UCR aprobó la alianza con reproches a Macri y Juez

Por Alejandro Moreno
[email protected]

KD9L7467“Parece que para nuestra deformada actualidad, la democracia interna no sirve; parece que rige la ley de la encuesta, que es una ofensa para los ciudadanos; parece que son los dedos largos los que tendrían que manejar los partidos políticos”. A esta descarnada descripción de cómo se cerró la alianza electoral entre la Unión Cívica Radical, el PRO y el Frente Cívico la ejecutó el presidente del Comité Central de la UCR, el mestrista Jorge Font, al pronunciar el discurso que dio inicio anoche a las deliberaciones del Congreso Provincial partidario, que en poco tiempo aprobó el acuerdo, indudablemente indigerible para los delegados radicales que, incluso, lo votaron por amplia mayoría.
“A pesar de no estar de acuerdo, voy a votar por esta alianza”, resumió otro delegado, sometido a la obediencia debida de los hechos consumados. La foto de la alianza ya se publicó y no hay margen para dar marcha atrás.
La alianza ya existía de hecho, por lo que el Congreso, que es el máximo organismo partidario, quedó convertido en lo que los radicales suelen recordar que es la Legislatura en manos del delasotismo: una escribanía.
La coalición Juntos por Córdoba llevará a la elección del 5 de julio la fórmula Oscar Aguad-Héctor Baldassi, mientras Juez fue premiado con la reelección en el Senado nacional.
La reunión de anoche fue muy distinta a la del 2009, cuando el entonces presidente de la UCR, Mario Negri, propuso que allí se discuta la posibilidad de una alianza con Luis Juez. Los asambleístas lo rechazaron y no se avanzó más. Ahora, el procedimiento fue al revés.
Sólo votaron en contra los delegados del grupo capitalino Asamblea Radical, manifestando, sin embargo, el sentimiento que los demás reconocen con pocos o ningún testigo. “Significa hacer una alianza con los históricos enemigos de la Unión Cívica Radical”, dijo una delegada de este núcleo. Y luego, hirió: “hemos quedado ante la sociedad arrodillados ante Mauricio Macri”.
La sesión había comenzado -después de escuchar esa canción melódica a la que Jairo convirtió el Himno Nacional y que tanto gusta a los radicales- en medio de un clima festivo porque un delegado de General Cabrera pidió la palabra para sacar pecho por la victoria electoral del domingo. En esa elección, la UCR ganó con la lista 3, pese a que mediáticamente se intentó imponer que fue un triunfo de la flamante alianza Juntos por Córdoba. El cabrerense estaba tan exultante que no paró hasta llevarse una ovación.
También había recibido su homenaje de aplausos el ex gobernador Eduardo Angeloz, poco después de que se rindiera un homenaje a los fallecidos María Teresa Morini y Alfredo Orgaz.
En su discurso, Font hizo un esfuerzo por justificar la alianza afirmando que desde el interior hubo un reclamo para que se construya una “alternativa” que pueda derrotar a Unión por Córdoba. Fue como si la Pachamama radical lo hubiera exigido, aunque la historia dirá con claridad que fue un acuerdo encabezado, como sucede siempre, por dirigentes de la Capital.
“A pesar de algunos desaires, a pesar de agravios (en obvia relación a Juez), fuimos fortaleciendo la alianza que nos pedía la sociedad”, dijo Font.
“La Unión Cívica Radical aportó la cuota de tolerancia, de democracia interna”, destacó. Y se lamentó: “no se nos entendió”.

Cerró Aguad
Oscar Aguad llegó a la Casa Radical para cerrar el acto, y con el optimismo que debe caracterizar a los candidatos manifestó: “nunca hemos estado más cerca de ganar”. Lógico: un discurso pragmático podía ser el único digestivo para la difícil noche radical.