Macri larga por colectora ante indefinición de UCR

Por Yanina Passero
[email protected]

1-slide-copia2Los alfiles de Mauricio Macri en Córdoba aseguraban, no hace pocas semanas atrás, que su referente político posiblemente (y con el condicional bien marcado) regresaría a la provincia para el cierre de actividades del año. Claro, siempre y cuando las necesidades de la campaña presidencial del fundador del PRO no marcaran lo contrario.
Los 30 puntos de imagen positiva que, según sondeos del partido amarillo, el expresidente de Boca Juniors concentra en suelo cordobés, además de fomentar el autoestima de los macristas, reforzaba la hipótesis partidaria que podrían prescindirse de los oficios de su máxima autoridad en el segundo distrito electoral.
A contrapelo de las especulaciones, parece que Macri consideró necesaria una escala intermedia (de varias). No todas las visitas que prometen ahora sus operadores tendrán por objeto la promoción de su candidatura. Se le requiere, incluso, para las tareas de construcción de cara a la carrera electoral de 2015 en la provincia. Al menos la gira de este viernes, pretende mostrar que el PRO está resuelto a fortalecer el armado propio, mientras los radicales deliberan no sólo a nivel local sino nacional cuál será el entramado de alianzas.
Macri llegará temprano a la ciudad de Villa María. Entrevista con los medios locales, almuerzo con empresarios del departamento General San Martín y reunión con la red de voluntarios principalmente reclutados a través de redes sociales, los puntos invariables de la agenda del titular del gobierno de la ciudad porteña. Sin embargo, la perlita de la visita tiene un trasfondo político que los macristas esperan que surta rápido efecto.
Darío Capitani será la escolta del presidenciable en la ocasión. Se trata de un hombre con trayectoria política que conquistó una banca en el recinto villamariense en 2003 de la mano de Enrique Sella del partido PAIS. Actualmente, se erige como un dirigente de la localidad que cultiva un alto perfil opositor a la administración de Eduardo Accastello. En las recorridas del próximo viernes, Macri lo ungirá públicamente como el candidato del PRO que buscará ocupar el principal despacho de la Municipalidad el año que viene.
El lugar elegido será descontracturado. Macri hará pública su bendición cuando recorra la costanera y zona comercial de Villa María. Si los tiempos lo permiten, apuntan asesores macristas, el jefe de gobierno porteño intentará hacer una pequeña escala en Villa Carlos Paz para hacer lo mismo con un empresario de la ciudad turística, Marcelo Cuevas, a quien se tratará de instalar como candidato municipal. La incorporación del PRO de Punilla es conocida por su actividad en agencias de venta de autos.

Mensaje
La nueva visita de Macri no puede aislarse de esta agenda de lanzamientos, que inició con Héctor “La Coneja” Baldassi para la gobernación y Felipe Lábaque para la intendencia de Córdoba. Formalmente, el PRO, con Macri incluido, dará el puntapié inicial del “plan b” que no es otro que fortalecer el armado propio y la instalación de candidatos. Especulan con que habrá algunos lanzamientos más antes de fin de año.
Ya son conocidos los reproches de macristas a radicales, específicamente a los tiempos que manejan para cerrar una alianza. El entendimiento con el diputado Oscar Aguad o el intendente de Río IV, Juan Jure se mantiene inalterable. Pero una buena porción de la UCR de Córdoba prefiere atenerse a los tiempos de la gestión municipal de Ramón Mestre antes de tomar decisiones de fondo.
Mientras las deliberaciones entre correligionarios continúan a su tempo, desde el PRO desandan la estrategia paralela mientras decanta alguna de las dos posibilidades: la presentación de candidatos propios o fruto de alianzas específicas; o el frente electoral con la UCR que según los macristas deberían incluir al Frente Cívico.
La cumbre de UNEN en San Fernando culminó con un marcado distanciamiento de la UCR de Macri y Sergio Massa en el plano nacional, pero sigue vacante el puesto de conductor que pretenden los radicales. Ahora bien, en las provincias habrá libre albedrío y Macri ya debe haber tomado nota del detalle. Si la alianza se concreta, el macrismo especula con que estas dinámicas alternativas le aporten un mayor peso específico a la hora de negociar las candidaturas dentro de un esquema.