Amplio apoyo opositor a PPP y Becas (criticaron futuro spot)

p6-1
“Es la cristalización de una política pública”, dijo María Amelia Chiófalo (Unión por Córdoba), recordando que el PPP comenzó en 1999, en el primer gobierno de De la Sota.
Con ironía, el vecinalista García Elorrio afirmó que “si no fuera mal pensado pensaría que estamos en campaña electoral”.

El Programa Primer Paso (PPP) quedó convertido en ley con el respaldo de casi todos los bloques de la Legislatura, que lo consideraron, cada uno a su manera, una herramienta útil para facilitar el ingreso de los jóvenes al mercado laboral.
También ayer se aprobó la ley de Becas Académicas, con igual apoyo opositor.
El gran reparo de las bancadas de la oposición fue que la sesión pareció preparada como material para un spot publicitario de la campaña presidencial de José Manuel de la Sota. Hasta hubo cañones lanzapapelitos.
En la platea abundaron los funcionarios, entre ellos, los ministros con aspiraciones provinciales, el de Industria Martín Llaryora, y el de Desarrollo Social, Daniel Passerini. Además estuvieron el ministro de Educación, Walter Grahovac, el de Trabajo, Adrián Brito, el de Agricultura, Julián López, y el de Gestión Pública, Manuel Calvo. Con ellos, el presidente de la Agencia de Promoción del Empleo, Juan Grosso, el de la Agencia Córdoba Deportes, Agustín Calleri, y el de la Agencia Córdoba Joven, Franco Miranda.
“Es la cristalización de una política pública”, dijo María Amelia Chiófalo (Unión por Córdoba), recordando que el PPP comenzó en 1999, en el primer gobierno de De la Sota.
Nancy Lizzul (Frente Cívico) llenó de elogios el programa impulsado por De la Sota, y destacó el rol del sector privado, que según las estadísticas oficiales tomó de manera definitiva al 74 por ciento de los trabajadores ingresados por el PPP.
Luis Brouwer de Koning (Unión Cívica Radical) sostuvo que “el desempleo juvenil ha llegado a límites insospechados”, y hasta le pidió al peronismo el retorno del plan “Volver al Trabajo”, otro programa lanzado por De la Sota en 1999, destinado a los mayores de 45 años que habían perdido su empleo.
Javier Pretto (PRO), Fernando Salvi (Frente para la Victoria) y Roberto Birri (Partido Socialista) enfatizaron en el carácter inclusivo y que favorece a los trabajadores jóvenes. Birri dijo que “es uno de los pocos logros que han tenido los gobiernos de Unión por Córdoba”.
No hablaron pero habían anticipado su apoyo Aurelio García Elorrio (Encuentro Vecinal Córdoba) y Rubén Borello (Frente Renovador).
La única voz disidente fue la de Cintia Frencia (Frente de Izquierda), quien presentó un despacho en disidencia reclamando una mayor formalidad en la relación laboral; de todas maneras, ofreció una variante de los PPP.
Las Becas Académicas pasaron por la misma situación. Todos a favor menos Frencia con su propio despacho.
Pero en el debate de este proyecto, que fue anterior al de los PPP, los legisladores de la oposición cuestionaron el show que se avecinaba para el cierre.
Liliana Montero (Frente Cívico) comparó los 172 millones de psos gastados en tres años de Becas contra los 800 millones pautados en publicidad sólo este año. Dijo, además, que no quería pensar que “de acá sale un spot”. Y advirtió: “no porque acompañemos una iniciativa dejemos de mirar la realidad”.
Olga Rista (Unión Cívica Radical) siguió en la misma línea: “que no se utilice esta aprobación en un circo, en parte de una campaña publicitaria”.
Con ironía, el vecinalista García Elorrio afirmó que “si no fuera mal pensado pensaría que estamos en campaña electoral”. Protestó que las publicidades del gobierno provincial se transmiten por canales que emiten en otros países, o en otras provincias. Se preguntó para qué explicarle a un jujeño cómo sacar el Boleto Educativo Gratuito si la ley no les permitiría utilizarlo por vivir en otra provincia.
Las observaciones opositoras tenían sentido. Al aprobarse ambas leyes, dos cañones lanzapapelitos se dispararon, ensuciando todo el recinto.