flanco más descuidado por los flamantes socios fue la compatibilidad entre sus respectivos posicionamientos políticos. “Está hablando con un tipo de ética permanente, no con un embustero, Mauricio Macri es mi candidato a presidente” declaró Juez ampulosamente pero no avanzó en explicar bajo que paraguas argumentativo se coloca cuando decide enfrentar al partido de su referente nacional.
Riutort, por su parte, oficializó su conveniente distanciamiento de Sergio Massa y aseguró no tener preferencias en la elección presidencial. “Tenemos presidenciales para todos los gustos” se limitó a decir la candidata a viceintendente pero se encargó de aclarar que no acompañará la postulación de Macri.
Aún más inconsistente aparece la fundamentación de Juez en lo relacionado a su candidatura paralela a senador nacional por el mismo frente que enfrenta en la ciudad. “No me puedo ir a Buenos Aires mientras la gente lo pasa mal” lanzó, fiel a su estilo, sin ampliar en las razones que lo llevaron a aceptar la postulación a la cámara alta hace solo unos pocos meses.
Este es el punto que, previsiblemente, más complica a Juez a la hora de defender su avanzada municipal. En ese sentido, ensayó una extraña promesa: se presentará como candidato a senador por la entente UCR-PRO-CC en las primarias abiertas del 9 de agosto y luego de contados los votos renunciará a esa postulación.
Si cumple con su compromiso, los cordobeses se encontrarán con la inédita situación de elegir a un candidato en las PASO que no aparecerá en la boleta de la primera vuelta en el mes de octubre. En este caso, la primera postulante por esa lista al senado nacional será Laura Rodríguez Machado y su compañero de fórmula será el juecista Ernesto Martínez (hoy candidato suplente).
En un principio se especuló con que Juez solo dejaría su casi segura banca en caso de triunfar pero, ante una consulta fue tajante: “Yo voy a ser el 13 de septiembre el intendente electo de la ciudad de Córdoba y si no lo soy me sentaré como concejal”.
Queda claro que la recién inaugurada dupla prioriza el enfrentamiento local a todos los otros niveles de disputa política. La intención explícita es polarizar con Ramón Mestre los comicios previstos para el 13 de setiembre. Cuando se diluya la sorpresa que causó tan inesperada combinación se podrá mensurar si los exadversarios encarnizados, hoy devenidos en socios, cumplen con su meta o caen presos de sus propias contradicciones.

La lista de concejales

Martín Llarena,
María Victoria Flores
Graciela Villata
Gabriel Argüello
María José Almada
Fernando Massucci
Martín Aráoz,
Gabriel Pauli
Ariel Fonseca
Matías Ortiz
Margarita Fullana
Armando Fernández
Gabriela Guzmán
Gustavo Barrionuevo.