Parlasur, un as bajo la manga

senado parlasurEn una situación inédita, el oficialismo logró sancionar el 29 de diciembre el proyecto que prevé la elección popular de legisladores para el Parlasur en la misma fecha que los comicios presidenciales. De esta manera, el kirchnerismo se hizo de una herramienta extra para incidir en las próximas elecciones, aunque todavía no se sabe cómo la utilizará.

Originalmente, el proyecto aprobado el 16 de diciembre en Diputados debía haberse tratado hace dos semanas en la Cámara Alta. La oposición se negó entonces a sesionar y el oficialismo debió forzar una sesión para el 29 de diciembre, en medido de las fiestas.

Por eso, se anticipaba que el FpV tendría dificultades para alcanzar el quórum necesario (37 senadores), aunque lo logró, con ayuda del ex presidente Carlos Saúl Menem (Federalismo y Liberación) y del sindicalista Guillermo Pereyra (MPN), que en los últimos meses coquetea también con el Frente Renovador, aunque por lo general acostumbra a acompañar al oficialismo en el Senado.

El tablero final mostró 37 votos a favor y 12 en contra. Aunque Menem se retiró antes de la votación y Pereyra rechazó el proyecto, el oficialismo sumó a sus 36 votos propios y de aliados el de Juan Manuel Abal Medina, que asumió en la misma sesión en reemplazo de Aníbal Fernández, quien volvió a la Casa Rosada.



Como toda reforma del proceso electoral, esta también persigue ciertos objetivos y tendrá beneficiados y perjudicados. Todos los gobiernos que han modificado las reglas de juego electorales han buscado siempre salir favorecidos, y esta no pareciera ser la excepción.

En 2015 serán las primeras elecciones presidenciales en las que la boleta del FpV no tendrá a ningún Kirchner desde 2003. Por eso, desde la presentación del proyecto se especula con la posibilidad de que sea Cristina Fernández quien encabece la lista de los parlamentarios del Mercosur que se elegirán junto al resto de las autoridades nacionales. La figura de la Presidenta, que aún goza de buena imagen en amplios sectores, podría acarrear votos hacia el candidato presidencial kirchnerista y sería también una forma de hacer explícito el respaldo de la mandataria al aspirante a sucederla.

Sin embargo, todavía no hay nada concreto. No se sabe cómo usará esto el oficialismo. La mandataria no se pronunció al respecto (“que nadie me nomine a nada”, se limitó a decir en un acto reciente) y las expresiones de los legisladores, gobernadores y funcionarios kirchneristas se asemejan más a expresiones de deseo que a realidades. Aun así, lo indudable es que con la aprobación de la ley, el oficialismo sumó una nueva herramienta para incidir en el resultado de las próximas elecciones. El carácter urgente que puso el kirchnerismo en el tratamiento del proyecto (al punto de sesionar a dos días de fin de año) revela la importancia que le da el Gobierno.

Qué dice la ley

Por un acuerdo al interior del Mercosur, a la Argentina le corresponden 43 bancas del Parlasur, mientras que 75 le pertenecen a Brasil, 23 a Venezuela, 18 a Uruguay, y también 18 a Paraguay, el único que ya eligió a sus representantes hasta ahora.

Según el proyecto sancionado, la distribución de los 43 representantes de la Argentina será en dos partes: 19 legisladores serán elegidos por distrito único utilizando el sistema D’Hont y los 24 restantes, uno por cada una de las provincias más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Especial para elestadista.com.ar