Juntos por Córdoba sumó a la Ucedé

crdoba--el-lder-de-pro_410207La Triple Alianza UCR-PRO-Frente Cívico sumó ayer un cuarto integrante, la Ucedé, y a última hora se buscaba cerrar un acuerdo con la Coalición Cívica-ARI.
La coalición opositora al delasotismo será presentada a la Justicia Electoral antes de las diez de la mañana de hoy, cuando fatalmente vence el plazo de inscripción para competir en los comicios del domingo 5 de julio.
La posibilidad de que otros partidos políticos se incorporen a Juntos por Córdoba había quedado abierta en el Congreso radical del lunes de la semana pasada, cuando se aprobó el acuerdo con el PRO y con el Frente Cívico, y se agregó al artículo que podía extenderse el gregarismo a todo otro partido político que coincidiera con ellos.
Lo difícil es abrir espacios en las listas, por lo estrecho de los espacios a repartir para tantos aliados y grupos internos de la Unión Cívica Radical, lo que complicaba el acceso de la CC-ARI.
La coincidencia de todos los partidos que se suman a Juntos por Córdoba es el deseo de derrotar a Unión por Córdoba, ya que todavía no se conoce ningún documento con las ideas principales que los llevaría a aliarse.
La Coalición Cívica-ARI ya estaba resignada a presentar candidatos propios, pero conversaciones de último momento despejaron un poco el camino.
Este partido tiene como principal referente a Elisa Carrió, quien acordó a nivel nacional con el PRO y con la UCR, pero la débil relación de la diputada con los dirigentes cordobeses de la CC-ARI -como consecuencia de que no son verticalistas como ella quiere- dilató el acuerdo.
En el caso de la Ucedé, las cosas no fueron simples puertas adentro, ya que desde hace muchos años este partido es aliado del justicialismo en Unión por Córdoba.
La Ucedé le dio cobijo al PRO en su desembarco provincial, prestándole incluso la vieja casona de calle Deán Funes. Pero cuando a Mauricio Macri dejó de molestarle que Luis Juez lo llamase “pelotudo”, y lo incorporó como aliado, desató una interna entre los ucedeístas. Los más memoriosos recuerdan las denuncias (todas frustradas) que Juez hizo sobre los dirigentes de la Ucedé que participaron de la gestión municipal de Germán Kammerath.
Ahora, Juez tendrá que explicar no sólo por qué es aliado de Oscar Aguad, de quien puso en duda su honestidad, sino también de la Ucedé, el partido de Kammerath.

La interna radical
Mientras tanto, sigue el enigma de la lista de candidatos a legisladores.
La coalición interna entre el aguadismo, el mestrismo, el nicolacismo, el angelocismo y el jurismo presentó una lista con los primeros veinte candidatos vacantes, porque no pueden ponerse de acuerdo entre ellos sobre los nombres y lugares para cada uno. Esta lista dejaría libre el primer renglón para que lo ocupe Daniel Juez, el hermano del jefe del Frente Cívico y principal denunciador de la UCR y de sus principales dirigentes.
Por otro lado, el becerrismo ingresó su lista propia, encabezada por Dante Rossi. Los becerristas sostienen que son los únicos que lo hicieron en los plazos legales, y recurrieron por ello a la Justicia Electoral. Hoy, ante la falta de respuesta del partido a los requerimientos de Marta Vidal, le pedirían a la jueza que resuelva.
La convocatoria a una interna es materialmente imposible, porque en diez días deben inscribirse los candidatos, pero la expectativa de los becerristas es que Vidal ordene a ambos grupos a resolver la presentación de una lista única.
De ser así, no habrá pocos problemas, porque los veinte espacios de la lista de la mayoría tiene reservas para los aliados, a lo que se llegó después de varias negociaciones.
De todas maneras, no se descartan negociaciones de última hora para llegar a un acuerdo.