FIT espera duplicar bancas (los condicionamientos)

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

2015-04-29_FITPor segunda vez, el Frente de Izquierda y los Trabajadores competirá en las elecciones a gobernador. En su debut en el 2011, la coalición trotskista alcanzó una banca con Liliana Olivero. En esa oportunidad, en el tramo ejecutivo la izquierda arañó el 1,5 %, pero en el segmento legislativo duplicó esta cifra: 3,13 %. Cuatro años después de aquella primera incursión, las expectativas parecen haberse multiplicado y los últimos sondeos le consignaban un cuarto lugar en la carrera por El Panal.
Sobre esta base, el trotskismo local apunta a duplicar su presencia en la Legislatura. La concreción de este objetivo de máxima dependerá de dos factores: 1) el resultado propio que logren el próximo domingo y 2) los porcentajes del resto de las fuerzas.
De este primer punto se puede señalar varios de factores; sobre el segundo, las especulaciones dependen exclusivamente de los porcentajes y de la extensa literatura estadística que se ha desarrollado en las últimas semanas.
En 4 años, la izquierda acumuló un caudal de votos propios. La estrategia esta vez fue expandir su electorado por fuera de los márgenes territoriales y del núcleo duro de sus electores.
En esta campaña, el FIT procuró extender su frontera electoral y presentó candidaturas –sin mayores éxitos que la participación- en localidades satélites del gran Córdoba y en otras ciudades (13 en total). La Capital fue siempre su principal bastión electoral y desde allí siempre procuró irradiar influencia.
Además, el progresismo desencantado (juecistas y kirchneristas huérfanos) se convirtió en el público elegido para permear con sus propuestas.
El corrimiento de Luis Juez hacia el macrismo podría convertir a ese votante en un potencial elector, entienden desde el FIT. También antes de recibir todo el apoyo de la Casa Rosada, la figura de Eduardo Accastello parecía no despertar mucho entusiasmo entre el kirchnerismo satelital.
La última bendición de la fórmula presidencial -Daniel Scioli y Carlos “Chino” Zannini- selló estas fisuras. Aunque para el segmento afecto a la coherencia dos episodios le generaron dudas: la inclusión de Cacho Buenaventura en el binomio provincial y la ausencia del candidato a gobernador en el debate de la UNC luego de insistir con ello.
Un punto a tener en cuenta para el FIT es la proliferación de fuerzas dentro del abanico de la izquierda, antes contenidas bajo el paraguas del juecismo. El Partido Socialista y el MST, otrora socios de uno de los vértices de la Triple Alianza, volverán a probarse en solitario en las urnas, luego de un interregno por el pragmatismo. Aunque las pretensiones de estas fuerzas son únicamente de supervivencia.
A simple vista, el crédito electoral del FIT supera al de estos dos adversarios. Aunque en los últimos tiempos han recibido una exposición mediática considerable. Roberto Birri desde su banca en la Legislatura y el MST embanderándose con la causa ambientalista. La injerencia del Nuevo MAS es marginal. En todo caso raspa un puñado de votos.
La interna nacional del FIT también afecta cierto capital electoral. Sobre todo en el grueso de los votantes que no atienden a las diferencias internas de cada una de las fuerzas que integran la troika trotskista.
El segundo factor del que depende el FIT para duplicar su performance es el resultado general de las elecciones. Con un buen desempeño aún podría estar atado al cociente del D´Hont si las tres principales fuerzas tienden a condensar sus porcentajes.
Vale tener en cuenta los resultados en las elecciones legislativas del 2013, cuando el FIT alcanzó su techo electoral con el 7,48% de los votos y arañó una diputación, a las postres asignada a la UCR. Las legislativas parecen ser un fuerte para la izquierda. Esta vez Olivero encabezará la boleta acompañada por Hernán “Bocha” Puddu. En el tramo de legisladores, los candidatos son Eduardo Salas y Laura Vilches. Un buen resultado podría lograr que ambos entraran a la Unicameral. El Frente de Izquierda se encuentra en un período de consolidación, habrá que ver el domingo cuánto avanzó en este proceso.