Todos pescan en diáspora del Frente Cívico

luis juez 001El Frente Cívico fue concebido como un espacio sin definiciones ideológicas rigurosas. El eje de su convocatoria tuvo más que ver con el rechazo a los partidos tradicionales que con un sistema de principios estructurados. Esta característica, que fue clave en su repentino crecimiento, hoy es la causa de su lenta pero sostenida corrosión.
El otro factor aglutinante del juecismo fue la avasallante personalidad de su líder. La imagen “heroica” de Luis Juez fue el principal activo político del FC. En la etapa expansiva del espacio, tanto partidos pequeños como dirigentes medios provenientes de otros espacios ocuparon lugares de representación de la mano del ahora senador nacional.
Los últimos movimientos de Juez tuvieron efectos en su espacio. Durante el recorrido que lo llevó desde el binnerismo al PRO fue perdiendo, previsiblemente, sectores de su coalición que carecían de la flexibilidad política suficiente para acompañarlo. Los primeros en abandonar a quien fue su líder y locomotora electoral fueron los partidos chicos, pero estructurados, que no pudieron soportar los barquinazos de tan vertiginosa carrera.
En general los desprendimientos fueron pacíficos y sin altisonancias. Los socios electorales de Juez conocieron desde un principio las condiciones del pacto fundante de su armado. Nadie puede desconocer que el grueso de la penetración electoral siempre fue aportado por el ex intendente de la ciudad de Córdoba, por lo que ninguno de sus ocasionales compañeros de ruta puede rasgarse las vestiduras demasiado por sus repentinos cambios de frente.
Luego de la entrevista con Mauricio Macri donde Luis Juez resignó su candidatura a gobernador y parece enfrentarse a un destino parlamentario, las luces de alerta se encendieron en los referentes que todavía están bajo su ala. La perspectiva de Luis Juez en alguna de las cámaras legislativas tiene consecuencias lógicas que fueron rápidamente percibidas por los dirigentes de la periferia del Frente Cívico. Por un lado, queda archivado el, ya improbable, horizonte de lograr la gobernación de Córdoba con lo cual los potenciales espacios ministeriales se diluyen en el aire. En el mismo sentido, la inédita situación de compartir un frente electoral con un socio fuerte en estructura como el radicalismo hace sospechar a muchos que Juez privilegiará a su círculo de íntima confianza a la hora de ocupar bancas.
Esta situación hace que muchos dirigentes externos a ese primer cordón de fidelidad juecista ya evalúen otros destinos y casi todos los actores políticos externos a la Triple Alianza están al acecho de posibles deserciones.
Eduardo Accastello ha profundizado sus imputaciones políticas a Juez en los últimos días. “Echa por tierra toda la lucha que llevó durante años” dijo el intendente de Villa María refiriéndose al senador nacional. Obviamente, los dardos no están dirigidos al líder del Frente Cívico sino a conmover a algún sector de su estructura. El candidato kirchnerista adolece de base en la capital de nuestra provincia y aspira a captar dirigentes juecistas que hayan quedado descolocados. Ya se habla de contactos con actuales legisladores que podrían encontrar su destino bajo el paraguas del candidato del Frente para la Victoria.
Olga Riutort también piensa rescatar a algunos de los referentes periféricos del juecismo. En una de sus maniobras de presión, el propio Juez se encargó de elogiar a la concejala quien ahora pretende sacar provecho de esos acercamientos coyunturales.
Por último, la troika de partidos que en algún momento constituyeron el ala izquierda de la coalición juecista también piensa en albergar a algunos de los dirigentes más sensibles al enrolamiento macrista de su líder. La alianza formada por el Partido Socialista, Libres del Sur y el GEN, que ahora se alinea con la candidatura presidencial de Margarita Stolbizer incluso podría tentar a alguna personalidad del Frente Cívico para encabezar su boleta provincial.
Estos aprestos ya tienen algún grado de desarrollo pero la magnitud de la diáspora se decidirá en un momento bisagra: la definición de las listas legislativas de la Triple Alianza y, específicamente, de los nombres que Luis Juez proponga para integrarlas. Gran parte del sistema político cordobés está preparado para pasar la ambulancia.