Recaudación cordobesa creció más que la nacional en 2014

10207404-mano-que-sostiene-una-lupa-sobre-un-fondo-blancoDurante el año pasado la recaudación cordobesa subió el 41% interanual, lo que la pone por encima de la inflación (la estimación del Congreso en base a consultoras privadas es de 39%) y por arriba de la mejora de los ingresos del Gobierno central, que fue del 36% en 2014. En promedio los distritos subieron 36% su recaudación de Ingresos Brutos (IIBB)
La recaudación de los 17 distritos relevados regularmente por la consultora NOAnomics, dirigida por el economista Félix Piacentini, y que en conjunto explican el 95% de la recaudación total agregada de las provincias, cerró 2014 con ingresos tributarios propios estimados de $ 224,7 mil millones, de los que el 76% fue aportado por IIBB que recaudó $ 170 mil millones. Las provincias recolectaron $ 59 mil millones más que 2013, lo que implica un crecimiento del 36%, así IIBB terminó el año con un aumento del 38%, mientras que el resto compuesto principalmente por Sellos y el Inmobiliario (que se llevan el 15% del total) evidenciaron un ritmo bastante inferior con un 31% de incremento.
En el medio de una recesión y con la imposibilidad de continuar aumentando significativamente impuestos, el proceso de incremento en la carga tributaria se atenúa en 2014 y pasa a ser acotado a un grupo más reducido de jurisdicciones. Como consecuencia. la brecha positiva de 2013 desaparece e incluso pasa a ser negativa para el caso de la recaudación total provincial, que crece 1 punto porcentual por debajo de la nacional impositiva (36% versus 37%), manteniéndose sin embargo para los tributos directamente ligados a la actividad económica ya que IIBB consigue superar en 6 p.p. a la performance del IVA neto (38% versus 31%).
Esta desaceleración implica además que los ingresos tributarios provinciales de 2014 disminuyeron en términos reales, ya que el 37% de incremento nominal no es suficiente para compensar la inflación del período utilizando cualquiera de los índices no oficiales. Deflactando con el IPC de San Luis se arriba a una caída real del 5%, mientras que usando el IPC Congreso la baja se sitúa en el 4%. En tanto, la recaudación de IIBB (que grava la facturación), descendió alrededor de un 3% utilizando cualquiera de los índices mencionados. Aunque IIBB no puede tomarse como única variable del nivel de actividad, sí ayuda a comprender mejor la profundidad de la recesión en un año de menor suba en la alícuota promedio del conjunto de provincias.
De todas formas la presión fiscal efectiva provincial agregada (recaudación total de las provincias sobre PBI) se mantiene en el orden del 5,4% en 2014, partiendo de un 4% en 2011. En el caso de IIBB, actualmente se ubica en el 4,1% desde el 3,1% que se observaba en 2011. Si se considera la nacional más la provincial (sin incluir la municipal ni el impuesto inflacionario) la carga fiscal ha aumentado 5 puntos porcentuales, desde el 29% al 34% del PBI, entre 2011 y 2014. Si a este fenómeno se le suma el problema del atraso cambiario, el nivel e inflexibilidad a la baja de las retenciones a las exportaciones y el progresivo encarecimiento de los costos de transporte, entre otros factores relevantes, puede entenderse más fácilmente el porqué de la pérdida progresiva en la competitividad de las economías regionales.
Por provincia, en 2014 el mayor aumento en la recaudación propia se registra en Entre Ríos con un 59%, siguiendo Neuquén con un 54% y Río Negro con el 53% de incremento con respecto a 2013. También por encima del promedio figuran Catamarca (49%), Salta (44%), Jujuy (42%) Córdoba (41%), Mendoza (41%), Formosa (40%) y San Luis (36%). Ya por debajo de la media siguen Santa Fe (35%), CABA (35%), Chaco (34%), Tucumán (33%), Tierra del Fuego (32%) y Buenos Aires (32%). La peor performance se obtiene en San Juan, que solamente consigue registrar una suba nominal del 24%.
Por su parte, así como en 2013 todas las provincias excepto Catamarca habían logrado superar la barrera de la inflación, incrementando por ende la capacidad de compra de sus recaudaciones, en 2014 la mitad no lo consigue. Sólo Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, Catamarca y Salta sobrepasan la inflación acumulada de 2014 medida por el IPC de San Luis, mientras que se suman Jujuy, Córdoba, Mendoza y Formosa si se considera el IPC Congreso. En 2015 el club de provincias que logren ganarle a la inflación será cada vez más selecto.

Comercio cordobés: año malo, mejor expectativa

Más de la mitad de los comerciantes minoristas cordobeses agrupados en la Cámara de Comercio calificó a la economía del 2014 como peor que la del año anterior, aunque es menos escéptico de cara al futuro. Las mejores expectativas son una moneda común entre todos los agentes económicos y es un concepto que se repite cada vez que hay un cambio de gobierno a la vista. No es que los comerciantes sean optimistas; son menos pesimistas según revela el estudio realizado por el Instituto de Economía de la Bolsa de Comercio.
El 54% de los consultados percibe que su sector está peor que en el último trimestre de 2013, pero la cifra es inferior a la del tercer trimestre del año pasado. Casi siete de cada diez creen que el período que ya corre será igual o mejor para la actividad que el que ya terminó. En los últimos meses del 2014 –cuando se hizo el relevamiento ahora difundido por la Cámara- cinco de cada diez comerciantes percibían que la caída de las ventas seguía. Con todo, la baja era menor en la última parte del año que en todos los meses anteriores, aunque el Instituto advierte que esa percepción tenderá a “agravarse” en la próxima medición.
Para el corto plazo los comerciantes no esperan un cambio de tendencia importante en el nivel de ventas. Esa modificación recién empieza a darse cuando la mirada se pone  un año  hacia adelante. Pese a este panorama, el 60% de los encuestados dice haber mantenido la cantidad de empleados y se espera que mejore si hay una activación de las ventas. De todas maneras, la toma de nuevo personal siempre se mueve más lentamente que el nivel de actividad del sector.
Para ocho de cada diez comerciantes la pérdida de rentabilidad es un problema. Esa percepción mejora un año hacia delante de la mano de la espera también de mayores ventas. En línea con estas opiniones, los proyectos de inversión se mantienen en área negativa.
La inflación, la falta de insumos/productos y la falta de demanda son los tres primeros problemas que mencionan los consultados a la hora de definir las preocupaciones del sector.