Bajas en el massismo entusiasman a delasotistas

p10-1El pre candidato presidencial por el Frente Renovador padeció, en los últimos días, una nueva seguidilla de deserciones. Al intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, se le sumó Darío Giustozzi, uno de los fundadores del espacio que lidera el intendente de Tigre.
Cariglino venía manteniendo diferencias públicas con Massa y su alejamiento se produjo luego de las durísimas palabras que tuvo este último referidas a su “indecisión”. “Aquellos que pensaron que podían formar parte del FR añorando el pasado y queriendo volver a él tampoco fueron parte. El FR nació mirando el futuro” dijo el tigrense en referencia al intendente de Malvinas Argentinas que viene negociando hace tiempo con el macrismo.
La consecuencia inmediata fue la expulsión de Cariglino quien ahora articula con el Jerónimo Momo Venegas su acercamiento a Mauricio Macri. El dirigente rural, inicialmente aliado de José Manuel de la Sota, también se apartó de la alianza UNA por diferencias con Massa.
Por su parte, Darío Giustozzi anunció formalmente su ruptura con el Frente Renovador en el día de ayer. En declaraciones a los medios hizo referencia a “incoherencias” y “falta de estrategia nacional”, al mismo tiempo que se quejó de maltratos. “Estoy decepcionado por tantos errores y contradicciones. Es una situación que me apena. El Frente Renovador involucionó, se desnaturalizó, perdió su esencia original, su fuerza renovadora, su frescura. Tuvimos cambios para mal” dijo el intendente de Almirante Brown al diario Clarín al momento de explicar su posición.
Desde el massismo respondieron con dureza. La diputada Graciela Camaño anunció que Giustozzi será expulsado del bloque del Frente Renovador, el cual preside, y que se elegirán nuevas autoridades. “Somos una fuerza política, no el reservorio de tibios individualistas como Giustozzi”, declaró tajante la diputada bonaerense. La prioridad de Giustozzi “fue siempre su propia candidatura” secundó Joaquín de la Torre, intendente de San Miguel quien explicó que el massismo decidió no aceptar extorsiones a la hora de elegir candidatos a gobernador de la provincia de Buenos Aires.
A estas malas noticias se sumó que Mario das Neves evalúa adherir su boleta a gobernador de Chubut con la de Daniel Scioli además de Sergio Massa. El chubutense es uno de los principales aliados nacionales de Massa pero admitió que podría diversificar su oferta electoral presidencial en función de la pelea provincial.
Estos golpes que viene sufriendo el espacio que lidera el intendente de Tigre volvieron a alimentar las versiones de una posible abdicación a su pre candidatura presidencial. En su momento, Massa intentó frenar esos rumores con iniciativa política. El masivo acto de la cancha de Vélez y el anuncio, unos días antes, del Pacto de Palermo para competir con De la Sota en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias del peronismo opositor tuvieron esa intención. Sin embargo, las dificultades para consensuar la candidatura a gobernador en la provincia de Buenos Aires más el estancamiento que reflejan las encuestas siguen produciendo un efecto de desgranamiento en su fuerza política.
En este contexto, hay quienes sostienen que el único remedio eficaz para frenar la diáspora es una postulación de Sergio Massa como candidato a gobernador bonaerense. Quienes alimentan esa teoría argumentan que el tigrense sigue liderando las encuestas en ese distrito y que su “bajada” devolvería entusiasmo a la dubitativa tropa de referentes territoriales.
La principal objeción es que una jugada como esa allanaría el camino de Mauricio Macri para polarizar con el candidato del gobierno, seguramente Daniel Scioli. Desde el delasotismo comienzan a sugerir que una candidatura del gobernador de Córdoba evitaría ese riesgo. El arrastre de Massa en la provincia de Buenos Aires más la potencia electoral de De la Sota en Córdoba aseguraría que el espacio peronista opositor (UNA) vuelva a ser competitivo a nivel nacional, razonan los leales al cordobés.
Por ahora, massistas y delasotistas acordaron consensuar las listas de diputados y senadores en todos los distritos. Los movimientos estratégicos relativos con las candidaturas presidenciales dependerán, en gran medida, del desempeño de Unión por Córdoba en las elecciones provinciales. Un triunfo claro de Juan Schiaretti brindaría un impulso importante a la candidatura presidencial de De la Sota. De todos modos, la expectativa existe y cada vez son más los que recuerdan la frase de De la Sota cuando el tigrense le ofreció la vicepresidencia: “a mí me gustaría que Massa sea mi candidato a gobernador”.