Tras bambalinas: las épocas de Accastello en Alumni

2015-05-10_ACCASTELLO_webAlumni de Villa María recuperó presencia en planos nacionales, mejor dicho, nunca estuvo tan cerca de las altas categorías de AFA, cuando allá por 2005 desde AFA estableció la creación de Torneo Argentino B con plazas fijas y múltiples invitaciones de clubes para participar. Fue a fines de 2006 cuando el “Fortinero” acarició la final y se animó a soñar con el ascenso a la B Nacional, después de penar varios años en el torneo local, regional y provincial. Cuenta la historia que algo tuvo que ver con en esa proeza Eduardo Accastello, intendente de Villa María y actual candidato a la gobernación de Córdoba por el “Frente para la Victoria”, con su injerencia y contactos para armar un plantel competitivo.
Hoy no tiene tanta influencia porque sus aspiraciones políticas ocupan prioridades, sin embargo, fue uno de los responsables para que Alumni recupere su identidad nacional. Mientras sueña con la gobernación en Córdoba, acompañado del humorista Cacho Buenaventura en la fórmula por el partido “Córdoba Podemos” con sintonía kirchnerista, no oculta su pasión por el albirrojo cada vez que tiene la oportunidad, sin dejar de lado la camiseta de Boca Juniors tampoco.

Del pueblo de Novaretti
Nacido en La Palestina (mismo pueblo de Diego Novaretti, de Lazio de Italia, y ex Belgrano), Accastello tuvo su plataforma en Villa María, a 28 kilómetros de su lugar natal, donde fue intendente en dos ciclos (2007 a 2011 y el actual), siempre cercano al gobierno Justicialista del gobierno provincial de José Manuel De La Sota. Fue su ministro de Gobierno, de coordinación y políticas regionales. Hoy ya identificado con el “Frente para la victoria” y Cristina Fernández de Kirchner, dirime con otros candidatos el trono provincial. De todas maneras muchas de sus políticas de gobierno cuando fue intendente estuvieron ligadas al deporte. Y ese es el tema que nos atañe.
El equipo de su pueblo se llama “Club Atlético y Biblioteca Popular Ricardo Gutiérrez”, que hoy ni siquiera compite en la Liga Villamariense de fútbol. Es hincha de Boca y participó de cenas con la peña de Villa María. Incluso una vez compartió un homenaje con Mauricio Macri, cuando este era todavía mandatario del “xeneize”.

Alumni campeón
En el 2006 Alumni perdió la final contra Candelaria de Misiones, en el Argentino B y tuvo que jugar la Promoción ante General Paz Juniors. Fue 5-0 en la ida en la Plaza Manuel Anselmo Ocampo, y en barrio Juniors, derrota 2-0 para lo mismo cristalizar el sueño de ascenso el Argentino A. Accastello tuvo su participación en la toma de decisiones, armado del plantel y en generación de recursos, a colación a sus contactos políticos y cintura de negociación. El DT de esa gestión donde fue casi presidente moral, era Héctor Arzubialde, que venía de dirigir a Talleres y a Gimnasia de Jujuy en la B Nacional. Forjaron una gran amistad, por eso el “Topo” siempre suena como prioridad cuando Alumni busca técnico. A su vez, algunas contrataciones también hicieron ruido: En ese ciclo, se retiraron de la actividad Roberto “Diablo” Monserrat (ex Belgrano, River Plate, San Lorenzo y Selección Argentina) y Norberto Fernández (Belgrano y Huracán de Parque Patricios). ¿Alguno más? Hernán Medina, ex defensor del “Pirata” y campeón del mundo con Boca (aunque no jugó ni un minuto) y un tal “Betito” Carranza, figura a inicios de los ‘90 en Racing Club y el “Xeneize”. José Gallotti era el presidente en ese proceso, aunque todos saben y ex vox pópuli en Villa María quien fue el mentor de toda esa criatura. Dato curioso: en esa pulseada, Accastello se vio triunfador sobre De La Sota, confeso hincha de Juniors…

Vaivenes deportivos
De acuerdo a su gestión en Villa María, tuvo varios sobresaltos que afrontar en materia deportiva. Por ejemplo, una de sus intenciones fue vender la Plaza Manuel Anselmo Ocampo, donde Alumni oficia de local y es sede de varios festivales musicales y de folklore, posibilidad que no fue bien interpretada por la sociedad. La idea era armar en ese lugar un nuevo estadio de mayores dimensiones. Prometió colaboración en créditos para su Alumni en función de la construcción de su estadio, cercano a la ruta 9, obras que aún no tuvieron inicio. De hecho el tema sigue en la justicia, a raíz de un amparo presentado por Jorge Valinotto.



Desde el ring
Otra de sus debilidades es el boxeo. La tierra del campeón Gustavo Ballas, campeón invicto de la categoría Gallo Juniors en el ‘81 (AMB) siempre tuvo apoyo oficial. Es que Ballas es representación de la ciudad y Accastello siempre acompañó desde el cuadrilátero, a la vera del ring. Como también se hizo presente en otras definiciones en Córdoba.
Tampoco olvidemos que en el anfiteatro de la ciudad muchas veces albergó festivales de la actividad, y también a nivel profesional e internacional, ya que Omar “Huracán” Narváez defendió varias veces su cinturón Súpermosca de la OMB allí. La última vez fue en septiembre de 2014 ante el mexicano Félix Orucuta. Y también hizo lo propio la “Tigresa” Marcela Acuña en ese recinto emblemático (Super gallo OMB) el año pasado.
A su vez, dio su apoyo a otras incursiones efímeras, como el voleibol, de relativo éxito, como el VM Voley (Villa María) en las ligas nacionales. Fue un proyecto que llegó alto, pero que al final no se pudo sostener en el tiempo a causa de las elevadas erogaciones.

Homenajes
Si algo usual en las políticas de Accastello en el deporte, son los homenajes. Algunos con plaquetas distintivas, pero también en obras. Como por ejemplo, los playones deportivos en los barrios populosos. Cada uno de ellos lleva el nombre de alguna gloria deportiva de Villa María, como por ejemplo, “Mauro Rosales” (ex Newell’s, Ajax de Holanda, River y campeón mundial Sub 20 en 2001) y el tan idolatrado Gustavo Ballas. El “Polaco” Arzeno, emblema del Independiente campeón en los ‘90, nacido en la ciudad, nunca faltó en los honorables tributos municipales. Inteligente estrategia.