Elecciones municipales: Mestre despega de las PASO (espera repunte con obras)

Por Daniel Zen
[email protected]

0 1 ilustra la persistencia del tiempo con mestre2El intendente Ramón Mestre desistió de convocar las elecciones municipales el mismo día que las PASO nacionales. Por las conveniencias políticas que implicaba para el radicalismo, la hipótesis se venía barajando seriamente a pesar de las complicaciones administrativas que conllevaba. Pero cayó ayer, oficialmente, junto con los plazos legales para que ocurriera.
¿Cuáles fueron las causas del repliegue mestrista? Dos.
Una tiene que ver con que la gestión actual -que intentará la reelección- espera poder cerrar un plan de obras retrasado como para repuntar un poco en las encuestas porque hoy Olga Riutort ha sacado alguna ventaja, según aceptan todos los encuestadores y todas las fuerzas políticas en off the record.
La otra tendría que ver con la negativa de Mauricio Macri, quien no estaba seguro de sumar al radicalismo capitalino como resorte para crecer en las PASO. Hubo negociaciones el fin de semana. No cuajaron.
Al respecto de la primera causa por la cual la UCR termina descartando la posibilidad de convocar el 9 de agosto, basta replicar la híper sinceridad -enhorabuena- del secretario de Gobierno municipal, Javier Bee Sellares, que cuando le consultaron, rompió con todos parámetros recomendados por Nicolás Maquiavelo.
“Yo me inclino más por esta fecha (refiriéndose al 11 de octubre próximo en detrimento del 9 de agosto), porque en la ciudad se están haciendo un montón de obras que recién vamos a poder verlas finalizada para esa fecha. Los bypass por debajo de los puentes en Costanera, las repavimentaciones importantes que se están haciendo, estamos licitando la ampliación de Bajo Grande. Son obras que se van a ver en 60 o 90 días”, dijo el ex edil alfa del bloque radical cuando las cámaras de Canal 10 le apuntaban.
A confesión de partes relevo de pruebas. En el Palacio 6 de Julio se diagnostica que no están dadas las condiciones óptimas de imagen pública como para encarar los comicios con augurio auspicioso. Entonces, las moratorias con quitas de hasta el 80% de los intereses para morosos, los últimos empréstitos y los fondos específicos que podrán ser utilizados para fines diferentes a los proyectados (total se pueden devolver en el mismo periodo contable, o sea, el 31 de diciembre, cuando haya otro intendente o el mismo no tenga que revalidar legitimidad), servirán para intensificar obras que puedan inaugurarse en campaña. Es un dato objetivo que surge de la afirmación de Bee Sellares, sin juicio ni perjuicio sobre la utilidad y necesidad de las mismas.
Por supuesto que el argumento democrático acompaña siempre. “Las elecciones no serán el 9 de agosto, no irán conjuntamente con las PASO como muchísima gente había analizado (…). Se intenta que lo que se vota vaya en forma despegada de otros comicios a los efectos de que el vecino pueda votar realmente lo que va a querer para los próximos cuatro años”, concatenó el funcionario con más micrófono de la administración mestrista.
El jueves pasado quien estuvo a cargo del Ejecutivo municipal fue el viceintendente Marcelo Cossar. Y aunque en el segundo piso de la Municipalidad no quisieron dar los motivos del interinato, fuentes muy cercanas al jefe comunal afirmaron que éste se encontraba en Buenos Aires y que la discusión con el PRO sobre la fecha de las elecciones estaba abierta y candente.
Fue en ese momento que dirigentes locales del macrismo volvieron a aseverar lo que en el radicalismo se hablaba por lo bajo: que el precandidato presidencial Mauricio Macri sostenía -encuestas en mano – que adherido a Mestre, un escrutinio municipal el mismo día que las PASO podría aquí impactarle negativamente en términos de caudal electoral.
Por supuesto que el mestrismo veía la otra cara de la moneda y se ilusionaba con el beneficio que iría a proporcionar el hecho de juntar elecciones y pegar boleta con el PRO, teniendo en cuenta el aparentemente buen hándicap del expresidente de Boca Junios en esta capital. Eso explica la intentona de convencer a Macri que la UCR cordobesa no era un submarino a pedal.

Infructuosas tratativas.
Olga Riutort y Esteban Dómina, principales contendientes de Mestre, felices. El “plus Macri” que podía darle un aventón al intendente que quiere volver a ser, ya no cuenta. Salvo que en la previa de las presidenciales de octubre las caras del jefe de Gobierno porteño y de Mestre se vean juntas en los spots.