Angeloz despertó la vieja interna con Mestre (p)

ilustra angeloz y su libro
Hubo indignación en el mestrismo. “Mestre siempre respetó la independencia de los poderes”, afirmó Alberto Zapiola, ex funcionario del ex gobernador y ahora colaborador de su hijo.Al evento literario-político de Angeloz faltaron casi todos los referentes partidarios. No fue el intendente Ramón Mestre, tampoco Oscar Aguad, ni Miguel Nicolás, ni Mario Negri. Tampoco el esquivísimo Juan Jure. 

Eduardo Angeloz despabiló ayer la interna radical de los Ochenta/Noventa cuando dijo que Ramón Bautista Mestre “tuvo que ver” con el juicio que debió enfrentar acusado de enriquecimiento ilícito, del que resultó absuelto.
En una conversación con Mario Pereyra (Cadena 3), Angeloz sostuvo que Mestre “dejó hacer al fiscal general (Miguel Ortiz Pellegrini) miserabilidades”.
Semejante declaración causó sorpresa en el mundo radical y provocó que los mestristas faltaran a la presentación del libro con sus memorias, realizado anoche en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Exactas.
Hubo indignación en el mestrismo. “Mestre siempre respetó la independencia de los poderes”, afirmó Alberto Zapiola, ex funcionario del ex gobernador y ahora colaborador de su hijo.
Al evento literario-político de Angeloz faltaron casi todos los referentes partidarios. No fue el intendente Ramón Mestre, tampoco Oscar Aguad, ni Miguel Nicolás, ni Mario Negri. Tampoco el esquivísimo Juan Jure.
Algunos de ellos, como Negri, justificaron su ausencia por compromisos de su función como diputado nacional. Sí estuvo su hijo Juan, quien acompañó al presidente del Comité Nacional, Ernesto Sanz, uno de los presentadores del libro (la otra, la escritora Reyna Carranza).

Negri y De la Sota
Negri envió una carta que fue leída y aplaudida, pero no tanto como la del gobernador José Manuel de la Sota. Los aplausos para De la Sota fueron iniciados por la ex diputada provincial Cleopatra Gianni, enérgica como siempre. De la Sota se dirigó a Angeloz como “amigo” y aseguró que “sus gobiernos han dejado una huella en la memoria de Córdoba”.
De todos modos, como es habitual, la mayor ovación se la llevó Raúl Alfonsín, cuando su imagen apareció en el “book-trailer” (o sea el video previo a los discursos).
Angeloz estuvo acompañado por muchos de sus ex funcionarios, y por el ex vicegobernador Edgardo Grosso.
Hubo algunas presencias peronistas que fueron efusivamente saludadas por los radicales: Olga Riutort, Esteban Dómina y José Rufeil.
Antes de empezar, Angeloz habló brevemente con la prensa y trató de minimizar el impacto de sus críticas a Mestre (padre). Afirmó que sus palabras fueron interpretadas con exageración, y que él quiso decir que en el entorno de su sucesor hubo quienes tuvieron declaraciones y actitudes dañinas.
Destacó, asimismo, que recordaba que Mestre había manifestado revisar los papeles de los gobiernos de Angeloz sin encontrar nada inconveniente.

Con Perón
Angeloz sorprendió al contar que en su autobiografía “La memoria necesaria” (compilada por Jorge Piva) narra su encuentro con Juan Domingo Perón, un episodio desconocido hasta ahora. Incluso, dijo que ni su familia lo había escuchado hablar de eso