Massismo versus Massa

unnamed (4)Hace ya varias décadas, cuando el peronismo fue proscripto y su líder tuvo que refugiarse en el exilio, algunos gremialistas y dirigentes justicialistas intentaron infructuosamente generar el “peronismo sin Perón”. En la actualidad política cordobesa, un grupo de referentes de distintos puntos provinciales intentarán la dificultosa gesta de lograr el “massismo sin Massa”, utilizando como canal el partido Unión Celeste y Blanco (UCyB).
La principal diferencia entre ambos proyectos reside en una particularidad: mientras Perón estaba imposibilitado de participar en las elecciones y sus seguidores intentaban ocupar el espacio vacante en la contienda electoral, Sergio Massa sí será candidato en las próximas elecciones nacionales y lo hará acompañado de un conjunto de listas legislativas distintas a (y en abierta competencia con) las impulsadas por UCyB.
El mundo de las agrupaciones que se han encolumnado tras el proyecto presidencial de Massa, tiene en Córdoba una variopinta composición. Además de las dificultades causadas por las diversas proveniencias de los dirigentes, la convivencia del conjunto se complejizó al entrecruzarse con las dinámicas propias del peronismo cordobés para las elecciones provinciales y municipales.
Entre los principales dirigentes que componen el sistema massista cordobés, tres nombres se destacan. Por un lado, el dirigente rural Carlos Garetto se erigió como una de las figuras más taquilleras (para los estándares massistas) en el interior provincial, gracias a su profusa participación en el conflicto entre el sector que representaba (como presidente de Coninagro) y el gobierno nacional.
Garetto, quien ocupó la Intendencia de Leones por el radicalismo, logró el premio más deseado por el massismo cordobés: fue ubicado en el cuarto puesto de la lista de diputados nacionales que acompañará en octubre al vencedor de la contienda entre el propio Massa y el gobernador José Manuel De la Sota, con una muy aceptable probabilidad de ocupar una banca a partir del próximo 10 de diciembre.
Por otra parte, Rubén Borello intentó, con una efectividad decreciente a medida que pasó el tiempo, constituirse en la llave de acceso al tigrense en sus bajadas a Córdoba. Sin embargo, a pesar de su inversión en material proselitista, el exjuecista no corrió con la misma suerte que el agropecuario: lo ubicaron en el noveno (y último) lugar de la misma lista.
Asimismo, otro de los astros de la constelación massista es la perseverante candidata a intendente Olga Riutort, quien intentaría utilizar a Massa para apuntalar su carrera hacia el Palacio 6 de Julio.
Riutort habría intentado colar a su yerno y discípulo Miguel Siciliano en la mentada lista de diputados, pero su enfrentamiento de más de un decenio con su exmarido De la Sota habría frustrado su empresa. Por esto, debería contentarse con sumar un dirigente no-capitalino como Massa a su campaña local.
Sin embargo, el universo massista no concluye en los límites de esos tres dirigentes y sus espacios, sino que incluye también a dos partidos formalmente constituidos: Primero La Gente y el Movimiento de Integración y Desarrollo, los cuales quedaron englobados en los listados provinciales y nacionales de Unión por Córdoba. Si bien no obtuvieron espacios expectantes, podrán cumplir cómodamente los requisitos legales para mantener su personería.
Además, dentro del conglomerado del Frente Renovador también se encuentran agrupaciones de raigambre peronista como el Peronismo Renovador, la Corriente Nacional y Popular (CONAPO) y República Argentina Unida (RAU). Fueron precisamente estas organizaciones las que, luego de confirmar su exclusión de las distintas competiciones electorales, decidieron igualmente lanzarse al campo de batalla por los cargos legislativos.
Para lograr su cometido acudieron al partido Unión Celeste y Blanco, un sello directamente relacionado con Massa, pero que no participa formalmente de la alianza UNA. Dicho partido está digitado nacionalmente por el bonaerense Francisco De Narváez, quien luego de proyectarse durante meses como el favorito para la Gobernación de su provincia por el Frente Renovador, decidió retirarse de la disputa, en medio de las presiones para que el propio Massa ocupase ese lugar.
De esta manera, se dará la curiosa situación de que esta lista, que se define como “100% massista”, competirá contra los candidatos que el propio Massa consensuó con De la Sota, tanto en el tramo de legisladores provinciales de este domingo, como en las categorías de senadores, diputados y miembro del Parlasur por el distrito Córdoba en las elecciones nacionales.
En su momento, el “peronismo sin Perón” no llegó a su cometido de constituirse en una alternativa nacional ante la ausencia del líder. Resta ver cuál es el desempeño del “massismo sin Massa” que competirá, paradójicamente, contra las listas del propio Massa.