¿Último? intento de Tamarit para ganar elección estudiantil

DPP_0004Así como en dos semanas los estudiantes de la UNC tendrán oportunidad de elegir a sus representantes gremiales e institucionales, Francisco Tamarit intentaría una vez más que su agrupación (La Bisagra) obtenga una victoria universitaria.
A diferencia del control que Tamarit supo construir en los gremios docente y no docente, el movimiento estudiantil resistió los reiterados embates del Rectorado, fallando en imponer a La Bisagra como primera fuerza tanto en elecciones directas como indirectas.
En el último año de su mandato, el Rector reeditaría la entente kirchnerista-pejotista con la que, desde su asunción en 2013, intenta copar los espacios del movimiento estudiantil, según surge de las listas presentadas ayer en la UNC para los Consejos Directivos y Superior.
Esta alianza, con algunas bajas en relación a años anteriores, buscará superar en cantidad de votos a los reformistas de Franja Morada, que llegan con un esquema reforzado, y al Frente 20 de Diciembre, que logró sumar nuevos integrantes gracias al trabajo realizado en temas ambientales.

Franja Morada, con esquema consolidado
La agrupación radical, que detenta la mayoría estudiantil tanto en la Federación Universitaria de Córdoba como en el Consejo Superior, intentará revalidar su título con un esquema de alianzas reducido a dos agrupaciones.
Además de su ya tradicional aliado CEU, de Ciencias Exactas, los morados sumaron en esta oportunidad a la agrupación independiente Trejo, surgida en la Facultad de Derecho.

La Bisagra, entre el espíritu progre y los votos peronistas
Con las ayuda de las artes de negociación del Rectorado, la agrupación La Bisagra vuelve a confluir con una amplia gama de aliados sin más línea de coherencia que la ambición de intentar ganar la elección estudiantil a como dé lugar.
Estas agrupaciones se extienden desde el ultraoficialismo kirchnerista de Unidos y Organizados, hasta grupos adictos a decanatos identificados con el PJ cordobés, como el caso de REM de Ciencias Médicas y el JPO de Odontología.
Sin embargo, en comparación con años anteriores, su cantidad de aliados se ha reducido por filtraciones hacia otros espacios (Franja Morada, UEU). Esto, sumado al hecho de que el año pasado La Bisagra obtuvo cifras “pico” en varias facultades, podría condenar a la agrupación oficialista a repetir en el segundo puesto.

Frente 20 de Diciembre, con impulso ambiental
Los “independientes”, como se autodenominan las agrupaciones de izquierda que componen este espacio, tuvieron un agitado período a causa de las batallas que libraron en temáticas ambientales. El año pasado habían enfocado sus cañones en la Facultad de Ciencias Agropecuarias, reclamando la derogación entre la misma y la empresa de agroquímicos Monsanto; este año, sus miras se redirigieron hacia Ciencias Médicas, a causa de la desestimación de un estudio sobre el efecto que los agroquímicos en la salud humana.
Las duras posturas mantenidas, que incluyeron desde la toma del Consejo Superior hasta la suspensión de una conferencia de divulgación científica, le permitieron diferenciarse de La Bisagra e intentar reforzar un pretendido rol opositor a Tamarit, a pesar de que casi todos sus miembros lo votaron como rector.
En esta oportunidad, se suma el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) al esquema en el que ya venían participando Sudestada, América Libre y Cauce. El carisma ambiental que el MST ha tomado con la postulación de la referente Sofía Gatica a la vicegobernación cordobesa habría generado los lazos suficientes para concretar la alianza.
Estas no serían buenas noticias para el Rectorado, que pretendería frenar las discusiones ambientales para generar un mejor clima institucional de cara a la renovación de autoridades universitarias. Por el contrario, los miembros del 20 de Diciembre buscarían robustecer el perfil combativo de su militancia, intentando acumular electorado de izquierda descontento con La Bisagra.



Socialistas y Libres del Sur, finalmente separados
A pesar de las confirmaciones que ambas agrupaciones habrían filtrado la semana pasada, el Movimiento Nacional Reformista y Movimiento Sur finalmente se presentaron en dos listas separadas.
Si bien la potencial alianza generaba expectativa por el volumen electoral de los frustrados socios, referentes universitarios calificaron de dificultoso que alguno de ellos logre colocar un miembro en el Consejo Superior.

Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) y Unión de Estudiantes Universitarios (UEU)
La oferta electoral se completa con el FIT, que buscaría combinar su campaña territorial provincial y nacional con la realización de actividades en la Universidad para lograr una sinergia de esfuerzos entre ambas campañas, y la UEU, que intentará alzarse como la única opción no partidaria de los comicios estudiantiles.