Aguad criticó al gobierno por inundaciones en Sierras Chicas

p06-1Las inundaciones en las Sierras Chicas producidas por el temporal del 15 de febrero no iban a estar ausentes en la campaña electoral, cuando fueron uno de los hechos más traumáticos que experimentó la provincia este año, y por el cual la oposición culpó al gobierno de José Manuel de la Sota.
Mientras las consecuencias de las inundaciones estaban en carne viva para los pobladores de las ciudades de las Sierras Chicas, los dirigentes de la oposición trataron de ser cautelosos con las críticas, porque de otro modo corrían el riesgo de ser visto como oportunistas por los vecinos perjudicados.
Ya en la campaña, el tema no podía quedar al margen. Ayer, el candidato a gobernador de la alianza Juntos por Córdoba, Oscar Aguad, visitó Mendiolaza, ciudad que es administrada por otro radical, Daniel Salibi.
Aguad prometió a los vecinos que si gana las elecciones, en la primera semana de su gobierno presentará en la Legislatura un plan integral para evitar que fenómenos extraordinarios, como aquel temporal de febrero, provoque consecuencias terribles en vidas y en daños.
“Es importante conocer las causas de las tragedias para evitar que se vuelvan a repetir”, dijo.
“Hay fenómenos meteorológicos imprevisibles en el mundo entero que arrasan con las ciudades más pobres y también con las más desarrolladas”, aceptó. “Pero –advirtió- es importante entender que si uno toma medidas preventivas, invierte y escucha a los expertos en la materia, se evitan víctimas y daños”.
Durante la recorrida por la zona afectada por la tragedia, en diálogo con los periodistas de la zona, explicó: “Vamos a implementar un plan integral para evitar estas tragedias y disminuir fuertemente los daños y las víctimas que nos puedan provocar. No hay que inventar la pólvora; sólo escuchar y ejecutar los planes que diversos equipos técnicos especializados vienen sugiriendo y alertando”.
Para Aguad, hay responsabilidad de los gobiernos de Unión por Córdoba de los últimos dieciséis años por su política de descuido de la forestación.
“Estamos convencidos de que el cuidado de nuestro monte nativo tiene una alta incidencia en el ciclo del agua. Por eso, vamos a forestar 160 mil hectáreas en los próximos cuatro años, a razón de 40 mil hectáreas por año”, sostuvo.
“Córdoba –continuó- es la provincia con la mayor deforestación del país, ya que perdió 292 mil hectáreas de bosques en los últimos dieciséis años; sólo la sigue Santiago del Estero”, afirmó.
Aguad manifestó que de llegar al gobierno, “vamos a instrumentar un sistema eficiente y moderno de alarmas tempranas que anticipe lluvias y alerte crecidas en los ríos; con inversión en pluviómetros y radares”.
“Nuestra provincia –cuestionó- carece absolutamente de estos sistemas. De 700 pluviómetros que teníamos en la década del 80, Córdoba tiene ahora cerca de sólo 70”.
El candidato radical aseguró que “la Policía Ambiental va a ejecutar un férreo control de aquellas urbanizaciones que no respeten la línea de ribera. Eso es muy sencillo y barato de hacer con la tecnología disponible”.
Aguad también le apuntó al controvertido Impuesto al Fuego, que para la oposición es un tributo que no cumple la función que debería.
“Se incendiaron 767 mil hectáreas desde el 2004 pese a tener un impuesto que pagan los cordobeses para prevenir el fuego. Vamos a invertir los fondos que se requieren para prevenir estos desastres naturales que no sólo implican la pérdida de nuestro bosques sino que también favorece la ocurrencia de inundaciones”, añadió.
“Convertiremos en ley un plan de contingencia como se practica en Santa Fe para reaccionar de forma coordinada y eficiente entre todos los actores sociales e institucionales ante un desastre climático. En Córdoba nada de eso existe, no hay protocolos y la reacción ante la inminencia de las crecidas fue absolutamente desorganizada”, remarcó.
Aguad dijo también que “vamos a actualizar los mapas de riesgo de inundaciones como lo vienen sugiriendo los especialistas y vamos a ejecutar un plan integral de obras hídricas con la construcción de microembalses que cumplan el rol de abastecer de agua en periodos de sequía y prevenir crecidas e inundaciones”.