Accastello retoma transversalidad modelo Néstor y pelea segundo lugar

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

11074261_10153259756948788_6001943594636122029_nCuando llegó a la Casa Rosada en el 2003, la base de sustentabilidad de poder del expresidente Néstor Kirchner distaba mucho de 54 % de los votos que consiguió Cristina Fernández en 2011. Consciente de esta carencia, trazó una ingeniería de poder propia en donde conjugó apoyos tan disímiles que hilvanaban el peronismo de izquierda, el gremialismo e incluso sectores del radicalismo.
Eduardo Accastello parece haber emulado el modelo Néstor de aquella transversalidad: la cristalización de aquella concordia K lograda a mediados de abril en el club Hindú. Con visado de la Casa Rosada, la alianza Córdoba Podemos oficializó la lista de candidatos que acompañará al intendente de Villa María . En ella conviven dirigentes de todos los colores políticos, inclusive del ambiente artístico.
La incorporación de Cacho Buenaventura aún no es cuantificable de manera exacta. En todo caso, lo es el golpe de efecto: el humorista amplía el rango de visibilidad del villamariense.
Los últimos sondeos son auspiciosos para la fórmula de Córdoba Podemos. Los guarismos vaticinan que superará la barrera de los 20 puntos, llegando incluso a menos de 3 dígitos de la Triple Alianza. En definitiva, un empate técnico.
La alianza UCR-FC-PRO mira con preocupación esta situación. Mientras que el PJ sabe que no puede descuidar ningún aspecto de su campaña.

Lista pankirchnerista
La integración de la lista refleja el carácter multisectorial de la transversalidad. Incluye al pankirchnerismo en pleno. Aunque descuida un flanco sustancial del que siempre se ocupó Néstor: la ascendencia sobre el territorio y la capacidad de traducirla en votos.
Sacando del análisis el departamento General San Martín, bastión central y originario del accastellismo, en el resto de la provincia Podemos Córdoba enfrenta un límite: la ausencia de caudillos de peso territorial en los primeros lugares de la boleta. El énfasis está puesto en la fórmula central más que en el resto de las lista.

Génesis de candidatos
Tal como se especulaba, el secretario de DD.HH. de la Nación Martín Fresneda es el primer candidato a legislador por Córdoba Podemos. Ubicando en el ala progresista del kirchnerismo, el exabogado de HIJOS arribará con seguridad a la Unicameral, su primer puesto electivo en la Provincia. De allí posiblemente busque hacer pié en la ciudad.
El kirchnerismo se vio beneficiado con la diáspora juecista. Liliana Montero recibió carta de ciudadanía accastellista con privilegio en función de su labor parlamentaria: el segundo lugar en la nómina de legisladores por distrito único. El resto de los exiliados de FC, Marta Juárez y Nancy Lizzul no tuvo la misma suerte: puestos 14 y 16. Santiago Clavijo ni siquiera obtuvo este asilo nominal.
El gremialismo K de peso tiene un lugar más que expectable: Franco Saillén, hijo del titular del Surrbac, ocupa el tercer puesto. Un reconocimiento a la demostración de fuerza que realizó el gremio el Día del Trabajador. Las expectativas de la línea de corte lo señalan ocupando una banca en la Legislatura a partir del 10 de diciembre.
Carmen Nebreda es la siguiente en la lista. La incorporación del sindicalismo moderado es una decisión curiosa. La exsecretaria general de la UEPC ya no cuenta con la ascendencia que gozaba tiempo atrás, cuando era titular del gremio o fue electa diputada nacional.
El quinto puesto es la para Eduardo Salvi, un hombre del departamento de Accastello. Con alguna resistencia por parte de la ortodoxia. Su inclusión en este lugar tan accesible tiene una explicación. Por ese distrito competirá la esposa del candidato a gobernador, Nora Bedano. Comparte con Héctor Muñoz, noveno en la lista y también compañero de bancada en la Legislatura, su fe de peronista clásico.
La primera tribu K en alcanzar un lugar considerable es el Movimiento Evita. Una de las primeras en oficializar su respaldo a Accastello. Reconocimiento: la séptima ubicación. Ricardo Visanni fue el beneficiado del acuerdo nacional que gestionan mano a mano los dos “Chinos”: Fernando Navarro y Carlos Zaninni. En el puesto seis aparece Catalina Chiappello y en el octavo Magdalena Genesio de Stabio.
También conviven en la lista dos opuestos en los puestos 10 y 11 de la boleta. Por un lado Malvina Tosco, la resultante del acuerdo a nivel nacional del FPV con el radical Leopoldo Moreau; y por el otro Edgar Müller, el ex alfil de los hermanos Rodríguez Saá en el sur provincial.
En la lista siguen los nombres de todos los espacios: Marcos Ibáñez por el sector universitario (ver página 7) y Solana López del Partido Comunista, entre otros.



Traumas y egos
Llama la atención la falta de incorporación sustancial de intendentes en los primeros puestos de la nómina. El Foro K es un brazo importante para la ingeniería de campaña en el interior, donde Unión Por Córdoba siempre obtiene sus mejores performances. De todas formas, el foco de los jefes comunales esta puesto en retener sus ciudades.
El número áureo que manejan los operadores accastellistas para ingresar a la Legislatura es el 10. Como sucede siempre que los lugares son acotados y los egos muchos, el cierre dejó heridos. En los próximos días decantarán esos traumas. La listas de senadores y diputados nacionales – principalmente está última- servirán para sanar esas heridas. Lo mismo ocurre con la nómina de concejales que secundará a quien sea el candidato a intendente K por la Capital.