Pollicita apeló el fallo de Rafecas sobre la denuncia de Nisman



DYN12.JPGEl fiscal federal Gerardo Pollicita apeló ayer la resolución del juez Daniel Rafecas que desestimó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Kirchner, el canciller Héctor Timerman y otros funcionarios que habían sido acusados de encubrir a Irán en la causa por el atentado terrorista a la mutual israelita AMIA en 1994.
El fiscal presentó un escrito de 35 páginas, en el cual calificó de “prematura” la resolución del juez Daniel Rafecas, quien la semana pasada rechazó la denuncia del difunto fiscal contra la presidenta Cristina Kirchner, el canciller y otros dirigentes políticos , esgrimiendo que no se había consumado ningún delito. Para Pollicita “resulta prudente y razonable abrir la investigación propuesta por esta Fiscalía para luego poder tomar una decisión sobre el fondo del asunto con la información necesaria a tales fines”. Con el argumento de no haber tomado en cuenta todos los puntos de su requerimiento con 46 medidas de prueba, en referencia a la resolución previa de Pollicita, la apelación tendría que ser ratificada por el fiscal de Cámara, Germán Moldes, uno de los organizadores de la marcha del 18-F, para que revoque la decisión del magistrado y ordene iniciar una investigación penal.
Rafecas había desechado las pruebas al considerar que el Memorándum con Irán nunca se llevó a cabo, y tampoco la denominada comisión de la verdad. No obstante, el fiscal Pollicita señaló que “la circunstancia de que no se haya cumplido el objetivo que se habría perseguido a través del acuerdo no le impidió a Nisman afirmar que la ayuda, como aporte material, había sido prestada con la suscripción y ratificación de un instrumento internacional que importaba quitarle la jurisdicción al juez de la causa”. El funcionario agregó también que “el proceso penal (único tolerado constitucionalmente para averiguar y juzgar la comisión de conductas presuntamente delictivas) tiene sus propias reglas; frente a una resolución prematura, corresponde lograr un nuevo análisis de las constancias de la causa y una revisión amplia de la decisión, pues en caso contrario se impide cumplir con el objetivo de arribar a la verdad material de lo sucedido”, expresó el fiscal. . En caso de que la Cámara Federal llegara a emitir un fallo que respalde a Pollicita, seguramente incluirá el apartamiento de Rafecas porque ya se pronunció sobre el fondo del asunto.
En el escrito, Pollicita se refirió a la denominada cláusula séptima del Memorándum, que implicaba que una vez aprobado el mismo por ambos países, se debía comunicar a Interpol de la firma del mismo. “Resultaría conducente profundizar la pesquisa con miras a obtener un conocimiento acabado sobre la motivación que llevó a las partes a introducir la cláusula séptima y para lo cual sería de interés la producción de diligencias tendientes a obtener elementos de convicción, los cuales, analizados en su conjunto, permitirán conocer la intención que tuvieron con su proceder las personas denunciadas”, aseguró. “Otra cuestión controversial resulta el medio que utiliza el juez a quo para tener por confirmada la carta que presuntamente recibió en su correo electrónico el Canciller y con la cual entiende desvirtuada la ayuda que se habría prestado a los acusados iraníes”, en referencia a los dichos del ex titular de Interpol Ronald Noble, quien mediante una solicitada enviada al canciller, Héctor Timerman, hizo saber que éste “indicó que se debía mantener las alertas rojas en vigor, añadió Pollicita.
“Sólo contando con los antecedentes que proporcionará una correcta investigación -llevada a cabo dentro de un proceso criminal legalmente tramitado con intervención de las partes- corresponderá decidir si es viable una imputación o si debe disponerse en cambio una desvinculación definitiva”, concluyó.