SEP tensa pacto gremial con UPC

pihenCuando la campaña electoral entra en tiempo de descuento para su largada, el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) arremetió con un plan de acción alerta amarilla para reclamar por el pase a planta –previo llamado a concurso- de 5.000 trabajadores. La semana pasada, el gremio que conduce José Pihen, había encendido la primera señal de alarma. Hoy puso en marcha un cronograma de medidas de fuerza que incluyen asambleas informativas hasta mañana, una movilización al Complejo Pablo Pizzurno y una marcha hasta la Legislatura para acercar su reclamo a los miembros del Poder Legislativo.
Llama la atención que el reclamo se intensifique en los días previos al lanzamiento formal de la candidatura de Juan Schiaretti. Sabida es la estrecha relación que une al oficialismo provincial con el SEP. Los estatales, junto con los docentes, mantienen una lianza estratégica con El Panal y conocen de los tiempos oportunos en la política. En todo caso, este plan de acción introduce una suerte de tensión en este acuerdo.
De todos modos, no se trata de una ruptura. Lejos está de serlo. En todo caso, esta medida puede entenderse como una estrategia del SEP para concretar un reclamo que mantiene desde hace un par de años.
En la discusión salarial de principio de año, el gremio acordó con la Provincia el llamado a concurso de un porcentaje de los 5.000 trabajadores. El número inicial estipulaba que se pondrían en juego al menos 1.500 puestos. Sin embargo, el SEP aún no tiene novedades de que se haya puesto en marcha esta promesa paritaria. Los tiempos apremian. Al parecer una válvula de escape sería concursar, al menos, 500 cargos.

Tensión
No obstante, vale apuntar otros datos que abonan esta tensión. El lunes, el Movimiento Obrero Peronistas (MOP), socio mayoritario de la CGT Regional Córdoba, mantendrá un encuentro con Schiaretti en la sede histórica de la central obrera. Allí los máximos dirigentes sindicales le plantearán al candidato oficialista sus inquietudes.
El sindicalismo peronista está interesado en conservar bajo su órbita de influencia el Ministerio de Trabajo. En sus negociaciones con el PJ, el gremialismo peronista logró conservar la cuota sindical en la Legislatura. Pihen, quien repite candidatura, e Ilda Bustos (Gráficos) fueron elegidos por la CGT delasotista para ocupar estos lugares.
La cartera laboral es un puesto clave que el MOP consiguió en el último mandato de De la Sota y que sirve de garantía para contener aquellos reclamos más complejos.
No obstante, los dirigentes hacen una distinción: la relación del MOP con De la Sota no es la misma que con Schiaretti. Les precopa que, en caso de ser gobernador, el actual diputado nacional, baje el rango ministerial de la cartera – le otorgue nuevamente carácter de Secretaría- y ponga al mando a un funcionario técnico, tal como lo hizo durante su gestión. La dirigencia sindical peronista espera también poder concretar un encuentro con De la Sota en los próximos días.

Plan de acción
Entre hoy y mañana los empleados públicos completarán la primera rueda del plan de acción: asambleas informativas en todas las aéreas. El próximo lunes –cuando el MOP se reúna con Schiaretti-, marcharán hasta el Complejo Pablo Pizzurno, donde está la sede de dos ministerios: Desarrollo Social y Salud. Es en ese polo donde se encuentra el grueso de los trabajadores que no están en planta. El miércoles, el SEP acercará su reclamo a la Legislatura. Allí los esperará su interlocutor directo: Pihen.