Jure confirmó que quiere en una banca a Rins (echado de UCR)

antonio Rins325El intendente de Río Cuarto, Juan Jure, confirmó ayer que los dos candidatos a legisladores que pondrá el radicalismo del Imperio serán Antonio Rins y Lucas Castro, en los lugares 11 y 19 de la lista de la alianza Juntos por Córdoba. Hasta ahora, había trascendido que la UCR riocuartense tendría un solo espacio en los primeros veinte. Lo notable de Rins es que se encuentra expulsado del partido desde 2007, por traicionarlo presentándose como candidato a vicegobernador de Luis Juez, contra la fórmula radical Mario Negri-Miguel Abella.
“Nosotros vamos a contar con dos candidatos en la constitución de esta lista”, dijo ayer Jure en una conferencia de prensa que dio en Río Cuarto.
Ratificó, así, que Rins es colocado en la lista por la UCR y no, como sería más lógico, por el Frente Cívico. Después de todo, tras su expulsión del radicalismo, Rins fue designado en la planta temporal del Senado nacional por Luis Juez. Actualmente, revista en esa tropa con el legajo 10.362.
Jure, curiosamente, lo consideró como “un acto casi de desprendimiento de parte de él, que en la voluntad de sumarse y de sumar con su aporte ha aceptado esta posibilidad”.
Rins fue tres veces intendente de Río Cuarto (1991-1995, 1995-1999 y 2004-2007) y senador provincial por la UCR (1991-2001), además de candidato a vicegobernador de Oscar Aguad en 2003, en la alianza que, justamente, se llamó Juntos por Córdoba.
Pero su paso al juecismo como candidato a vicegobernador de Juez, aún siendo vicepresidente segundo del Comité Central de la UCR, le costó su ficha de afiliación.
Aquella vez, el Tribunal de Conducta partidario fue muy duro con Rins.
“Lo actuado por el señor Rins constituye por sí misma una conducta total y absolutamente reñida con la ética de procederes que debe impregnar la conducta de todo afiliado radical, más aún cuando se trata éste de una persona que ostenta el carácter de importante dirigente del partido”, señaló el Tribunal.
Además, sostuvo que “la permanencia en el partido de personas capaces de producir tales actos de inconducta se torna agraviante para los miles de afiliados que con un enorme esfuerzo y sin pedir nada a cambio sostuvieron y sostienen las banderas del radicalismo, en todas las épocas –las buenas y las malas–, más aún cuando se trata aquellas de personas que detentan cargos directivos en el ámbito partidario”.
“Los radicales nos debemos respeto entre nosotros, sin perjuicio de las naturales discrepancias que podamos tener, pero este concepto entendido como ‘deferencia’ y ‘acatamiento’, debe partir de la base del respeto por la organización partidaria, y sus instituciones, todo ataque que a las mismas se efectúe debe ser tenido como una actitud irrespetuosa a todos y cada uno de los afiliados radicales”, agregó.
Rins, aunque Jure diga que ocupará un espacio de la UCR, deberá ser incorporado como independiente, porque no volvió a afiliarse, tal como confirmarse en la web de la Cámara Nacional Electoral.
Hace unos años, durante la presidencia de Anselmo Bruno en el Comité Central, se trató la reincorporación de Rins, pero finalmente no se concretó porque el riocuartense rechazó tener que volver a afiliarse; pretendía que le reconozcan su antigüedad (o sea, que la UCR, en términos políticos, abjure de su decisión de echarlo).
El problema es que en la UCR hay algunos dirigentes de peso que rechazan la inclusión de Rins, y argumentan que el riocuartense es menos que un independiente por haber sido expulsado del partido.
No habrá lista de la alianza Juntos por Córdoba hasta que se zanje esta cuestión.

Vuelve Gumer

Juan Jure también le reconoció ayer al juecismo la facultad de colocar el candidato a legislador por el departamento Río Cuarto. “Debe encabezar la lista del departamento un hombre del Frente Cívico”, afirmó a los periodistas riocuartenses. Luego, el intendente no quiso decir si debía ser el ex diputado nacional Gumersindo Alonso (de amplio currículum en el delasotismo), por entender que es una decisión que debe tomar el Frente Cívico. Dijo que no le importa si su opinión despiertas internas en la UCR.