Acto en Córdoba, con tono institucional

P06-1Los festejos por el Día de la Patria en Córdoba tuvieron un perfil marcadamente menos politizado que en Nación. En general, el gobernador José Manuel De la Sota y el intendente Ramón Mestre se sumaron a la conmemoración de un modo más bien institucional.
El acto principal comenzó a la mañana con el izamiento de los pabellones nacional y provincial en la explanada del Centro Cívico, en el monumento al Brigadier Juan Bautista Bustos.
A posteriori el gobernador realizó la revisión de tropa, luego de lo cual se dio inicio al desfile, que comenzó cerca de las 10 con unas 20 colectividades y agrupaciones extranjeras, entre las que se encontraban las representaciones de Árabe Musulmana, Grecia, España, Armenia, Haití, Irak. Israel, Italia, Japón, Polonia y San Marino, entre otras.
Según cálculos oficiales, más de 30 mil personas disfrutaron del desfile, del que participaron aviones de la Fuerza Aérea Argentina, helicópteros tácticos, la Banda del Ejército y de la Policía de la Provincia de Córdoba, Veteranos de Malvinas, Agrupaciones y Colegios Militares, Bomberos, fuerzas militares y de seguridad, asociaciones gauchas y autos antiguos.
En el palco oficial estuvieron presentes funcionarios del gabinete provincial, autoridades municipales y del Poder Judicial, representantes de las Fuerzas Armadas y miembros de la Iglesia.
Discurso
En su discurso, De la Sota evitó las dualidades y dio más bien un mensaje pacificador. “Feliz día para todos los cordobeses y para todos los argentinos. Es un día donde la unidad nacional está siempre presente, y creo que es realmente lo que necesitamos y anhelamos todos. Vivir en paz, compartiendo en las diferencias y en la plularidad, una convivencia a la cual la patria nos llama. Es un día muy importante para todos”, comenzó.
Asimismo, evitó dar una opinión sobre el panorama electoral: “No creo que hoy sea un día para hablar de política, hoy es un día patrio donde podemos hacer una manifestación relativa a eso; pero les ruego me excusen de dar opiniones particulares”.
Esto se contrapuso a lo sucedido en Plaza de Mayo, donde la presidente Cristina Fernández emitió un encendido discurso militante para la platea del Frente para la Victoria, que había llenado el histórico sitio.