Histórico: el FIT podría llegar al Concejo

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

liliana olivero112El Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) oficializó sus candidaturas y augura, en este año hiperelectoral, dar un nuevo batacazo. Tras la consolidación del espacio tricéfalo -en el que conviven Izquierda Socialista, Partido Obrero y PTS- y luego del quinto puesto en las elecciones legislativas del 2013, el trotskismo apunta a duplicar su bancada en la Legislatura y lograr un hecho histórico: un lugar en el Concejo Deliberante.
Los números de la última elección parecen darle la razón a sus expectativas. En el 2013, el FIT quedó en el quinto puesto a nivel provincial con el 7,48 %, perdiendo por cerca de 4.000 sufragios la novena diputación a la que se presentaba Liliana Olivero. En la Capital el desempeño fue mejor y alcanzó el 12,24%, apenas dos puntos por debajo del kirchnerismo, que llevaba a Carolina Scotto encabezando la boleta.
En esta oportunidad, Olivero será candidata a gobernadora y Hernán “Bocha” Puddu la secundará. En la lista para la Legislatura Eduardo Salas encabezará la boleta, acompañado por la actual legisladora Laura Vilches. Y en la Capital, Javier Musso es la apuesta del FIT para la Intendencia. Cintia Frencia sería su compañera de fórmula.

Banca en el Concejo
Con los números anteriores, la izquierda tiene chances reales de colocar un edil en el edificio del Pasaje Comercio 447. En este sentido le juegan a favor dos circunstancias que le allanarían un poco el camino para lograr una buena performance. En primer lugar, la ausencia del juecismo en la disputa por la Capital. Y en segundo término, la falta de un candidato puro de la Casa Rosada en las elecciones.
Al bajarse del ruedo político Scotto, el kirchnerismo perdió a quien hubiera sido su candidata natural. Esta orfandad llevaría a que el kirchnerismo pasional, con simpatías hacia la izquierda, se incline por FIT.
Sin embargo, hay un par de datos insoslayables. No se pueden replicar directamente los resultados del 2013 al 2015. Vale apuntar que en la Capital, el FIT no lleva a un candidato de peso. Musso de extracción universitaria, está lejos de concentrar la intención de votos y conocimiento en la población que tiene Olivero. Aquí el primer escollo.
En todo caso este déficit puede subsanarse, según ven desde el FIT. Con las elecciones provinciales por delante de las municipales, y en caso de obtener un buen resultado en las primeras, Olivero apadrinará esa lista con mayor envión. Los candidatos en la Capital heredarán, en cierto sentido, estos votos. Además hay que resaltar que en los últimos años el Frente logró imponerse como una marca y eso contribuye a eliminar los personalismos. El trotskismo tiene un caudal de votos cautivo invariable es cierto, su capacidad de crecimiento es lo que está en juego.
Lo que más preocupa en la Capital al FIT es lo complejo del sistema de distribución de bancas. En un escenario con tres vértices disputando la primera magistratura del Palacio 6 de Julio (el radicalismo, Esteban “Tito” Dómina y Olga Riutort”) muy por encima del resto, aumenta el piso para ingresar al Concejo. Principalmente por que el ganador obtiene la mayoría automática y el resto de los escaños se distribuye por sistema D´Hont entre las demás fuerzas.
De todas formas vale aclarar que el juecismo en el 2011, con Dómina al frente de la lista, alcanzó el 8 % y colocó dos bancas en la Capital.
El otro inconveniente doméstico es la aparición de expresiones de izquierda silvestres que puedan rasparle algunos votos al FIT, que en un escenario ajustado pueden ser decisivos.

Provincia y Nación
En la provincia las chances de conservar la banca son altas. Por eso desde la izquierda quieren lograr un segundo escaño. A nivel nacional, Olivero buscará la revancha en la diputación, luego de atravesar las elecciones cordobesas.