Tras gran adhesión, sindicatos amenazan con nuevo paro el 15

DYN08.JPGEl líder camionero evitó hablar de porcentajes, pero destacó que “muchos trabajadores adhirieron más allá de que sus gremios no habían convocado” a la medida de fuerza. “Los dirigentes supimos interpretar la voluntad de la gente, esperemos que sepan interpretar el mensaje”, agregó Moyano, antes de cederle la palabra a Pablo Micheli. A su turno, el secretario general de la CTA opositora consideró que la huelga marcó una “jornada histórica”. “Damos cuenta que no estamos de acuerdo con este modelo económico que nos toma como variable de ajuste y cada vez que hay un problema descarga la crisis sobre los que tenemos y producimos la riqueza de los trabajadores”, sentenció Micheli.
Desde el sector sindical más combativo y opositor al Gobierno, el secretario general de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, dijo que ya analiza un paro de 36 horas para el 15 de abril próximo. “No va a haber respuesta y nosotros el día 15 vamos a hacer 36 horas de movilización. El Gobierno no da respuestas. Hasta con los propios milicos siempre se conversó. Siempre hubo paros, marchas y se dialogó. Este Gobierno no habla”, expresó Barrionuevo.
El secretario general de La Fraternidad también afirmó que el Gobierno “es duro con los trabajadores y blando con los empresarios” y remarcó que los sindicatos tienen “derecho a protestar, a parar, a estar en contra”. Omar Maturano advirtió que si el Gobierno no escucha el reclamo para que se revea el impuesto a las Ganancias, “el 14 de abril vamos a dar a conocer un plan de lucha de los gremios de transporte que lo vamos a llevar adelante si no escuchan, si no hay cambios en esta decisión del Gobierno de no cambiar el impuesto a las Ganancias”, aseguró el líder del sindicato de maquinistas de trenes. En conversación con radio Nacional Rock, consideró que una forma de compensar el tributo es que “le saquen a la renta financiera, al juego, que le saquen a la minera, que haya una reforma tributaria”, pero remató que el Gobierno “se la saca a los que menos tienen”.
El secretario general de la UTA, Roberto Fernández reflexionó que si el movimiento obrero estuviera unido, las negociaciones serían diferentes. “Si estuviéramos todos unidos con una sola CGT podríamos negociar de otra manera con el Gobierno. Vamos a tener que buscar urgente la unidad del movimiento obrero y después llamar a todos los que se postulan a Presidente y a los empresarios y sentarnos en una mesa y obligar al Gobierno a que responda”.
Hugo Yasky (titular de la CTA oficialista) cuestionó el paro: “Tenemos un paro de transporte mientras discutimos la nacionalización de los ferrocarriles, una medida por la que el movimiento obrero luchó a lo largo de muchos años”. Por su parte, Roberto Pianelli (secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro) expresó: “Hoy apoyan el paro las patronales”.
En Córdoba el paro en contra al pago del Impuesto a las Ganancias se hizo palpable. Si bien la UEPC y el SEP no llamaron a la movilización, la indisponibilidad de medios de movilidad provocó el ausentismo en instituciones educativas y dependencias oficiales. En la Municipalidad de Córdoba, donde 
el Suoem se plegó al paro (el 60 por ciento paga Ganancias) hubo poca actividad administrativa. No adhirieron a la medida de fuerza los empleados de las estaciones de servicio ni el comercio.
“Mientras el Gobierno sale a decir que paramos por el 8% de los trabajadores, lo concreto es que en las calles se hace sentir que paramos por mucho más que esto. Inclusive que entre el tope de ganancias y el precio de la canasta básica sea solo 2.000 pesos, y solamente sean tan pocos trabajadores los que lo superan es una vergüenza”, dijo Raúl Gómez, candidato a Gobernador por el MST-Nueva Izquierda que realizo la huelga en puente Centenario y puente Maipú.
Desde La Matanza, la presidenta, Cristina Kirchner, quien inauguró un Complejo cultural y deportivo y obras de agua potable en cuatro barrios del municipio, entre otros emprendimientos, criticó a los dirigentes sindicales que convocaron al paro de la jornada y advirtió que “si tiene que haber huelgas porque un puñado de trabajadores no quieren colaborar para que el país siga creciendo, las voy a seguir bancando”, y alertó hacia el futuro: “No quiero ver huelgas porque cerraron un fábrica o porque no convocan a paritarias”. Recordó que Evita le tenía “más miedo al frío de los corazones de quienes se olvidan de dónde vinieron que al de los oligarcas”.