Súper clásico en riesgo

boca riverLa resurrección del vilipendiado clásico entre Boca Juniors y River Plate, después de la lamentable y bochornosa definición en los escritorios por Copa Libertadores, se podrá dar en Córdoba, el 9 de Julio, cuando el Mario Kempes sea testigo de una nueva edición del derby argentino más importante por tradición y excelencia, de acuerdo a lo firmado por una importante entidad bancaria. Sin embargo, la amenaza de un paro nacional, el clima político controversial, sumado a la incipiente enemistad entre los protagonistas de ambos equipos, dejan como saldo una gran cantidad de condimentos para analizar.
Y no podía faltar entre los ingredientes reconciliadores, la propuesta de un “tercer tiempo” entre ambos equipos, una vez finalizado el partido, a modo conciliador. Como lo hacen en el rugby, De La Sota propone una sobremesa para olvidar pecados. Claro está que de fondo está montado un lanzamiento proselitista de altas escalas.
A nivel nacional, claro está, con la inminente salida de la contienda electoral de Sergio Massa, la posibilidad de ocupar esa vacante a modo de estrategia es la máxima seducción del gobernador. Y qué mejor espectáculo para ese show que un Boca-River, después del tremendo duelo que llevaron a cabo en la cancha y en las tribunas ambos por Copa Libertadores. Solo que el “gallego” espero que en este caso, no aparezca ningún gas pimienta que le arruine la ceremonia.
Leonardo Bigi, director de la fundación “Pueblo Rugby”, que nuclea a los chicos de Villa El Libertador, fue uno de los impulsores de instaurar el fraternal “tercer tiempo” en el fútbol, en la Liga Cordobesa de Fútbol. No tuvo tanta suerte. Sin embargo, De La Sota tuvo éxito en su primera intención de “encuentro pos partido y vestuario” con la iniciativa de Bigi, claro está. En julio de 2013, Belgrano y Talleres se enfrentaron en el “Clásico de la amistad”, con triunfo albiazul 1-0 con gol de Gonzalo Klusener, y con ágape posterior, en la sala donde realizan movimientos precompetitivos algunos equipos, que supo ser cancha de básquet. “Somos adversarios, no enemigos”, rezaban las banderas con las que ambos equipos posaron en las fotos que ilustró la tapa de todos los diarios al día siguiente.

Clásico con Farías (Calleri, en espera)
Es que no hay que recordar que el presidente de Belgrano, Armando Pérez, siempre fue reacio a enfrentar a los primos de barrio Jardín de manera amistosa. El temor a una derrota siempre fue un riesgo por tratarse de un clásico. No obstante, desde 2012 existieron tres clásicos ya, con Emeterio Farías como titular de la Agencia Córdoba Deportes. Este River-Boca de junio representaba el primer logro en la gestión de Agustín Calleri al frente de la cartera deportiva provincial. Enero vivió fútbol por televisión y no en el Mario Kempes, situación que le valió muchas críticas al ex tenista y al bendecido por Adriana Nazario, la primera dama de Córdoba. Para colmo, Hugo Moyano y la CGT anunció para el 9 de junio, y desde el “Xeneize” ahora ponen en duda la realización del encuentro. Su DT, Rodolfo Arruabarrena, salió a declarar que esperaba “más valores” por parte de los jugadores de River, que se negaron a jugar (con razones evidentes: cuatro jugadores afectados con quemaduras por emanaciones con gas pimienta). “Los partidos se definen en la cancha, no en el escritorio”, refrendó el “Vasco”. ¿Clásico de la paz? ¿Después de que los jugadores de Boca se formaran para continuar el segundo tiempo al mismo momento que sus colegas “Millonarios” se refregaban los ojos por el ardor, y sufrieran mareos tras la agresión?
Tampoco ayudó la foto en twitter del plantel de River, ni la declaración del delantero Daniel Osvaldo, donde acusa en la misma red de “mafiosos” a “cinco gordos de traje de la CONMEBOL”.
Contra todos esos escollos tendrá que luchar De La Sota para garantizar el clásico en Córdoba, en lo que podría ser su plataforma de lanzamiento.
Todo el circo está armado igual. Con militantes, con slogan y cantos de sirenas, y con un lleno casi total del Mario Kempes, ya que la organización anunció que solo plateas (populares agotadas a 250 pesos por boleto). Solo quedan lugares en la tribuna “Gasparini” y “Ardiles”, a 500 pesos.

Pago adelantado
Guillermo Toffoni, director de la mepresa World Eleven que organiza el clásico (también a cargo de los partidos y las transmisiones de la Selección Argentina) confirmó que tanto Boca como River cobraron por adelantado el cachet para jugar el 9 de junio en Córdoba (sponsoriza Banco Francés).