Kicillof denunció al Citibank de acordar con los fondos buitres



DYN15.JPGAxel Kicillof denunció el acuerdo privado entre el Citibank y los fondos buitre para retirarse de la custodia de los bonos de deuda bajo legislación argentina. “La casa matriz del Citibank acordó con los buitres a espaldas de sus clientes”, remarcó el ministro, quien dijo que pondrá al tanto de tal subterfugio a la Inspección General de Justicia, a la Comisión Nacional de Valores y al Banco Central para que evalúen si es violatorio de las leyes argentinas dicho acuerdo.  “Voy a girar cartas a todos los organismos de control y del Banco Central para que sepan que este banco firmó un acuerdo externo para condicionar su actividad en la Argentina”.
El ministro recordó que el Citibank es una entidad financiera que “opera desde 1914” en Argentina, que lleva adelante una tarea bancaria y en el mercado de capitales, y por lo tanto, “debe ceñirse a la normativa argentina”, tal “como ellos mismos reconocen, a través de su abogada, antes de acordar con los fondos buitre su salida del mercado de títulos”.
El problema parecía haber quedado resuelto luego del acuerdo logrado la semana pasada, en el que Griesa autorizó al Citi a cumplir con sus obligaciones de pago en relación a los intereses de los bonos en dólares bajo la ley argentina, entre el 31 de marzo y el 30 de junio bajo determinadas condiciones. Ya la propia Cristina Kirchner había advertido en un acto desde Calafate que “en la Argentina se cumple con las leyes de la Argentina”. “Vamos a hacer que los bancos argentinos cumplan con la legislación argentina, porque así es en todos los países del mundo”, había subrayado la mandataria.
El Citibank había consultado al juez de Nueva York Thomas Griesa qué debía hacer con los pagos a sus bonistas. El magistrado neoyorkino habilitó al Citibank a realizar dos pagos de la deuda argentina, pero el dinero sólo llegará a los clientes del banco en la Argentina, y no a los bonistas del exterior. El acuerdo alcanzado entre el Citibank y el fondo buitre NML Capital de Paul Singer consiste en pagar sólo a acreedores con bonos emitidos bajo ley argentina por el equivalente a 3,7 millones de dólares de un total de 35 millones que vencen el próximo 31 de marzo.
“El banco pasó de escándalizarse por un fallo que los obligaba a incumplir la ley argentina a acordar no apelar. Se bajaron de sus principios para no tener problemas con los fondos buitre”, lamentó el ministro, pero advirtió: “Por más que un juez extranjero los amenace, lo que trata de hacer el Citibank es imposible”. “Por más que se trate de una empresa extranjera, cuya sucursal opera en el país, el Citibank debe someterse a las leyes argentinas, tanto en su actividad como agente financiero como agente que opera en el mercado bancario”, sentenció uno de los líderes de la agrupación política La Cámpora.
“Nos anoticiamos de que el Citibank firmó un acuerdo con los fondos buitre. Procedimos a leer la letra chica y estoy aquí para decir que, desde mi perspectiva, ese acuerdo es claramente violatorio de la normativa argentina”, denunció Kicillof. El jefe del Palacio de Hacienda explicó que, por dicho acuerdo, el Citibank desistió de apelar nuevamente el fallo del juez Thomas Griesa y anticipó que abandonará la custodia de bonos de deuda bajo ley local, dando informe de la operatoria a los fondos buitre. La semana pasada el ministro de economía había deslizado la posibilidad de sancionar y retirarle la licencia al Citibank en caso de acatar el fallo de Griesa y no efectivizar los pagos.
El juez Griesa interviene en la disputa legal entre Argentina y los fondos buitre, quienes no aceptaron la reestructuración de la deuda y recurrieron a la justicia de Estados Unidos para buscar la cancelación del total de la deuda. A partir de la demanda de los holdouts, Griesa decidió bloquear pagos de Argentina a sus acreedores reestructurados hasta tanto no cancele la deuda que mantiene con los bonistas con deuda que cayó en default en el 2002.