Asume hoy Aguirre en la Gremial San Martín

silvia aguirreSilvia Aguirre y Nicolás Franchi asumirán hoy a las 11 la conducción del gremio no docente (Gremial San Martín), en un acto a realizarse en el Pabellón Argentina de la UNC, del que participará el encargado de comandar el proceso de normalización del sindicato, el interventor nacional Alberto Geraiges. Los comicios normalizadores se sustanciaron el 23 de abril, imponiéndose la alianza vallejismo-MUN que fue la única lista que presentó candidatos pero que, como compensación, logró una asistencia masiva al cuarto oscuro, al participar el 82% de los afiliados.
Fue el enésimo triunfo de la referida alianza que, pese a los avatares que debió sufrir Carlos Vallejos, volvió a demostrar la ascendencia de este caudillo gremial, vigente desde la reinstitucionalización del país, allá por 1983. Ganaron los dos comicios normalizadores pero también hicieron demostración de su vigencia en otras tenidas, como elecciones en las varias elecciones que hubo para la Caja Compensadora y de vocales para integrar el Consejo Directivo de la obra social de la UNC, la Daspu.
Hasta ahora, la recuperación del gremio no docente es muy probablemente el dato político más importante del año en la lánguida vida política de la UNC de estos tiempos. Por supuesto, esto determinará una presencia más vigorosa de la Gremial San Martín y el regreso a escena del político quizás más sagaz en la Universidad, Carlos Vallejos.
A los efectos prácticos, la Gremial San Martín hace ocho años que no tiene conducción normal. Luego del repliegue de Vallejos, en 2007, sobrevino la primera intervención de Geraiges y luego la fallida gestión de Esparza (electo en 2008) y la prolongada segunda incursión del mismo interventor. Por esto, hace ocho años que no tiene conducción normalizada. Tan sólo por el paso de tantos años, es descontable la acumulación de reclamos que tiene en agenda el gremio más chico de la UNC y también el de mayor capacidad de fuego.
Silvia Aguirre (Derecho) es una dirigente no docente de amplia trayectoria en la Gremial San Martín, con peso específico propio pero también realista y razonable: sabe quiénes son los dos principalísimos electores en los comicios de mañana y en la remake de este ensamble. Puede ubicársela, con poco margen de error, en las antípodas de Aldo Esparza, el fallido punto de encuentro de 2008, que tuvo que abandonar el gremio cuando su comisión directiva quedó acéfala y debió ser intervenida por el Ministerio de Trabajo de la Nación.
Un primerísimo reclamo será la efectivización de contratados, al margen de otros planteos de naturaleza propiamente gremial. Pero la prioridad política que marca la hora es la renovación del Consejo Directivo de la Daspu, en la segunda quincena de junio, donde el gremio tiene, ahora, posibilidades de marcar la cancha.
Otra tarea, más a mediano plazo pero no menos importante, es la necesidad que tiene la Gremial de salir a recuperar afiliados luego de la fuga en dirección de ATE que se produjo como consecuencia lógica de la larga intervención y el engendro que significó la administración de Sparza. Es una tarea ardua, lenta y que deberá ser acompañada con gestiones exitosas de la conducción en sus negociaciones con el Rectorado, que tendrán efectos de retroalimentación para la recaptura de desencantados.