Diáspora juecista: renunció Montero a presidencia del bloque

0 ilustra frente civico derritiendose“La alternativa al bipartidismo sigue vigente”, dijo ayer Liliana Montero a Alfil, poco después de anunciar su renuncia a la presidencia del bloque de legisladores del Frente Cívico.
Ahora, la presidencia del bloque del Frente Cívico podría quedaría en manos de Fernanda Leiva, María Miranda o, según algunas versiones, Ricardo Fonseca. Si es una de las dos mujeres, por primera vez en la historia del aluvión de la “nueva política”, iniciada en 2003, un juecista puro sería el titular de la bancada legislativa provincial.
Con su alusión al “bipartidismo”, Montero parece querer disputarle al propio Luis Juez la bandera que dio origen al Partido Nuevo (luego Frente Cívico): la de crear una alternativa al peronismo y al radicalismo cordobés.
Montero es candidata a legisladora por Córdoba Podemos, la alianza que lleva como candidato a gobernador al peronista Eduardo Accastello, alineado al kirchnerismo, por lo que ya era extraña e incómoda su continuidad al frente del bloque del Frente Cívico, partido que cerró una alianza electoral con la UCR y el PRO.
Además de Montero, renunció el vicepresidente del bloque, Santiago Clavijo, otro que marchó hacia el kirchnerismo.
En la nota de elevación de su renuncia al resto de los legisladores del bloque, Montero y Clavijo aseguraron que el motivo para dar un paso al costado es “facilitar la designación de nuevas autoridades que puedan actuar en sintonía con la decisión tomada por dirigentes de este Frente Cívico y Social de participar en estas elecciones provinciales apoyando la fórmula de Juntos por Córdoba Aguad-Baldassi”.
“Motiva esta decisión la situación de tensión vivida en las últimas sesiones de esta Legislatura, en donde estas diferencias quedaron reflejadas con toda claridad, y entender que no están dadas las condiciones para continuar conduciendo este bloque como lo hemos venido haciendo hasta el presente”, explicaron.
La relación en el bloque, entre los ejes Montero-Clavijo y Leiva-Miranda se volvió muy tensa cuando los primeros pasaron al accastellismo. En una de las últimas sesiones, las juecistas acusaron a la presidente del bloque de irse cuando se pondría en discusión la cuestión Nación-Provincia, y evitarse así una situación incómoda para ella.
Pese a la contundencia del texto de renuncia, que la propia Montero aseguró que encierra una decisión “indeclinable”, ayer la candidata a legisladora de Córdoba Podemos ejerció la conducción del bloque durante la sesión. Montero acordó con sus ex subordinados que seguirá hasta la próxima semana, en razón de que no hubo acuerdo para elegir al futuro (probablemente futura) presidente.
No hay muchas opciones. La jugada lógica es que Fernanda Leiva sea la presidente, pero nos e descartan otras opciones.
El bloque (aunque esta palabra sugiere una consolidación que en el caso del juecismo no es tal) tiene diez integrantes. Pero cuatro de ellos (además de Montero, Clavijo, Graciela Sánchez y Nancy Lizzul) se mudaron a Córdoba Podemos, otra (Alejandra Del Boca) al Frente Progresista, y Ricardo Fonseca anunció que se quedó sin pilas y que dejará la política al concluir su mandato.
Quedan, entonces, disponibles Leiva, María Miranda, Julio Agosti y Carlos Roffé. Ellas son juecistas puras y ellos, ex radicales que serán candidatos a intendentes en sus pueblos, condición que los eliminaría de la “carrera presidencial”. De todos modos, los cuatro no se pusieron de acuerdo y por eso la renunciante seguirá interina.