Schiaretti pesca en mar de extrapartidarios: ahora UCR

IMG-20150520-WA0061Las cristalización de la listas dejó varios heridos. Mientras la Justicia Electoral afina el lápiz para ver que todos los requisitos de los aspirantes –tanto a cargos ejecutivos como legislativos- estén en regla, los despechados comienzan a buscar nuevos horizontes.
Haciendo eco de esta situación de orfandad, Juan Schiaretti, sacó provecho de este escenario. Ayer, el candidato oficialista mantuvo mitin con un grupo de dirigentes territoriales radicales, que se comprometieron a darle su apoyo. Acompañado de su esposa, el candidato oficialista posó junto a autoridades partidarias (ver lista).
En su discurso, el diputado resaltó la figura del expresidente Raúl Alfonsín y las gestiones municipales de Ramón Bautista Mestre y Rubén Américo Martí.

Causas
El acompañamiento posiblemente exceda el proceso de conformación de la boletas. Es cierto que los lugares expectables – y también los testimoniales- se agotaron rápidamente con emergencia de la Triple Alianza. La exclusión fue la consecuencia. Pero no se trata, claramente, del único motivo.
Es entendible también que este puñado de radicales se viera frustrado desde la génesis misma de la entente en la que conviven –armónicamente- UCR, PRO y UCR. En conclusión, este corrimiento a la derecha de la línea histórica de lo que pregona el radicalismo, es otro factor atendible para comprender este alineamiento.

Antecedentes
No obstante no se trata de la primera incursión de Unión por Córdoba sobre territorio enemigo. Ya pescó anteriormente sobre el mar de extrapartidarios. Schiaretti viene sacando frutos sus operativos en la Capital, producto del déficit atencional de los referentes de dichos espacios.
Apenas días después de lanzar su candidatura para la Gobernación, el exmandatario logró el respaldo de un importante batallón de, ahora, exdirigentes juecistas. El giro de 180 grado que desplegó su líder político, Luis Juez, como si fuera un eximio acróbata fue poco digerible.
La rúbrica de la sociedad con el PRO, sin previa consulta a las bases y bajo resignadas condiciones, provocó la diáspora de dirigentes. Varios de ellos se reunieron –casi inmediatamente- con Schiaretti en el Hotel del ACA para demostrarle su apoyo.
Entre los que encabezaron esa movida se cuentan a: Daniel Falfán, Daniel Rey, Sergio Torres, Marcelo Paolin y Mario Baldomero. Todos hombres pertenecientes a la primera camada de juecistas. La diáspora en el FC se completó con los integrantes del bloque legislativo que encontraron asilo bajo el paraguas de Eduardo Accastello.
Pero amén de esta reubicación del componente PJ. Schiaretti sumó en el territorio más que hostil para el oficialismo provincial. ¿Cuál es ese terreno? Lógicamente, el kirchnerismo.
Aunque parezca curioso – y ciertamente lo es-, el candidato de UPC logró sumar el apoyo de las voluntades de los trabajadores ferroviarios de la Estación Belgrano. Un enclave que responde al ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo.
Penetrar sobre el bastión cordobés de precandidato presidencial más identificado con el kirchnerismo emocional es toda una empresa. Más aún si se hace a cara descubierta.

Dirigentes UCR con Schiaretti

1- Miguel Toledo, secretario de mayores, seccional 5.
2- Carlos Oviedo, secretario de mayores, seccional 5.
3- Carlos Castañares, secretario del sub circuito 13 J.
4. Roque López, secretario del sub circuito 13 A.
5. Mónica Alanís: ex congresal partidaria.
6. Marcelo Acosta, ex secretario de mayores, seccional 7.
7. Alejandro Fabián Luna, ex secretario de mayores, seccional 13.
8. Oscar Alberto Sáez, presidente del movimiento cívico radical