El Gobierno suspendió grabado de autopartes



16649851807_10f0b9c8fd_oEl gobernador José Manuel de la Sota pasó a su sucesor el problema de la ley que obliga a grabar las autopartes de los vehículos (autos y motos), al decretar que la norma quede sin efecto a tres horas de que entrara en vigencia.
El ministro de Comunicación de la provincia, Jorge Lawson, explicó que De la Sota no derogó -lo que no podría hacer- sino que resolvió “dejar sin efecto” su aplicación.
La breve vigencia de la ley provocó quejas de los contribuyentes y fuertes críticas de la oposición, las que ya se habían escuchado en el recinto legislativo en 2012, cuando fue aprobada.
Desde el gobierno se aseguró que el grabado formaba parte de un plan de seguridad para disminuir el robo de vehículos y la venta de sus autopartes.
“El gobernador anunció oficialmente que por medio de un decreto que firmó deja sin efecto la aplicación de la ley del grabado indeleble que fue debatida y aprobada previamente”, dijo Lawson en declaraciones a Cadena 3.
El ministro explicó que “es una ley que está vigente en otras provincias y es un adelanto para la eliminación del mercado negro, pero pareciera que en Córdoba puede ser usado para campaña sucia en un contexto electoral”.
Lawson indicó que De la Sota le dejará el asunto al próximo gobernador, durante “tiempos más relajados, que no sean los electorales”.
Finalmente, informó que quienes hayan realizado el trámite ayer por la mañana, los más puntuales, podrán reclamarle a la empresa que hizo la tarea la devolución del dinero.
Lo que se pagaba para el grabado era deducible del impuesto a las patentes.
Mientras tanto, el gobierno negociará con la empresa Grababus la rescisión del contrato.
Grababus había ganado la licitación a la que se presentaron tres empresas.
Pablo Sorensen, titular de Grababus, dijo a Radio Universidad que lo habían hablado “de Casa de Gobierno porque querían suspender por decreto la ley”.
“Tengo un contrato firmado, hay involucradas familias enteras. Si me afectan un contrato de trabajo sin ninguna causa justificada, voy a hacer lo que cualquier hombre de bien haría. Primero que me explique porqué esto”, advirtió.

Las críticas
Desde la oposición llovieron las críticas al gobierno.
“La verdad que ya mueve a risa lo que el gobierno hace: genera los negocios, monta todo el escenario, que tiene un costo económico, pero cuando se dan cuenta que el negocio estaba siendo puesto al descubierto, deciden la suspensión de la puesta en marcha del negocio”, dijo a Canal 10 la legisladora Liliana Montero, presidente del bloque Frente Cívico.
A su turno, el titular del bloque de la Unión Cívica Radical, Rodrigo de Loredo, sostuvo que “el negocio por ahora se terminó por efecto de la acción decidida de los ciudadanos, de los medios y de quienes somos los representantes del pueblo en la Legislatura”.
“En todo 2014 se vendieron 67077 unidades cero kilómetros, lo que arrojaría 914 pesos el grabado, un ingreso de 32 millones de pesos; pero se transfirieron 176 mil vehículos, lo que le generaría un ingreso de 93 millones de pesos. Sólo en autos ya tenés un ingreso de 120 millones de pesos”, precisó.
De Loredo recordó que Chubut fue la primera provincia en implementar el grabado obligatorio, y que el gobierno de esa provincia lo reglamentó a fines de 2008, pero tres años más tarde, la gestión siguiente derogó la ley porque -en palabras del viceministro Miguel Montoya- era “un curro a favor de la empresa Sorensen”.