La UCR fijó su prioridad: derrotar al kirchnerismo

Por Marcos Duarte
[email protected]

ilustra sanz y macri casadosLa Unión Cívica Radical logró mantener en vilo a la totalidad de los actores de la política argentina durante la noche del sábado. El debate de la Convención de Gualeguaychú se inició durante la tarde luego de que se acreditaran 330 de los 337 delegados de todas las provincias (distribuidos en un número equivalente a la cantidad de diputados y senadores que elige cada distrito).
El primero en hacer uso de la palabra fue Ernesto Sanz en su calidad de Presidente del Comité Nacional del radicalismo. El mendocino utilizó el espacio previsto para hacer el “informe de gestión” para explicitar concretamente su proyecto de alianza con el macrismo y la Coalición Cívica. En un encendido discurso defendió la idea haciendo hincapié en sus puntos fuertes. “Hay que armar una coalición amplia con fuerzas que están contra el kirchnerismo”, dijo, y prosiguió destacando que el radicalismo debía tomar una decisión en forma urgente. “Cada día que pase será un día perdido para el partido y para el país”, sentenció el senador atacado la posición de sus adversarios al acusarla de pretender dejar “indefinido” el esquema definitivo.
En otro párrafo, Sanz defendió su accionar como titular del radicalismo en los últimos años. “Siempre supe que UNEN era necesario pero no suficiente”, dijo y acicateó a su ex aliado Gerardo Morales al recordarle la foto que se tomó con Sergio Massa el día después del acto de presentación de su pre candidatura presidencial. “Yo banqué a quienes se sacaron fotos con Macri y con Massa antes de que formaran parte del UNEN”. dijo mirando al jujeño en uno de los momentos más fuertes de la alocución.
El mendocino se extendió en explicar los detalles del acuerdo. Sin cortapisas, anunció que el piso de negociación es que la UCR mantenga todos los espacios que hoy ostenta y la preeminencia en la decena de provincias que hoy disputa con el peronismo. Este punto fue clave en el éxito de su postura, la mayoría de los representantes provinciales votaron pensando en el posicionamiento del radicalismo en sus respectivos territorios. En muchas provincias se firmaron acuerdos con el macrismo y la simplificación de la oferta opositora es central para el éxito local de de la UCR.
Mario Negri secundó a Sanz en su calidad de presidente del bloque de diputados nacionales. En una cuidada exposición, el cordobés delimito los términos políticos del acuerdo. Lo caracterizó como una coalición necesaria para encarar la “segunda transición” de la Argentina. Enfatizó en la necesidad de derrotar al populismo autoritario y recuperar al funcionamiento normal de las instituciones republicanas. Denostó a los sectores “pseudoprogresistas” que no enfrentan al gobierno por cobardía intelectual y convocó a los radicales a actuar de acuerdo a la “ética de la responsabilidad”. La referencia weberiana de Negri concluyó en una mención al carácter “coyuntural” del entendimiento y la necesidad de concretar “objetivos mínimos”.
A su turno, Gerardo Morales ocupó el espacio que le tocaba para desarrollar la posición contrapuesta. Luego de fustigar a quienes “debilitaron” el espacio UNEN, propuso la conformación de una alianza amplia para competir en las PASO. La propuesta del jujeño preveía la participación de Sergio Massa en las internas opositoras. Afirmó que es necesario, para un eventual gobierno, contar con un sector del peronismo para garantizar la gobernabilidad. Con distintos enfoques, la idea del senador fue acompañada por Ricardo Alfonsin, Luis Naidenoff y el tucumano José Cano.
Julio Cobos expresó su adhesión a la propuesta de Morales y se ofreció como cabeza de la fórmula presidencial en el caso de que esta se aprobara. Durante la extensa sesión, ambos bloques acordaron que la pre candidatura radical se decidiría de acuerdo al esquema de alianzas que resultase triunfante. De esta manera se combinaron lo que en un momento se pensaba como dos decisiones independientes.
Cerca de las seis de la mañana y luego de interminables discursos de los convencionales, se confirmó la mayoría que se había comenzado a expresar en una votación menor que los operadores de los dos sectores utilizaron para medir fuerzas. Federico Storani, por el sector de Sanz, y Rafael Pascual, por el de Cobos, fueron los encargados de leer detalladamente la propuesta. El clima tenso llegó a su cenit con un intercambio de improperios entre representantes de los dos sectores. Luego de la votación hubo incidentes menores protagonizados por jóvenes radicales de la provincia de Buenos Aires que se oponían al acuerdo.
En la madrugada del domingo y luego de una maratónica sesión, el radicalismo decidió por mayoría dar luz verde a la posición del senador Ernesto Sanz. La propuesta de firmar un acuerdo entre la UCR, el PRO y la Coalición Cívica concitó la adhesión de 186 convencionales, mientras 130 la rechazaron.
Como gesto, la propuesta de Sanz incluyó una cláusula que permitirá a los distritos que lo soliciten la ampliación de sus esquemas de alianza en lo provincial. Esta modificación de último momento fue incorporada en función de los intereses de los referentes de provincias como Tucumán, Jujuy y La Rioja en los que el radicalismo ya ha incorporado a sectores vinculados a Sergio Massa.
La intensidad de la disputa dejó ganadores y perdedores en la UCR. Sanz aseguró que disputará con Mauricio Macri la candidatura de la coalición en las PASO. Su tarea será en el cortísimo plazo recomponer la relación con los referentes de la posición derrotada. El radicalismo decidió y por un momento concitó la atención de todo el sistema político argentino. Mantener esa centralidad será el desafío inmediato y, seguramente, la clave de su futuro.

Los votos de Córdoba

La UCR cordobesa acreditó sus 21 convencionales en la reunión de Gualeguaychú. La totalidad de sus dirigentes de primera línea se alinearon con Ernesto Sanz.
Mario Negri tuvo un rol importante en la fundamentación de la propuesta de la coalición con el PRO y la CC. RamonMestre, Miguel Nicolas, Oscar Aguad, Carlos Becerra, Eduardo Angeloz y Juan Jure expresaron su apoyo al Presidente del Comité Nacional. Esta constelación de respaldos se vio reflejada en la votación.
De los 21 convencionales cordobeses 18 votaron la propuesta triunfante. Se leyó un documento firmado por estos convencionales más todos los referentes de los núcleos internos. Solo se opusieron el representante de Asamblea Radical (grupo liderado por Sergio Piquillen), Enrique Nicolás y Elvio Molardo, enrolado en el angelocismo pero en desacuerdo con la alianza con el PRO.
Dentro de la delegación radical se ponderaban los avances en la negociación con el macrismo cordobés y el juecismo. En esta semana las conversaciones tomarían rumbo definitivo. La decisión de la UCR a nivel nacional y la actitud de los cordobeses en ese marco fueron claves para destrabar la formación de una coalición opositora.