UOM cerró paritaria y moderó escalada gremial; Bancarios mantienen paro

Los gremios de empleados de comercio, metalúrgicos, trabajadores de la construcción y estatales nacionales firmaron anoche en el Ministerio de Trabajo de la Nación los acuerdos salariales con las cámaras empresarias. De esta manera quedó sin efecto el paro de 36 horas convocado a partir de este jueves por la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), lo que marca un giro en las negociaciones que estuvieron empantanadas hasta ayer.
Los dirigentes de la UOM no estaban dispuestos a aceptar una suba salarial inferior al 28%, además de reclamar la garantía de un piso salarial de 8.500 pesos para los operarios del sector. La resistencia del secretario general, Antonio Caló, suponía a la vez una dificultad importante para los planes de la Casa Rosada de evitar que la referencia salarial de este año superen los 27 puntos.
Al cierre de esta edición no se conocían las precisiones de los convenios. Los números gruesos indicaban un aumento salarial entre el 27 y 30 por ciento, dependiendo de cada actividad. El acuerdo descomprime la escalada gremial a la que veía sujeto el Gobierno, luego de que el anuncio del paro de la liga de gremios transportistas recibiera múltiples apoyos sindicales.

Paro bancario
Mientras tanto, La Asociación Bancario ratificó el paro para la semana próxima. El titular de la entidad sindical, Sergio Palazzo, convocó a sus afiliados a una huelga general en todo el país para el 26 y 27 de mayo. “La profundización del plan de lucha comenzará mañana con varias horas de asambleas en todos los bancos, marchas por la city porteña y seguirá con el paro la semana próxima”, explicó el dirigente.
El gremio ya había llevado a cabo una huelga y asambleas la semana pasada a causa de que pretende un aumento superior al 30% y una compensación por el descuento del impuesto a las Ganancias. “Los resultados del encuentro fueron pésimos. Las cámaras provocaron otra vez a los trabajadores al asistir a la cartera de Trabajo sin propuestas. Solo Abappra ofreció un ridículo 24 por ciento de mejora salarial, pero no contemplaba de modo alguno las sumas fijas, por lo que fue absolutamente rechazada”, afirmó el titular del gremio.
“No existe voluntad patronal de negociar. La actividad financiera obtuvo siderales ganancias en 2014. Los empresarios embolsaron el 56 por ciento de utilidades. Frente a eso, se niegan a reconocer el proceso inflacionario y cómo afecta el salario ganancias. Es intolerable la provocación luego de más de 140 días”, manifestaron desde el sindicato.
Las medidas de fuerza continuarán la semana próxima con una huelga general nacional de 48 horas, por lo que teniendo en cuenta el feriado del lunes 25 no habrá bancos tres días.

Paro de transporte
Con el eje central puesto sobre el Impuesto a las Ganancias pero también por la demora en la resolución de la discusión paritaria, la CATT junto con la CTA que conduce Pablo Micheli, los gremios nucleados en la CGT de Hugo Moyano, la CGT Azul y Blanca que conduce el gastronómico Luis Barrionuevo y distintas agrupaciones de izquierda, impulsan un paro nacional por 36 horas con movilización a la Plaza de Mayo, los días “9 y 10” de junio. Por su parte, el jefe de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, sostuvo que su intención es que el paro nacional del sindicalismo opositor se realice el 10 de junio, con “movilización”, mientras que su par de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, destacó que “lo importante” es la “coincidencia” en realizar la protesta, porque la fecha puede “acomodarse”.
La confirmación sobre la medida de fuerza fue comunicada luego de un encuentro entre Sergio Massa, Roberto Lavagna y otros dirigentes del Frente Renovador con la cúpula directiva de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).