Olguismo apuesta a devaluación de Triple Alianza y lanza campaña



Por Yanina Passero
[email protected]

olga riutort 22-07Hablar con el diario del lunes tiene sus ventajas. Se esclarecen los escenarios posibles y se cuantifica en parte el poder de tracción, medido en votos, de un espacio o candidato. Parece reinar la cómoda previsibilidad de la que nadie reniega. Al menos hasta que los sondeos de opinión viertan sobre la dirigencia política esa magia de pitonisa trucha que desvela a más de uno. La acción y reacción forman parte de lo esperable de allí en adelante.
Juan Schiaretti “vuelve” para coronar dos décadas de conducción peronista del Ejecutivo provincial. La Triple Alianza compuesta por la UCR, el PRO y el Frente Cívico atravesó una elección cómoda, pero no suficiente. Pero fundamentalmente retuvo la hegemonía en Capital, bastión que será la vedette de la temporada invernal. La carrera por ocupar el despacho principal en la Municipalidad de Córdoba largó apenas se conoció el escrutinio provisorio de los comicios del primer domingo.
La máscara utilizada en teatro explica las emociones duales de los radicales. Oscar Aguad no llegó, de nuevo, a ocupar el Panal, pero la performance de Juntos por Córdoba parece ratificar, parafraseando al gobernador José Manuel de la Sota que los capitalinos “no quieren” a los peronistas. “Habrá que hacer más obras”, decía el presidenciable ayer por la tarde. ¿Acaso el amor se compra? Ese sería otro debate que excede estas líneas. En el lado opuesto de las emociones, se notaba tranquilidad (y cierto relax que no parece condecir con una jornada electoral reciente) en el rostro de Ramón Mestre, luego de los oficios por un nuevo aniversario de la ciudad. Seguirían intactas las posibilidades de su reelección. Siempre hablando con el diario del lunes. Favor de no olvidar.
De igual modo, aunque en sentido inverso, el peronismo periférico que representa la concejala Olga Riutort saca la misma conclusión que el Gobernador y candidato a presidente con respecto al desempeño en las urnas de sus “compañeros” de la órbita de Unión por Córdoba. Claro que la clave de salvación para hacer pie en el ejido urbano, sostienen los olguistas paladar negro, es la candidatura de la exprimera dama.
Curiosamente, reflota el concepto de “unidad de peronismo” en los diálogos del día después con allegados a la que será hasta ahora candidata por fuera del PJ. El trabajo por la homogeneización del partido parece ser la herramienta para recuperar la intendencia sin experimentos extraños. Peronismo y punto.
“Olga mide muy bien en todas las encuestas que tenemos”, repiten los olguistas. Incluso arriesgan, sin respaldar documentalmente la información, que Riutort se ubica primera o a escasos puntos de Mestre según el informe que se mire. “El actual intendente repuntó por la saga de inauguraciones y su alta exposición mediática, pero Olga sigue firme”, repiten con convicción. Para el sector, la campaña empezó el día después de la elección provincial.
Al cúmulo de datos estadísticos que dicen tener, aseguran que el escenario poselectoral es otro. Muy distinto a los anteriores. Desde el olguismo aseguran que Unión por Córdoba debe tomar “serias precauciones” para mantener el poder y afirman que es el momento ideal para romper el presunto pacto político de De la Sota y Mestre. “Es momento de dejar a Mestre afuera”, remarcan.
La búsqueda de la unidad del PJ incluiría un nuevo intento de acercamiento a Schiaretti, con quien Riutort mantuvo conversaciones que tomaron estado público de cara a los comicios municipales. Afirman que el peronismo necesita a Olga no sólo porque mediría bien en las encuestas. Aseguran que Esteban Dómina es un candidato del 7 por ciento y urge aprovechar que la Triple alianza de septiembre, no será la de julio.
En este sentido, la presunta devaluación de la coalición que llevaría en la cima de la boleta a Mestre y al macrista Felipe Lábaque abre una oportunidad que no debería desperdiciarse para que el peronismo recupere la ciudad y porqué no, el “amor” de los cordobeses. Oscar Aguad no jugaría, sostienen. Quedaron bien expuestas las diferencias con el responsable del Ejecutivo municipal que ambos trataron de disimular después. Luis Juez tampoco apoyará a Mestre. Así lo dijo públicamente y son conocidas sus conversaciones con Riutort. Aunque conviene esperar que el tiempo pase y los acontecimientos se aproximen para develar los movimientos del escurridizo senador nacional.
El rápido pase de revista de las variables citadas invita a pensar a los olguistas que las chances de llegar a la intendencia son importantes, pero no suficientes sin el apoyo del peronismo unido. Mientras tanto, ratifican su voluntad frentista, aseguran que mantienen conversaciones con amplios sectores y destacan la buena relación que mantienen con el candidato oficial del PJ, “Tito” Dómina.

¿Puertas cerradas?
Pese a los mensajes velados del olguismo al nuevo gobernador electo, fuentes cercanas al contador aseguran que Olga ya no tiene cabida en el PJ. Si bien no hay razones para pensar en que el diálogo ha finalizado entre Schiaretti y Riutort, varios destacan la “disciplinada” conducta del referente de UpC. El razonamiento es sencillo. La edila sería la única responsable de su situación: habría desaprovechado el contacto de Schiaretti con la irrupción de su apoyo al espacio de Sergio Massa en medio de la conversa y, centralmente, la interna.
Todo parece indicar que Dómina cuenta con el apoyo total de De la Sota y con el alineamiento subyugado de Schiaretti a esta decisión.