PJ mira con atención los palacios 6 de julio y de Mójica

IMG_4738La política se prepara para un año de guerra, con un calendario electoral intenso que seguramente se tornará insoportable para la sociedad, que vivirá casi doce meses de campaña con al menos cinco jornadas de elecciones.
Detrás de las grandes batallas por el sillón mayor de la Casa Rosada, también de las gobernaciones y además de la conformación del Congreso de la Nación, habrá otras luchas escondidas pero no por eso menos importantes: los municipios.
El peronismo de Córdoba mira de reojo dos elecciones puntualmente: una será la compulsa por el municipio de la ciudad capital, seguramente en el último turno electoral del año. Y la otra tendrá lugar en el primer cuatrimestre de 2016. Se trata de la lucha por la intendencia de Río Cuarto. Comienza a relamerse el justicialismo porque cree que ahora tiene chances de ilusionarse con gobernar desde el despacho mayor de los palacios 6 de Julio y de Mójica.
En Córdoba tuvo una experiencia fallida que fue la alianza con la Ucedé a través de la figura de Germán Kammerath. Esa unión política entre los dos partidos duró apenas dos años y los 24 meses de gobierno restante mostraron a un Kammerath solitario, sin el apoyo del gobernador José Manuel de la Sota y con la habitual presión del Suoem. El final de la historia es conocida por todos.
Pero el sueño es que el municipio capitalino lo administre un dirigente peronista. Aclaremos: ya estuvo Luis Juez, peronista de nacimiento pero que rompió con la estructura partidaria creando el explosivo y efímero Partido Nuevo, que se transformó en los cimientos de lo que hoy es el Frente Cívico.
El justicialismo capitalino siempre renegó de sus candidatos a intendentes no peronistas aunque los bendijera el propio De la Sota, como por ejemplo Kammerath, Alfredo Keegan y hasta de Roberto Chuit.
Pero el otro inconveniente de larga data que partió al medio al PJ de la ciudad fue el divorcio matrimonial y político del Gobernador con la actual concejal Olga Riutort.
En las dos últimas elecciones comunales el justicialismo fue a las urnas con dos candidatos a intendente y eso le impidió tener mínimas chances de ganar, siendo beneficiados por eso Daniel Giacomino y Ramón Mestre.
¿Cómo será el año que viene? ¿Otra vez el peronismo irá dividido o finalmente Riutort será la postulante del PJ, gracias a las gestiones de unidad de Juan Schiaretti, y al consentimiento indispensable de De la Sota? Habrá que ver.
Algunos dirigentes del sector que suelen estar bien informados dicen que el Gobernador esta vez no mostraría oposición a las ambiciones de Riutort, siempre y cuando la mujer apoye su candidatura a presidente. Pero no hay que olvidarse que en los últimos días se la vio coqueteando con Sergio Massa. Seguramente eso no habrá sido del agrado del titular del amplio y luminoso despacho de la Casa Espejada.
Pero si no fuera Riutort, ¿Quién podría ser el postulante peronista? Los pocos que andan dando vueltas o no son conocidos o no tienen buena imagen y apenas si les alcanzaría para ser concejales.

Sueño imperial
Ahora pasemos a la elección que se realizará allá por el inicio del otoño de 2016, cuando ya casi todo se haya elegido en el país. Hablamos de la intendencia de Río Cuarto. El actual jefe comunal, el radical Juan Jure, está en el peor momento de sus dos gestiones. Permanece buena parte de su tiempo recluido y viene de sufrir un duro golpe por no poder cumplir con su promesa del ambicioso plan de viviendas. Entre la falta de fondos, la lentitud de las obras y los problemas de la empresa a cargo, tuvo que poner la cara y recibir un duro castigo de los vecinos ilusionados y la prensa crítica. Para colmo Jure no puede volver a ser reelecto y eso se lo hacen notar no sólo los dirigentes de su partido sino sus propios funcionarios y hasta el bloque de concejales.
Esto entusiasma a los peronistas del Imperio del Sur con volver a ganar la intendencia. En tres décadas de democracia apenas lo consiguieron una sola vez de la mano de Alberto Cantero.
En el radicalismo apenas aparece como enemigo el exdoble intendente local y quien fuera dos veces candidato a vicegobernador (una con Oscar Aguad y otra con Luis Juez) Antonio Benigno Rins. Pero cuentan que no tiene ganas de volver a renegar con la diaria municipal. “Ya está viejo ´el Tonio´, quiere jugar políticamente pero en otro espacio, no en la muni”, comentó el fin de semana pasado un radical riocuartense con amigos peronistas en el Panal. Rins empieza a figurar bien posicionado en las encuestas.
Ante este escenario radical, ¿qué tiene para mostrar el peronismo? Repasemos.
Adriana Nazario es la referente local que más mide desde hace muchos años, y como si eso fuera poco es la Primera Dama. Además cuenta con un detalle que suma, aunque suene cholulo tiene importancia para la gente: Ella consiguió que el Gobernador deje Córdoba y se transforme en un vecino de Río Cuarto.
En los últimos tiempos se pueden ver en paredones de diferentes localidades de la provincia con carteles que dicen ´Nazario 2015´. Puede que la actual presidenta de la Fundación Banco Provincia se postule pero por las dudas aclaramos que la elección en Río Cuarto será un año después.
Igual no hay que descartar que se postule para gobernar su ciudad. Ella ya quería candidatearse en 2012, pero cuenta que De la Sota prefirió que no. ¿Cambiará de opinión ahora?
Pero el dirigente que sigue siendo uno de los favoritos a ser el hombre del PJ en la compulsa municipal imperial es Juan Manuel Llamosas, secretario de Desarrollo Social provincial con despacho en el Centro Cívico de Río Cuarto. Es uno de los destacados del gabinete de sur que armó De la Sota para descentralizar la gestión. Mide bien y tiene un apellido con historia en el peronismo local. Su padre Esteban Miguel fue el primer candidato a intendente riocuartense por el peronismo en democracia y luego fue diputado provincial, entre otros cargos.
¿Otros nombres justicialistas? Carlos Gutiérrez (espada de Schiaretti), Agustín Calleri (titular de la Agencia Córdoba Deportes, bien considerado por De la Sota y Schiaretti), Franco Miranda y Edgar Bruno (los dos principales referentes de la agrupación delasotista ´La Militante´ que responden a Nazario).
Por estas horas Nazario y Llamosas asoman con posibilidades, frente a un radicalismo que hoy se muestra endeble, más allá de la reaparición inesperada de Rins.
El PJ tiene como principales asignaturas mantener el gobierno provincial y soñar con el proyecto presidencial de De la Sota, pero también trabaja en silencio por los dos municipios mayores.