Internas peronistas: Dómina de juecista a hiperdelasotista

esteban domina (2)El tramo final del proceso por el cual se elegirán los candidatos municipales del Partido Justicialista se extendió recientemente, en virtud de la posposición de las internas. Sin embargo, el domingo que viene, al momento de cierre de presentación, ya habrá un claro panorama sobre quiénes participarán por dentro de la estructura, quienes deponen sus aspiraciones y quienes intentarán directamente en las generales, sin el sello.
La foto del momento pareciera configurar un mapa donde Olga Riutort replica -como en los últimos años- su candidatura al margen del peronismo oficial; donde Esteban Dómina compite el pleito interno sin grandes patrones territoriales pero con anabólicos delasotistas; donde Eduardo “Lalo” Barrionuevo (hombre de la seccional 11º) llega nutrido por el schiarettismo y algunos ex olguistas (¿Diego Hak? ¿Horacio Manzur?); donde Domingo Viola (Nuevo Peronismo) y Leonardo Limia (Nueva Generación Peronista) corren sin ventajas comparativas pero con los avales necesarios para presentarse.
En este contexto deben entenderse las apariciones mediáticas y declaraciones de los principales contendientes. Tal como este medio reflejaba en su edición de ayer, Olga Riutort denunció un pacto de conveniencia entre Ramón Mestre y José Manuel De la Sota (teoría: uno tapona a Luis Juez en Provincia, el otro divide el peronismo en capital) y casi aseguró que competirá de manera solitaria en las municipales.
Rápidamente Dómina salió a contestarle, sentando una doble posición delasotista: genética y política.
En primer lugar, realzó la figura de Natalia De la Sota “más allá de su apellido”, algo ciertamente difícil de creer. “Con Natalia De la Sota venimos trabajando juntos desde que yo manifesté mi intención de participar de la interna del peronismo porque nos conocemos de toda la vida. Ella tiene muchos atributos y virtudes más allá de su apellido, pero nunca hablamos de fórmulas”, dijo.
En segundo lugar aseveró que no observa ningún pacto entre el gobernador peronista y el intendente radical. “A mí no me consta que haya ningún acuerdo, y en nuestro caso, con nuestra gente estamos dispuestos a ir y competir a cara de perro y contra viento y marea”.
Así, el dirigente que pasara rápidamente en 2002 por el ministerio de Economía del gobierno de De la Sota, que fijara posiciones próximas al kirchnerismo al punto de ser funcionario, que luego apoyara los reclamos de Luis Juez donde denunciaba fraude de Juan Schiaretti en las provinciales de 2007 vuelve a las fuentes. Vuelve a las fuentes, también, a pesar de no haber migrado al bloque de Unión por Córdoba y continuar siendo presidente de la bancada del Frente Cívico (teniendo como compañero a Daniel Juez) rebautizada como Compromiso Ciudadano.
Por su parte, Eduardo Barrionuevo, quién hoy en horas del mediodía presenta en la Junta Electoral partidaria los requisitos para participar de la contienda, continuó la saga inundando de críticas a los dos precandidatos citados.
Sobre Riutort indicó que ella “no decía” que las internas peronistas eran supuestamente poco transparentes cuando ostentaba el cargo secretaria General de la Gobernación, y señaló que si la concejal no quiere participar es porque pierde porque los peronistas de capital no le responden.
Con Dómina fue más duro aún: “Las declaraciones de Dómina son producto del travestismo, cangurismo y borocotismo político en el que vive. Vive priorizando sus intereses personales, concibe la política como herramienta para el individualismo y por eso pretende ser candidato del peronismo cuando todavía es jefe de bancada juecista. No tuvo lealtad cuando en 2002 los peronistas cordobeses pasamos tuvimos que gobernar en medio de un cataclismo en el país, con magros ingresos”.

Barrionuevo dixit

“Las declaraciones de fe delasotista de Dómina son producto del travestismo, cangurismo y borocotismo político en el que vive. Vive priorizando sus intereses personales, concibe la política como herramienta para el individualismo y por eso pretende ser candidato del peronismo cuando todavía es jefe de bancada juecista. No tuvo lealtad cuando en 2002 los peronistas cordobeses pasamos tuvimos que gobernar en medio de un cataclismo en el país, con magros ingresos”.