Massa en carrera; confirma en diez días



DYN300.JPG

Por Marcos Duarte
[email protected]

Las deserciones sucesivas que viene sufriendo por parte de referentes que lo apoyaban, especialmente intendentes de la provincia de Buenos Aires debilitaron la red de apoyo que supo construir hace dos años y que fuera su herramienta para vencer al Frente para la Victoria en las elecciones legislativas. En poco más de un mes, el espacio massista perdió a referentes importantes como Gabriel Katopodis (San Martín), Daniel Bolinaga (Arrecifes), José Eseverri (Olavarría), Humberto Zúccaro (Pilar) y Raúl Othacehé (Merlo). Por otro lado, se alejaron los radicales más propensos a articular una gran primaria opositora como Gerardo Morales y Luis Naidenhoff y el referente peronista de Chubut Mario Das Neves.
La conferencia de Massa comenzó pasadas las 20 horas del día de ayer y sufrió un retraso provocado por la transmisión de la cadena nacional de Cristina Kirchner anunciada sorpresivamente.
“Les quiero decir a todos aquellos que pretendieron usar su poder para empujarnos y corrernos, para sacarnos de la cancha, que acá estamos, este soy yo, lo que ven. No hay nada más que simplemente el sueño de vivir mejor” dijo el tigrense en lo que pareció ser una acusación con dos destinatarios: el kirchnerismo y el macrismo. Así respondió a la cooptación permanente de sus ex aliados por parte del oficialismo y a lo que sus operadores describen como “desprecio” por parte de los negociadores del PRO.
De todos modos, el intendente de Tigre tuvo un párrafo para la autocrítica. “Soy joven, cometí errores, pero tengo la convicción y el sueño de que la Argentina puede ser mejor” dijo responsabilizándose parcialmente por el deterioro que viene sufriendo su fuerza política. “Nos metimos en el barro de la política, a lo mejor ese barro nos hizo cometer errores. Estoy seguro de que esos errores nos hicieron desviar de ese eje central, que es la gente”, reconoció el candidato. En el mismo sentido, se lamentó por las ventajas de las estructuras que habrían conspirado contra el desarrollo de su postulación. “el sistema político electoral de la Argentina favorece a los oficialismos y a los aparatos; no es una queja, es una realidad”.
Agregó que no lo moviliza la ambición de obtener un cargo, cuestión que fue interpretada por algunos observadores como un intento de mantener abiertas todas las opciones políticas. De hecho, el plazo que venció ayer se limita a la inscripción de alianzas electorales para competir en las primarias abiertas, simultaneas y obligatorias previstas para el 9 de agosto. Esto implica que, desde el punto de vista legal, el referente renovador tiene hasta el 20 de este mes para confirmar su verdadero objetivo.
Massa guardo para el último tramo de su alocución la definición política más esperada:”Quiero decirle a estos millones de argentinos que depositaron su confianza y sueños en nosotros que voy a ser presidente de los argentinos”, dijo sin dar mayores pormenores de su táctica ni del marco ni del marco de alianzas en el que se apoyará para sostener esa aspiración.
Desde su fuerza política se aseguraba que mantendría la promesa de inscribir la coalición acordada con José Manuel de la Sota luego de la rúbrica del Pacto de Palermo. Esto implicaría una primaria entre el bonaerense y el cordobés por la cabeza de la fórmula de UNA (Unidos por una Nueva Argentina).
Entre las interminables especulaciones que se venían tejiendo alrededor de Sergio Massa anoche, se mencionaba la posibilidad de presentar dos frentes electorales en la justicia con el objetivo de mantener abiertas todas las alternativas hasta el próximo 20 de junio. Algunos voceros también indicaban que lo que se habría definido es mantener la alianza UNA a nivel nacional y anotar el Frente Renovador en el plano provincial buscando margen de acción.
En el delasotismo se seguían las alternativas de la novela massista con máxima atención. El propio gobernador cordobés había dedicado un mensaje vía twitter deseándole “la mejor decisión”. En el último plenario conjunto se definieron una serie de tres debates públicos tendientes a mostrar la oferta programática de los candidatos de UNA. Estos encuentros fueron postergados a pedido de del equipo del Frente Renovador y hasta anoche no se había asegurado su realización.
El escenario definitivo de la carrera por la Casa Rosada no termina de aclararse plenamente. Sergio Massa hizo un esfuerzo importante por mantenerse de pie en lo que parece un terreno cada vez más movedizo. Su anuncio solo será una realidad si le permite, en los próximos diez días, frenar la sangría de apoyos y votos. De la Sota sigue esperando que se termine de dibujar la cancha donde quiere jugar el partido del año.