Mestre inicia la campaña (¿contraataca De Loredo?)

ramón mestre 2 001Ramón Mestre y Felipe Lábaque darán inicio el miércoles a la campaña de Juntos por Córdoba con un acto en el club Atenas. Allí, la UCR y el PRO tratarán de exorcizar a Rodrigo de Loredo, quien buscó durante los últimos quince días dinamitar el acuerdo entre ambos partidos, que fuera bendecido por Mauricio Macri y Ernesto Sanz.
Ahora, la principal preocupación de la dupla Mestre-Lábaque será Olga Riutort, la peronista disidente que amenaza desde las encuestas.
Desde el afiche se invita al acto a los “vecinos”. El diseño insinúa el cambio de estilo de la campaña de la alianza Juntos por Córdoba en su versión municipal, respecto de la provincial. Por ejemplo, sobresalen el rojiblanco, los colores tradicionales del radicalismo; en el zócalo, aparecen los tonos que caracterizan al macrismo. El eslogan es “Avancemos para profundizar el cambio en la ciudad”.
Con la oposición muy dividida, el cálculo optimista de los radicales de la ciudad de Córdoba es que sus votos podrían alcanzar para la victoria, por lo que habrá una recuperación de los signos partidarios, sepultados en la campaña de Oscar Aguad por consejo de Jaime Durán Barba.
Todavía no se sabe cuál será el protagonismo de Mauricio Macri en la campaña.
El radicalismo cordobés tratará de superar el mal momento que significó el lanzamiento de Rodrigo de Loredo como candidato a intendente en la interna, que había sido convocado para ayer y que fue levantada el viernes luego de que el Comité Central la declarara “abstracta”.
De Loredo, de todas maneras, podría continuar erosionando mediáticamente al candidato del radicalismo si recurre a la Junta Electoral partidaria, o incluso si son ciertos los rumores acerca de que podría ir “por afuera” a la competencia del 13 de septiembre.
El viernes pasado, De Loredo dio una conferencia de prensa en la que acusó al Comité de impedirle a la gente elegir “democráticamente” a los candidatos de la UCR.
El Comité utilizó el mismo argumento que había pedido el aguadismo para que se declarara “abstracta” la interna que le plantara el becerrismo para el tramo de legisladores provinciales; y De Loredo fue uno de los candidatos beneficiados por aquella decisión.
El aguadista dijo, además, que 25 mil personas le habían prestado sus DNI para conocer dónde votar, porque en su web publicó el padrón. Fue una falsa inocencia, ya que preguntar dónde votar no adelante el destino del voto.
El resultado de la elección de ayer iba a ser una aplastante victoria de Mestre sobre De Loredo, pero al levantarse la elección, el aguadista encontró el cauce para colocarse en el rol del proscripto.
Fuentes mestristas aseguran que calcularon menor este daño mediático al que descontaban que ocurriría ayer con De Loredo denunciando fraude. Después de todo, ya adoptó el estilo de Luis Juez y hasta sugirió que hubo irregularidades en la noche del 5 de julio.
En la conferencia del viernes, el aguadista cometió un error, o trató de pasar sobre la ignorancia de muchos, al afirmar que no hubo internas abiertas en la UCR en “décadas”. En realidad, en 2011 Mestre compitió en una elección de esas características contra Mario Rey, Sergio Piguillem y Jorge Orgaz (el mismo día que Oscar Aguad venció en idénticas condiciones a Dante Rossi para convertirse en candidato a gobernador).
Asimismo, De Loredo aseguró que la elección sería cerrada, y que incluso confiaba en que ganaría él.
De haberlo pensado un poco más, De Loredo no se colocaría en el desagradable papel de principal boicoteador de la elección de Oscar Aguad.
Porque, si De Loredo afirma que tiene mayor caudal electoral que Mestre, y acusa a éste de haberse borrado de la campaña de Aguad (aunque le organizó varios actos), ¿por qué no fue él mismo la cara en la ciudad de Córdoba? No convocó a actos, ni salió en las publicidades. Si lo que dice es verdad, y no sólo chicanas, entonces debería concluirse que él fue la causa principal de la derrota de Aguad.