UCR primera… en elegir vice: Lucas Llach

Por Marcos Duarte
[email protected]

buenos-aires-el-titular_415041Rosarino de 41 años, fanático Central y de Leo Messi, muy activo en la red social Twitter, licenciado en Economía y doctorado en Harvard. Este es el perfil del candidato a vicepresidente que llevará la UCR para competir con Mauricio Macri y, eventualmente, Elisa Carrió en las primarias previstas para el 9 de agosto.
Contra todos los pronósticos, Ernesto Sanz anunció en el día de ayer que el economista Lucas Llach será su compañero de fórmula. El anuncio da por tierra las predicciones que indicaban que el radical mendocino terminaría siendo el vicepresidente de Mauricio Macri en una fórmula compartida.
Por el contrario, la definición parece confirmar que habrá competencia en la coalición nacional entre la UCR, el PRO y la Coalición Cívica. Sanz había prometido en la célebre convención nacional de Gualeguaychú que no sería vice de nadie y que disputaría las internas contra el jefe de gobierno porteño. Sin embargo, las versiones de que sería segundo de Macri no habían cesado.
En los últimos meses, el líder radical se dedicó a cerrar las heridas internas que quedaron luego de la definición de su política de alianzas. La construcción de las coaliciones provinciales en los distritos que se mostraban más reticentes tranquilizó las aguas en el radicalismo nacional. En este sentido, el equipo negociador del presidente de la UCR consiguió que el PRO terminara de definir su apoyo a caudillos claves como Gerardo Morales en Jujuy y José Cano en Tucumán.
Con el espinel ordenado, el precandidato radical movió las fichas sorpresivamente. En su cuenta de facebook Sanz describió a su compañero como “una de las personas con mayor prestigio intelectual del país, un gran talento con vocación de servicio que ya había asumido el desafío de coordinar los equipos encargados de nuestro plan de Gobierno”. Además, ponderó la juventud Llach y su vasta formación académica: “su forma de pensar y de vivir lo retrata como un claro exponente de la mejor Argentina del siglo XXI, con incesante capacidad de romper moldes y superar prejuicios sin perder jamás el rigor y la sabiduría para conjugar la realidad con las ideas”, escribió el mendocino.
Ciertamente, la designación sale del formato acostumbrado. Sin “cursus honorum” en la estructura partidaria; Lucas Llach es un postulante inusual para la tradición radical. Además de ser Licenciado en Economía y doctorado en Harvard en historia del pensamiento económico, el vice de Sanz es conocido por ser un cultor de la “alimentación paleolítica” (dieta basada en ingerir los alimentos de la era previa a la invención de la agricultura), entusiasta del running (en su variante barefoot o correr descalzo) y traductor del poeta estadounidense Walt Whitman.
Además, se desempeña como director y profesor del Departamento de Historia, director de la Licenciatura en Ciencias Sociales y de la Licenciatura en Historia, director de la Maestría en Políticas Públicas y profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella. Tiene varios libros publicados y su tesis de doctorado en Harvard se refiere a la llamada Generación del 80, tema poco común para un referente radical.
Colabora con el diario La Nación donde mantiene un blog llamado “La Ciencia Maldita”. En él expresa opiniones sobre la realidad económica aunque no se priva de polemizar sobre distintos temas. Muy crítico del gobierno kirchnerista ha considerado que la inflación es un impuesto que pagan los más pobres, que el cepo es solo el síntoma de un fracaso más profundo y que la Argentina tiene un sistema bimonetarista inédito en el mundo.
La elección de Sanz se asienta en la necesidad de compensar su imagen de político experimentado con una figura independiente y que pueda empatizar con el electorado más joven. El rol de Llach estará relacionado con el debate de propuestas concretas buscando sacar ventaja en lo que hasta el momento parece ser una campaña de eslóganes sin proyectos concretos.
El joven aspirante a la vicepresidencia se diferenció del macrismo en ese punto aunque sin descalificar a quienes hoy aparecen como favoritos en la PASO de la oposición no peronista. “Todos los partidos de la coalición quieren el cambio pero yo no sé qué tipo de cambio quiere el PRO” dijo Llach cuando se lo consultó sobre sus socios y competidores.
La decisión de Ernesto Sanz parece confirmar su voluntad de disputar la candidatura presidencial con Mauricio Macri. La elección de su compañero de fórmula es una decisión audaz que lo posiciona en ese camino, aunque sus posibilidades siguen dependiendo de la lealtad de la estructura que el radicalismo mantiene a lo largo de todo el país.