Pacto de Palermo: crisis massista impulsa acciones de De la Sota

Por Marcos Duarte
[email protected]

0 ilustra sube y baja con de la sota y massa (1)Los referentes y equipos técnicos que responden a los firmantes del Pacto de Palermo se congregarán mañana en el predio de La Rural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esta semana fue quizás la más dura de los últimos tiempos para el espacio que encabeza el intendente de Tigre.
Massa y De la Sota serán los únicos que harán uso de la palabra en el acto público que coronará la jornada de debate. En realidad, ambos pre candidatos habían planeado una serie de debates, uno en Buenos Aires y otros tres en diferentes regiones del país, que comenzarían el miércoles próximo; en las últimas horas habrían decidido postergar este plan. Esta definición también fue interpretada como una acción destinada a ganar tiempo en función de las complicaciones en el armado del tigrense.
El Frente Renovador no logró detener la sangría que viene sufriendo hace algunos meses. El masivo acto realizado en la cancha de Vélez no tuvo el efecto buscado por los estrategas massistas ya que pocos días después el intendente de Almirante Brown y pre candidato a gobernador, Darío Giustozzi, anunció su retirada del frente junto con diputados y concejales que le son leales. Luego le siguieron otros barones del conurbano bonaerense como Jesus Cariglino de Malvinas Argentinas. Más recientemente, Humberto Zúccaro de Pilar y Raúl Othacehé de Merlo también decidieron abandonar el barco.
Como consecuencia de estas bajas, arreciaron los rumores de desgranamiento. Hasta el propio Francisco de Narváez, candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el massismo, tuvo que desmentir una fuerte versión de renuncia que circuló en la noche del miércoles.
Cada vez son más numerosas las voces que señalan la conveniencia de que el líder del Frente Renovador decline sus aspiraciones nacionales y se dispute la gobernación de Buenos Aires. Según estos analistas, es la única movida que garantizaría revitalizar la tropa y frenar el drenaje. Esta estrategia abre el interrogante sobre la candidatura presidencial de Unidos por una Nueva Argentina (UNA), nombre de la alianza que integra con De la Sota.
Por ahora, y más allá de los propósitos declarados formalmente, el encuentro de mañana persigue demostrar solidez. Para esto, Sergio Massa requiere de la presencia del gobernador de Córdoba, su principal aliado nacional. La consecuencia lógica es una subida en las acciones de De la Sota quien avanza en su propósito de aparecer como un candidato competitivo y no meramente un partenaire.
El cordobés, sin perder los buenos modales y preservando la unidad de UNA, aprovecha esta situación. En un reportaje realizado por el diario La Nación negó cualquier posibilidad de convertirse en compañero de fórmula de Massa. “Pienso ganarle a Sergio, así que mal me puede haber hecho llegar esa propuesta. Hemos armado un espacio de disputa positiva. Nos vamos a disputar los votos positivamente, sin agredirnos, sin peleas” dijo el gobernador ante una consulta en sobre la posibilidad de conformar una fórmula única.
De la Sota sabe que debe fortalecer su instalación nacional para transformarse en una opción presidencial viable si se diera la hipótesis de una abdicación de Massa. En función de eso profundizó su enfrentamiento con el kirchnerismo (y con Daniel Scioli) al mismo tiempo que cuestionó fuerte a Mauricio Macri. “No estamos con el kirchnerismo de Scioli y sus amigos, pero tampoco estamos con la vuelta a los noventa, que es la vieja política maquillada que plantea Macri, con falta de sensibilidad y con ajuste. No lo van a decir en campaña porque supongo que [Jaime] Durán Barba le dirá que no hable de eso. Los errores de [Axel] Kicillof no sirven para resolver los problemas de hoy, y menos los de mañana. Scioli dice que sería su ministro de Economía. Pero los errores de los noventa tampoco sirvieron” dijo el gobernador taxativamente al diario La Nación.
La táctica delasotista requiere de mucha sutileza. Aprovechar los cimbronazos en el massismo sin deteriorar la alianza lo obliga a moverse con pies de plomo. Si De la Sota consiguiera convertirse en postulante único de la coalición UNA necesita un Sergio Massa lo suficientemente fuerte para pelear el populoso distrito de la provincia de Buenos Aires. Por esto es que debe ocupar los espacios que va cediendo el tigrense sin dañarlo.
Por otro lado, las elecciones a gobernador Córdoba son un escalón fundamental en la carrera de De la Sota. Un triunfo claro de Juan Schiaretti le brindaría un impulso importante a su candidatura presidencial. Sus operadores comentan que, si se consigue una buena diferencia, pondrán el pie en el acelerador en dirección a la Rosada.