Paro parcial con alcance total

0 ilustra luis de cabrera esperano bondiEn los últimos años, los gremios transportistas se consolidaron como uno de los sectores más potentes del sindicalismo nacional. Entre los factores que abonan esta realidad está su capacidad de presión, que se mide por el grado de afectación excedente que producen con sus medidas de fuerza.
En una jugada que conjugó a conducciones oficialistas y opositoras a la Casa Rosada, 22 entidades de trabajadores vinculadas al transporte –entre las más relevantes UTA y La Fraternidad-, comenzaron anoche una huelga por 24 horas en contra del Impuesto a las Ganancias, a la que se plegaron la CGT de Hugo Moyano, la central Azul y Blanca que conduce Luis Barrionuevo y la CTA que comanda Pablo Micheli.
En Córdoba, la filial local de UTA y Aoita replicarán junto a otros sindicatos el paro, que tendrá un alcance mayor al formal. Sin transporte de larga, media y corta distancia el resto de los trabajadores padecerán la falta de movilidad y se plegarán -indirecta y forzosamente- a la medida de fuerza. Se trata de una huelga promovida por un sector que afectará al resto de la actividad, por más que no se adhieran. La ciudad promete cierto aire desértico, como en un feriado a medias.
La huelga sin concurrencia a los lugares de trabajo es compartida por el Suoem, Luz y Fuerza Capital, La Bancaria y Camioneros, por lo que no habrá atención en las dependencias municipales, EPEC, ni en bancos, tanto del sector público como en el privado. En algún momento, se evaluó la alternativa de realizar una movilización. Pero la ausencia de transporte habría desalentado esta posibilidad.
“Ganancias perjudica a los asalariados. No puede ser que a un trabajador se le cobren impuestos, más si se tiene en cuenta la situación inestable del país, donde los precios suben y los salarios están muy bajos”, afirmó Ricardo Salerno, titular de UTA Córdoba. De los 3.550 trabajadores del gremio, tributan la mayoría, menos aquellos recién ingresados.

Autonomía gremial
Por su parte, la CGT Regional Córdoba, que encabezó varias veces reclamos en contra del Impuesto en los últimos dos años (movilizaciones, caravanas y hasta un recurso en la Corte Suprema de Justicia), optó por mantener su tradicional política de adhesión: libertad de acción, según ratificaron en la reunión que mantuvieron en la tarde ayer los dirigentes en la sede boulevard Chacabuco mediante un comunicado.
Ni la Uepc, ni el SEP interrumpirán sus actividades. Lo difícil será garantizarlas con la ausencia de transporte. Aquellos docentes que vivan a más de 30 cuadras de las escuelas están excusados de concurrir a clases. El mismo criterio aplicará el SEP.
Esta decisión de la CGT delasotista de adherir y preservar las autonomías sindicales fue criticada por el algunos dirigentes, entre ellos el titular de Aoita. “No estamos de acuerdo con esta postura. Hay que tomar direcciones en conjunto. No se pueden dejar librado al azar cuestiones como estas”, señaló Herrera, quien comulga dentro de esta central.
El reclamo de Herrera tiene lógica si lo que pretende es hacer más compacta la demanda. Mientras que la decisión de no tensar la resolución de las cúpulas, tiene el objetivo de mantener cohesionada a la central obrera. Además, los dirigentes cordobeses procuran tener juego propio y no tributar directamente a conducciones nacionales, a las que exhortaron en varias ocasiones a expresarse contra Ganancias y en defensa del Modelo Sindical Argentino.
En los próximos días la CGT Regional Córdoba estaría anunciando un nuevo plan de acción para mantener el vivo el reclamo.
Los empleados de comercio también mantendrán sus actividades. Pero la falta de transporte reducirá considerablemente la actividad.

Kirchneristas en contra de Ganancias
Paradójicamente, es la CGT Nacional y Popular la que se adhiere sin reservas al paro por la derogación de la anona que erosiona el salario de los trabajadores. Aunque conjuga un número menor de gremios que la entidad de la vereda de enfrente, el impacto de su huelga es mayor en términos proporcionales. El Surrbac, conducido por el kirchnerista Maurcio Saillén, interrumpió la recolección de residuos.
El Suoem también con simpatías kirchneristas se plegará a la medida de fuerza. Vale apuntar que 7.800 de los 10.900 agentes de la planta municipal también están afectados por Ganancias.

Cortes del FIT
El Frente de Izquierda y los Trabajadores acompañará el paro de manera activa. Desde la seis de la mañana la coalición trotskista interrumpirá el tráfico en el puente Centenario.