Amague con Massa levanta acciones de De la Sota



13693080924_3c7abd7117_oLa semana pasada el gobernador José Manuel de la Sota presentó un libro que expone sus motivaciones e ideas para pugnar por la presidencia. La cita fue en Buenos Aires y había gran componente massista: el diputado y ex gobernador bonaerense Felipe Solá, el ex mandatario de Entre Ríos Jorge Busti, el diputado Ignacio de Mendiguren y el presidente de la confederación de partidos del Frente Renovador, Marcelo D’Alessandro.
El entorno de Daniel Scioli, que sigue con la estrategia de polarizar con Mauricio Macri y sacar de la discusión a Sergio Massa, tomó nota rápidamente y sin agrado. En política, eso se llama cotizar.
Adrede, hace horas, la apuesta del delasotismo se intensificó. Con la excusa de la publicación, el primer mandatario cordobés está haciendo gira en todo el país y el sábado por la noche el meeting fue en Misiones. Allí, además de dirigentes locales del Frente Renovador, hubo declaraciones concretas de De la Sota: dice que no descarta competir en la PASO en el espacio massista.
“No tendría inconvenientes en competir dentro del mismo espacio que Sergio Massa”, afirmó el cordobés de cara a las elecciones primarias de agosto. Sin embargo condicionó dicha posibilidad a la existencia de coincidencias en relación a un proyecto de país. “Las alianzas vacías de sentido como la que hicieron el PRO y Lilita Carrió, por ejemplo”.
Por lo bajo, muchos admiten que De la Sota apuntaría mucho más a conformar sociedad con el Partido Justicialista nacional que con Massa. Pero el PJ hoy está comandado no solamente por Scioli sino también por componentes kirchneristas. Por eso, para que el mandatario local acuerde orgánicamente, su par bonaerense debería descremarse del núcleo duro K: De la sota construyó su precandidatura a presidente en un rol de oposición al gobierno nacional y no tiene manera de justificar una hipotética participación en un espacio donde el kirchnerismo sobrevuele muy visiblemente.
El coqueteo con el tigrense – entonces- quizás tenga mucho más de estrategia para arreglar en otro lado que coincidencia programática.

El kit discursivo
Durante la charla con periodistas en el céntrico hotel de Posadas donde se realizó el evento, el gobernador desplegó claramente lo que será su kit comunicacional para conseguir adeptos: centrismo.
Por ejemplo, remarcó que el debate político actual está centrado en dos modelos. “Uno dice que hay que estatizar todo, y después el macrismo que dice que hay que volver a los 90 y privatizar todo. En contraposición, yo propongo una alianza estratégica entre un Estado fuerte y empresas argentinas, para que en aquellos lugares en los que es imprescindible la presencia del Estado, como YPF o la aerolínea de bandera, el Estado siga pero con el apoyo de la gestión privada, para que sean eficientes”.
Con respecto al peronismo afirmó que “hay peronistas, no peronismo”. “El peronismo terminó el 1 de julio del 74. Después hubo peronistas, muchos de los cuales no entendieron el mensaje de Perón”, dijo.
Consultado acerca de sus objetivos como candidato, se mostró partidario de ir hacia un nuevo modelo de Nación, que sea federal, que contemple las economías regionales, pero además remarcó que lo primero que hay que discutir es la coparticipación primaria.
“Los gobernadores dicen que debemos arreglar entre las provincias, y yo no me quiero pelear con un colega de otra provincia por dos puntos más o menos que nos saquemos entre nosotros. La discusión tiene que ser con el Estado federal por la coparticipación primaria que es la que determina cuánto dinero queda en la Nación y cuánto va a las provincias”, concluyó.