Secesión de UCR de Tercero Arriba: no apoyará a Aguad

p06-22El cierre de listas para legisladores provinciales no aplacó los conflictos en la alianza UCR-PRO-FC. Por el contrario, la designación de los candidatos parece haber visibilizado lo que antes del vencimiento del plazo legal era conocido solo por los operadores partidarios.
En el día de ayer, el comité radical del departamento Tercero Arriba hizo conocer un duro comunicado en el que anuncia que no hará campaña por la fórmula que integran Oscar Aguad y Héctor “Coneja” Baldassi. Por otro lado, aclaró que se limitará a apoyar a los postulantes radicales a las intendencias de esa jurisdicción.
El desencadenante de la situacion fue la nominación de Daniel Lubatti como candidato a legislador departamental por la Triple Alianza. El radicalismo rechaza esta postulación e invoca su “autonomía” de toma de decisiones.
Lubatti es ex intendente de la localidad de Oliva, cargo al que llegó por la vieja UCD. Hoy revista en el macrismo y está apoyado por el actual titular de ese municipio, el juecista Oscar Tamis. En las negociaciones provinciales entre las fuerzas que integran Juntos por Córdoba, el candidato departamental quedó en manos del PRO.
Para condimentar todavía más esta suerte de comedia de enredos, los radicales recuerdan que el propio Tamis fue un feroz opositor a Lubatti durante su mandato como intendente. Las vueltas de la política hoy los convirtieron en socios que intercambian apoyos para sus respectivas aspiraciones.
En paralelo, la UCR local había definido, y elevado al comité central de la provincia, su propio binomio de candidatos al mismo cargo compuesta por Adrián Scoppa como titular y Gricelda Peralta como suplente. Para mayor complicación el presidente del comité departamental es el propio Scoppa, quien reunió a los representantes en la ciudad de Almafuerte y decidió esta suerte de secesión partidaria.
En la declaración, el radicalismo local impugnó fuertemente la estrategia de la dirigencia provincial. “es inusitado para la tradición federal del radicalismo cordobés que los órganos partidarios, sus dirigentes y militantes se encuentren hoy subordinados a las decisiones que se toman en una coqueta oficina de Buenos Aires y al coqueto morador de esa oficina, como penoso es el peregrinar de dirigentes con pretensiones hacia ese curioso nuevo santuario de la política cordobesa para ser bendecidos (o no)”, dice textualmente el documento conocido en el día de ayer.
Los disidentes agregaron que “es de enorme preocupación para este Comité Departamental que se constituyan alianzas electorales que no estipulen mecanismos democráticos de selección de candidatos, lo que vulnera la tan elogiada democracia interna del radicalismo y la subordina a procedimientos ajenos a su historia misma” y dan cuenta de una estado de ánimo que excedería la disputa local al denunciar que el partido se encuentra en “un estado deliberativo y de descontento que poco favorece a las chances de cualquier alternativa electoral que se integre”.
La causa profunda de la crisis tiene epicentro en la ciudad de Rio Tercero, principal ciudad del departamento, donde el PRO y el Frente Cívico apoyan a Juan Pablo Peirone quien es el principal opositor al actual intendente Alberto Martino. El oficialismo radical riotercerense consideró una provocación la postulación legislativa de un representante de los partidos con los que disputa encarnizadamente a nivel municipal.
Si colmo de males, en las PASO de la ciudad de Río Tercero Martino se enfrenta con el ex intendente radical Luis Brower de Koning, cuya hija acompaña a Lubatti como suplente en la boleta departamental. Incluso Brower había coqueteado con Peirone sugiriendo la posibilidad de una coalición local. Esta inusitada mezcla de elementos produjo la esperable combustión política.
El comunicado es especialmente duro con la conducción provincial. En particular, dedica un párrafo completo a criticar el acuerdo con Luis Juez: “Agravia a la dignidad de las bases del radicalismo que quien se encargó de difamar, insultar y despreciar a la UCR de todas las maneras posibles, se haya erigido hoy en el jefe de campaña de la alianza que la dirigencia partidaria decidió integrar y haya sido señalado por el actual candidato a gobernador como su sucesor, de manera inconsulta e instituyéndose a sí mismo en gran elector del futuro”
Finalmente, justifica su auto exclusión de la campaña provincial usando los argumentos de los dirigentes aliancistas. “Se ha argumentado que la UCR no presenta candidatos en esta elección provincial, sino que lo hace la alianza, lo que impide que el Radicalismo del Departamento Tercero Arriba pueda hacerlo en cumplimiento de sus decisiones, quedando de este modo excluido del proceso electoral por disposiciones que le son ajenas” sostiene, irónicamente, el texto firmado por las autoridades departamentales.
La preocupación en la dirigencia radical crece con el paso de los días. Según fuentes del partido centenario, el conflicto en el departamento Tercero Arriba es solo uno de los múltiples conflictos que la conformación de la Triple Alianza generó en el interior provincial. Los esfuerzos de los armadores partidarios se concentrarán en estos días en ejercer un control de daños para no poner en riesgo la campaña.